13 Abr 2021

Claves en el manejo de los corderos recién nacidos



AUTOR

José Antonio Silva

Veterinario Redacción rumiNews

Los corderos son más vulnerables en sus primeras 48 horas, ya que nacen sin anticuerpos circulantes y están expuestos a las infecciones por primera vez.

Alimentar a los corderos con abundante calostro limpio y rico en anticuerpos les da la oportunidad de absorberlos directamente y proporciona una inmunidad temporal hasta que desarrollen la propia.

La veterinaria Emily Gascoigne afirma que el 48% de las muertes de corderos en una explotación ovina se producen en las primeras 48 horas.

«Una alimentación inadecuada del calostro es un gran factor de riesgo», advierte.

 

1. Rapidez

La calidad del calostro de la oveja es máxima poco después del parto, pero disminuye rápidamente.

Del mismo modo, la capacidad del cordero para absorberlo también disminuye; a las 24-36 horas de vida, ya no se pueden absorber más anticuerpos. La clave está en hacer llegar al cordero las inmunoglobulinas (IgG) antes de ese momento.

Este proceso puede verse obstaculizado si las ovejas tienen las ubres y los pezones bajos, ya que los corderos tienden a buscar el corvejón y la barriga al alimentarse.

«Si los pezones están a un palmo por debajo del corvejón, el cordero estará en desventaja y necesitará ayuda para alimentarse», explica.

La Sra. Gascoigne recomienda registrar estas ovejas en el momento del parto y sacrificarlas antes de la siguiente cubrición.

 

2. Cantidad

Un cordero necesita el 20% de su peso corporal en calostro durante las primeras 24 horas.

Suponiendo un peso medio al nacer de 4 kg, esto supone 800 ml el primer día, de los cuales la mitad deben consumirse en las primeras seis horas.

 

3. Calidad

La calidad del calostro es un factor decisivo para la salud de los corderos recién nacidos. Los ganaderos deben analizar el forraje para determinar si es necesario un suplemento y tener en cuenta la condición corporal de la oveja (CC, BCS).

Utilizar un refractómetro BRIX para comprobar la calidad y aportar únicamente calostro con un valor BRIX superior al 22%, o el valor de IgG será insuficiente.

Mantener un rebaño relativamente joven favorece la calidad del calostro de la leche, siendo lo óptimo de tres a cuatro lactancias.

Y añade: «Hay una tendencia a mantener las ovejas más viejas debido a la percepción de que unas ubres grandes y bonitas significan mucha leche, pero estas ovejas pueden defraudar en cuanto a la calidad y cantidad de calostro y leche».

 

4. Limpieza a fondo

Un equipo sucio significa que el primer bocado que tome el cordero estará lleno de bacterias, lo que aumenta el riesgo de boca acuosa.

Por lo tanto, si se alimenta con biberón o con tubos, debemos limpiar todo a fondo en agua caliente y jabón y desinfectarlo con solución para biberones antes de utilizarlo.

Asegúrese de que todo el personal de partos conoce y sigue los protocolos de limpieza.

 

5. Cuantificar

Las pruebas de transferencia de anticuerpos del calostro establecerán el éxito de la alimentación con calostro. Los análisis de sangre miden directamente la concentración de IgG en el suero resultante de la transferencia pasiva de la oveja al cordero.

Las muestras deben tomarse de corderos de entre 24 horas y una semana de edad.

«Aunque la respuesta no ayudará a cada cordero, puede darnos la oportunidad de revisar los protocolos», dice.

 




REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas