¿Qué cuidados necesita un ternero recién nacido?

El parto puede llegar a ser un momento crítico para la vaca y para el ternero recién nacido. Nicola Gladden analiza la importancia de la atención postparto.

El cuidado neonatal evita que haya problemas posteriores y establece una base sanitaria beneficiosa para el ternero.

Durante el parto, los animales deben tener un buen alojamiento. El ambiente debe ser seco y limpio, y se deben controlar los movimientos de la vaca previo al parto para reducir las probabilidades de parto distócico.

La distocia se asocia normalmente con un mayor riesgo de muerte fetal y con una menor probabilidad de supervivencia del ternero. Un parto manejado de manera adecuada beneficia al ternero en sus primeras semanas de vida.

  VALORACIÓN NEONATAL  

 

Existe un sistema de puntuación adaptado que evalúa la frecuencia cardíaca, el esfuerzo respiratorio, los reflejos, la motilidad y el color de las mucosas. El resultado final refleja la calidad de la supervisión del parto.

En terneros de carne, se ha demostrado que la evaluación del reflejo de amamantamiento, combinado con la dificultad durante el parto, es una herramienta simple, rápida y efectiva para evaluar la vitalidad de los terneros recién nacidos.

Ya nacido el ternero, se recomienda colocarlo en decúbito esternal para facilitar la ventilación. Algunos terneros necesitaran estimulación para respirar.

La ventilación mecánica puede realizarse mediante un tubo endotraqueal; esto no siempre es posible en granja.

  ANALGESIA y CALOSTRO  

 

Los datos respecto a la analgesia en terneros recién nacidos son limitados. Sin embargo, la administración de AINEs postparto no afecta a la transferencia pasiva, ni a los bioindicadores de estrés.

Respecto al calostro, es importante proporcionar un volumen adecuado durante el periodo de tiempo adecuado.

Está demostrado que un ternero encalostrado después de las 4 horas del parto tiene más probabilidades de sufrir complicaciones en la transferencia pasiva de las inmunoglobulinas.

El volumen de calostro necesario para un ternero recién nacido, tradicionalmente se ha establecido en el 10% del PV al nacer (4 -4,5 litros para un ternero Holstein). Otros estudios se refieren al 8,5% del PV del ternero como volumen más apropiado.

El calostro debe obtenerse y almacenarse de manera higiénica, con los cubos cubiertos y congelarse lo antes posible.

La calidad del calostro varían según las razas, según la edad de la vaca y según sean animales primíparos o multíparos: se puede medir con un calostrómetro o un refractómetro.

CUIDADO UMBILICAL

 

El ternero recién nacido debe recibir cuidados respecto al ombligo, con la finalidad de que sane lo más rápido posible y minimizar el riesgo de infiltración bacteriana.

Se utiliza normalmente yodo, en baño o aerosol; existen más productos. Si se usa el yodo, es importante rebajarlo o que su concentración no sea muy alta, ya que puede causar daño en los tejidos.

La separación temprana de la madre y el ternero produce en una respuesta conductual reducida, en ambas partes, reduciendo los niveles de estrés; las evidencias disponibles para apoyar esta práctica son contradictorias y sigue siendo un tema controvertido.

 

Fuente: axoncomunicación.net, «Cuidados del ternero recién nacido».




REVISTA rumiNews +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Revista rumiNews septiembre 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

 

Entrevistas
rumiNews en
Youtube

 
logo