22 Sep 2022

Emisión de GEI en los sistemas de producción de carne y cuero

La Mesa Redonda Europea para la Sostenibilidad de la Carne de Vacuno encargó una revisión bibliográfica sobre el impacto medioambiental de los sistemas de producción de carne y cuero en Europa


  • La revisión bibliográfica tenía como objetivo estudiar la variación de la huella de carbono en la producción de carne y cuero.
  • Ayuda a comprender el impacto medioambiental de los diferentes sistemas de producción de carne de vacuno y, por tanto, dónde están las oportunidades de mejora.

La revisión bibliográfica sobre la carne de vacuno formaba parte de un proyecto global encargado conjuntamente por el Grupo de Trabajo sobre Productos Lácteos de la Plataforma de Iniciativas para una Agricultura Sostenible (Plataforma SAI) y la Mesa Redonda Europea para la Sostenibilidad de la Carne de Vacuno, con el fin de hacer un repaso de las opciones de mitigación de los gases de efecto invernadero (GEI) en la carne de vacuno y los productos lácteos y su grado de aplicación.

Variación de las emisiones de GEI declaradas en la producción de carne de vacuno
La evaluación mostró una gran variación en las emisiones de GEI declaradas en la producción de carne de vacuno. Diferentes factores (por ejemplo, sistemas intensivos o extensivos, origen de los terneros, sistemas orgánicos o no orgánicos, composición de la dieta, especies animales, contexto socioeconómico y de mercado local o regional) y también diferentes opciones metodológicas desempeñan un papel en la variación de la huella de carbono notificada de la carne de vacuno en Europa.

Los principales contribuyentes a las emisiones de GEI de la producción de carne de vacuno

Según las estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), de las 4,6 Gt de CO2eq anuales de emisiones del sector ganadero, 2,5 Gt de CO2eq anuales proceden del ganado vacuno.

Las fuentes más importantes de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el sector de la carne de vacuno son la producción de piensos (51% de las emisiones del sector) y la fermentación entérica (43% de las emisiones del sector).

El almacenamiento y el procesamiento del estiércol (en total, alrededor del 5% de las emisiones del sector) y otras actividades fuera de la granja y posteriores a ella, incluido el transporte (alrededor del 1% de las emisiones totales), son las otras fuentes importantes de emisiones de GEI en los sistemas de producción de carne de vacuno.

Método y enfoque aplicados
Para la revisión de la literatura es importante comparar los resultados que se basan en la misma metodología o enfoque. Se consideraron los estudios que aplicaron la metodología del ACV y las directrices de emisiones del IPCC.

Dependiendo del objetivo, se pueden utilizar diferentes unidades funcionales (UF), incluyendo un kg de peso vivo, peso de la canal, carne de vacuno comestible o contenido de proteína para el ACV de la producción de carne de vacuno.

En este estudio se definió un kg de peso en canal como la principal UF, y todos los resultados se actualizaron en base a la principal UF. Debido al alto nivel de variaciones para las etapas posteriores a la explotación (por ejemplo, el transporte de animales vivos, las operaciones de sacrificio y procesamiento y el mercado), el límite del sistema se limitó a la cuna a la puerta de la explotación.

Para los impactos ambientales de la producción de cuero, también se aplicó el enfoque de ACV atribucional. Entre las dos UF más comunes (kg y m2 de cuero acabado) que se aplicaron en estudios anteriores, se utilizó el m2 como principal UF.

Comparación de los sistemas de producción de carne de vacuno
Entre los diferentes sistemas de producción de carne de vacuno (por ejemplo, sistema intensivo o extensivo, origen de los terneros, sistema orgánico o no orgánico, composición de la dieta, especies animales, contexto socioeconómico y de mercado local o regional), se definieron tres clasificaciones:

  • Origen de los terneros; incluye los sistemas basados en la leche y en la nodriza. En un sistema lechero, los terneros machos sobrantes se separan de las vacas lecheras y se engordan y terminan. Sin embargo, en un sistema basado en la nodriza, la carne de vacuno procede de las vacas nodrizas y de sus crías.
  • Composición de la dieta; incluye la dieta basada en el concentrado (una dieta con una proporción media de al menos el 50% de concentrado y cultivos de grano) y la dieta basada en el forraje (menos del 50% de concentrado en la dieta).
  • Método de producción; incluidos los sistemas de producción de carne de vacuno ecológicos y no ecológicos.

Entre las 60 publicaciones científicas revisadas, 21 estudios cumplían los criterios definidos. El análisis de la literatura mostró que las emisiones de GEI por kg de canal son mayores en los sistemas basados en la nodriza, que en los basados en la leche.

En un sistema basado en la leche, las emisiones relacionadas con el mantenimiento de las vacas madre se asignan a ambos productos (leche y carne), mientras que en un sistema basado en la nodriza, las emisiones se atribuyen sólo a la carne. Las emisiones de GEI de las explotaciones ecológicas fueron casi similares a las de las no ecológicas.

Sin embargo, la media de las emisiones de GEI de las explotaciones ecológicas en Europa fue ligeramente inferior a la de las no ecológicas debido a la menor cantidad de emisiones de GEI asociadas a la producción de piensos.

Debido a la variación de las FCs reportadas, la diferencia entre las granjas orgánicas y no orgánicas no fueron estadísticamente diferentes en términos de emisiones de GEI. La comparación de una dieta a base de concentrados con la dieta a base de forraje mostró las menores emisiones de GEI de la dieta a base de concentrados.

El mayor metano entérico de la digestión del forraje y la menor tasa de crecimiento (mayor tiempo de acabado) de los terneros en los sistemas basados en el forraje, pueden ser las razones de las mayores emisiones de GEI de las dietas basadas en el forraje en comparación con las basadas en el concentrado.

 

La aplicación de una mejor gestión de la alimentación para aumentar la tasa de crecimiento en un sistema basado en los forrajes, y el cambio de los pastizales poco productivos a los de alta productividad, reducen la FC de la carne de vacuno alimentada con hierba o criada con pastos.

Potencial de mitigación de GEI en la producción de carne de vacuno
La revisión de la literatura mostró un alto potencial para mitigar las emisiones de GEI en los sistemas de producción de carne de vacuno.

Se observó una elevada reducción de las emisiones de GEI en los sistemas de producción de carne de vacuno a base de leche y concentrados. Sin embargo, cuando se recomiende un sistema basado en los concentrados, deberán tenerse en cuenta los problemas de competencia entre los alimentos y los piensos.

Además de cambiar el sistema de producción, se pueden considerar algunas estrategias específicas:

  1. Aumentar la eficiencia de la producción aplicando diferentes grupos de alimentación (basados en las necesidades nutricionales de los animales).
  2. Reducir la sobrealimentación proporcionando más forrajes ricos en fibra (en caso de que el ganado cruzado de leche × carne crezca en un rebaño con una mayor eficiencia alimentaria).
  3. Reducir el número de animales improductivos.
  4. Modificar la composición de la dieta (por ejemplo, el uso de aditivos alimentarios, el uso de suplementos dietéticos, la reducción de la excreción de N mediante la optimización del contenido de N de la dieta).

Revisión de la literatura sobre la producción de cuero
La revisión de la literatura mostró una gran variación debido a las diferencias metodológicas (por ejemplo, límite del sistema y FU), la calidad del producto y el uso final del cuero acabado.

La huella de carbono media de los artículos revisados fue de 24,6 kg de CO2eq por m2 de cuero acabado y osciló entre 7,75 y 53,7 kg de CO2eq por m2 de cuero acabado. El suministro de energía y productos químicos fue lo que más contribuyó a las emisiones totales de GEI de la producción de cuero.

Los sistemas de producción convencionales tuvieron un mayor impacto ambiental que los sistemas de producción con nuevas tecnologías. La aplicación de nuevas tecnologías se mencionó como la principal estrategia para reducir la huella de carbono del cuero.

Referencias:

Mitigación de gases de efecto invernadero en el sector lácteo y cárnico bovino

Mejorar el bienestar de los animales durante el transporte




REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo