22 Mar 2021

Bronquitis verminosas en el ganado vacuno



AUTOR

José Antonio Silva

Veterinario Redacción rumiNews

Las bronquitis verminosas se deben a infecciones parasitarias de las vías respiratorias de los bovinos, que ingieren al pastar en zonas contaminadas.

Es cada vez más frecuente en el ganado, tanto adulto como joven y, dado que los ganaderos pretenden cada día pastorear durante más tiempo para mantener bajos los costes de alimentación y de cama, es importante conocer al parásito responsable y cómo controlarlo.

Las bronquitis verminosas se observan con mayor frecuencia en ganado de primer año en pastoreo, en verano o a principios de otoño, aunque cada vez se informa más de su presencia en el ganado adulto. Al igual que ocurre con los nematodos gastrointestinales, los animales se infectan al comer hierba contaminada con larvas infecciosas.

Sin embargo, la diferencia es que, una vez ingeridas, las larvas migran a los pulmones, donde se convierten en adultos, que luego producen huevos. Los huevos son expulsados de los pulmones y pasan a la tráquea antes de ser tragados. A continuación, se expulsan con las heces.

La enfermedad se observa clásicamente en los terneros de más edad entre julio y octubre, aproximadamente 4 meses después de salir a pastar. Si no se trata, la enfermedad puede no ser fácilmente identificable hasta después de que el ganado esté estabulado.

El ganado de primer año en pastoreo es el que corre más riesgo, aunque el ganado de más edad también puede verse afectado.

  • Las vacas lactantes nacidas en primavera que están con sus madres hasta estabularse suelen tener menos riesgo.
  • Sin embargo, las vacas lecheras que pastan en la primera temporada y los terneros de carne nacidos en otoño pueden ser susceptibles cuando se les saca al exterior a principios del verano.

La falta de exposición en el ganado joven puede dar lugar a una enfermedad clínica en el ganado adulto.

La tos generalizada en un rebaño es un signo revelador, y puede haber mortalidad en caso de infestaciones graves. Otros síntomas son la pérdida de peso y la dificultad para respirar. Puede surgir la fiebre cuando hay una infección bacteriana secundaria.

Existe una vacuna para proteger al ganado contra el gusano pulmonar o, alternativamente, se puede controlar mediante un tratamiento endectocida o antihelmíntico adecuado.

Si el tratamiento antihelmíntico previo a la estabulación puede administrarse algunas semanas antes del mismo, esto ayudará a garantizar que los terneros estén libres de gusanos pulmonares y, por lo tanto, más sanos y con menos riesgo de contraer el Sindrome Respiratorio Bovino (SRB).

Algunos endectocidas permiten el tratamiento hasta 5 semanas antes del alojamiento que, por conveniencia, podría coincidir con la vacunación contra los virus respiratorios.

 

 




REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas