05 Oct. 2018

Manejo y Bienestar

Manejo y Bienestar

Los parámetros de la leche te hablan…¿Sabes escuchar?

El análisis de los parámetros de la leche de tus vacas te puede dar mucha información sobre la productividad y rentabilidad de tu granja. ¡El secreto está en saber qué buscar y cómo interpretar la información!

Las nuevas tecnologías irrumpen en el sector de la ganadería de vacuno de leche, poniendo a disposición de los productores una cantidad ingente de información. Sin embargo, no todos logran sacar el mayor provecho los datos recopilados para mejorar la productividad y rentabilidad de su granja…

Evidentemente, el éxito de una explotación está sujeta al nivel de producción y del margen de beneficios, que determinarán la rentabilidad de la misma. En este sentido, la tendencia ha sido siempre enfocarse en reducir los costes allá donde fuera posible.

Sin embargo, poner atención a la productividad,  fomentando que las vacas alcancen su máximo potencial genético, es una de las mejores formas de obtener un producto de la menor calidad sin que ello implique un mayor gasto.

 

Recopila información – Interpreta los resultados  

Los parámetros de cuantitativos y cualitativos de la leche producida en la explotación es una gran fuente de información que no debe quedarse en el olvido, sino que debe analizarse concienzudamente para poder detectar animales que estén produciendo menos de lo esperado y operaciones de manejo que son susceptibles de mejorar.

Cuanto más sepas, mejor podrás gestionar la explotación

Veamos qué parámetros pueden ser útiles para evaluar la explotación:

   1.- Nivel de producción  

Se recomienda establecer y controlar la curva de producción de leche, estableciendo un umbral por mínimo. Las vacas que queden por debajo de este umbral mínimo deberán ser evaluadas y se valorará si conviene su eliminación de la explotación.

Poner un marcha una clara estrategia reproductiva a largo plazo servirá para detectar a las vacas que no tienen un buen rendimiento productivo o que no se adaptan al sistema de la granja, de forma que su descendencia no se utilice para la reposición.

 

   2.- Recuento de células somáticas (RCS)  

La realización de un recuento de células somáticas es un procedimiento rutinario para evaluar la calidad de la leche, pero también sirve para evaluar el estado sanitario del rebaño.

¿El RCS es superior a 200.000 células/ml en la misma vaca de forma repetida? 

Lo más recomendable es eliminar a este animal, ya que será un problema a largo plazo y constituye una fuente de infección para el resto del rebaño.

¿Has detectado una patrón en los resultados del RCS? 

La observación de un patrón característico en los resultados del RCS que coincide con una mayor incidencia de mamitis, es un claro un indicio de que es necesario implementar cambios en la rutina de ordeño, las instalaciones o en el periodo de secado.

 

   3.- Nivel de proteína   

El nivel de proteínas en la leche es un indicador importante para valorar el estado nutricional de la vaca y poder determinar si está aprovechando el alimento que recibe.

Una vaca bien alimentada debe ser capaz de producir una leche con un mínimo de 900 g proteína/ día

No debería más de un 20% de vacas que produzcan leche con menos de 900 g proteína/día. En el caso de que esto ocurra, deberemos ponernos en alerta y comprobar si ración proporcionada es suficiente para satisfacer las necesidades energéticas y nutricionales de las vacas.

Si se observa que una vaca está por debajo de este umbral mínimo, es importante prestarle atención, ya que podría ser una señal temprana que está enferma.

   4.- Paratuberculosis   

La reducción de la prevalencia de la paratuberculosis en las explotaciones debe establecerse como un objetivo a largo plazo.

Para ello, es muy útil detectar la presencia de Mycobacterium avium subesp. paratuberculosis  en leche, monitorizar los patrones dentro del rebaño para determinar si los animales hay un tendencia de mayor o menor riesgo.

En caso de detectar un aumento de la incidencia, es importante revisar las prácticas de manejo de la enfermedad.

Dejar comentario