Bienestar Animal del Vacuno de Leche
 
22 Jul 2021

Bienestar animal durante el verano: estrés por calor



AUTOR

Félix Díez Fariza

Veterinario Responsable de Bienestar Animal Dpto. Aprovisionamientos Agro - Calidad Pascual

En estas fechas nos enfrentamos a uno de los momentos más críticos en la vida productiva de las vacas de leche, el verano y el estrés por calor. No solo afecta a las vacas que habitan los climas cálidos, sino que es un problema generalizado en los climas templados.

La sensación de calor que perciben las vacas va a estar relacionada con la temperatura y la humedad, por lo que debemos fijarnos en el índice de temperatura-humedad (ITH) que correlaciona ambos parámetros.

Diferentes estudios advierten que, en vacas de alta producción, un ITH > 68 ya afecta negativamente. Estos parámetros son fácilmente medibles mediante termohigrómetros.

Ilustración 1. Escala de estrés por calor revisada por la Universidad de Arizona (2011), modificada por el autor

 

Pero no solo va a afectar el ITH; también es interesante analizar las condiciones de alojamiento, ya que parámetros como la ventilación y la radiación solar directa influirán en el estrés por calor igualmente.

La temperatura de confort del bovino se sitúa entre los 5-20ºC y, a partir de ahí, entra en juego la humedad relativa.


Para mantener el equilibrio térmico las vacas van a favorecer la dispersión del calor mediante diversas estrategias:

  • Estrategias que suponen un aumento del gasto energético (en detrimento de producción y reproducción):

                    – Aumento de la frecuencia respiratoria
                    – Salivación
                    – Aumento del flujo sanguíneo subcutáneo

  • Reducción de actividades no esenciales: el objetivo es limitar la producción de calor corporal, por ejemplo, disminuyendo de la ingestión de alimento o a través de la selección de alimentos poco “caloríficos”.

El impacto económico que sufren las ganaderías durante estos periodos de estrés por calor puede suponer desde unos 100 €/vaca/año hasta los 400 €/vaca/año en situaciones severas.

Esto es consecuencia de una disminución de la producción de leche junto a la reducción de la concentración de grasa y proteína de la misma.

 

Pero también se producen los siguientes efectos:

 

  • Inhibición de la rumia   

 

  • Inmundodepresión, con el consiguiente incremento de enfermedades

 

  • Alteración en la liberación de las hormonas LH y GnRH, con la consiguiente inhibición de la ovulación y expresión del celo; se reducen drásticamente los índices reproductivos

 


Para detectar los efectos del estrés por calor en nuestros animales deberemos monitorizar las vacas y las condiciones ambientales. La instalación de sensores en las naves que midan temperatura y humedad relativa nos ayudarán a detectar estas situaciones y a que se activen sistemas automáticos de control.

Algunos de los signos visibles en las vacas que deberemos controlar son:

  • Respiración rápida y superficial (jadeo), con aumento de salivación (sialorrea)
  • Frecuencia respiratoria > 50 r.p.m. indica estrés por calor
  • Si sacan la lengua para respirar es un síntoma de estrés más severo

Otros síntomas son:

  • Reducción del consumo de materia seca
  • Variación en los patrones de rumia y alimentación
  • Aumento de enfermedades como laminitis, acidosis y timpanismos
  • Aumento del consumo de agua

También podremos observar una mayor permanencia de los animales en pie para aumentar la superficie cutánea de ventilación/sudoración o, en caso de falta de sombra, para disminuir la superficie expuesta al sol.

Los signos indirectos también serán de ayuda:





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas