0


AUTOR

Leyla Ríos de Álvarez

Profesora Asistente Extensión/Investigación, Department of Animal and Dairy Sciences, Mississippi State University

Uno de los problemas que mayores pérdidas económicas ocasiona en los sistemas de producción de pequeños rumiantes son los nematodos gastrointestinales (NGI). La mayoría de estos NGI tienen un ciclo vital directo, es decir, no tienen hospedador intermediario.

De este modo, el hospedador (ovino o caprino) presenta los nematodos adultos que se reproducen, permitiendo que las hembras excreten huevos.

En la Figura 1 se puede observar cómo los huevos de nematodos salen al medioambiente a través de las heces y, al entrar en contacto con el suelo, el calor y la humedad favorecen su eclosión.

Al eclosionar los huevos se producen las larvas L1, que se desarrollan y mudan la cutícula, pasando a L2 dentro de las heces gracias a las condiciones medioambientales y a la presencia de bacterias que les sirven de alimento. Una segunda muda les permite desarrollarse hasta larvas L3.

Las larvas L3, aun con la cutícula y fuera de las heces, se mueven hacia los pastos y, cuando los animales pastan, consumen las larvas, comenzando nuevamente el ciclo (Rios-de Alvarez, 2009).

El desplazamiento de las larvas L3 dependerá de:





 
 

REVISTA

Revista rumiNews Noviembre 2023

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo