AUTOR

Dr. Juan Altarriba Farrán

Universidad de Zaragoza

Isabel Gárriz Ezpeleta

INTIA

Jesús Ochoa Navarro

INTIA

Manuel Quinteiro

Compañía de Instrumentación y Control

Marta Gómez Segura

ARANA

La identificación electrónica de las ovejas, obligatoria desde al año 2006, supuso una revolución en el modo de trabajar, con datos individualizados de los animales.

Desde entonces, se establecen registros de los controles que se llevan a cabo para optimizar el esquema genético de mejora de la Raza Navarra de aptitud cárnica, permitiendo el avance en los objetivos que se pueden medir en los animales, en este caso la prolificidad.

Tras 30 años de mejora se han alcanzado unos niveles óptimos para una raza de manejo extensivo.

La respuesta al planteamiento de los productores, tras la mejora en prolificidad, es la necesidad de trabajar con el valor lechero de los reproductores, es decir, con la capacidad de llevar un peso al destete en el tiempo indispensable de los corderos que hayan nacido.

Para ello, la única solución es pesar todos los corderos al menos una vez durante su crecimiento, y poder traducirlo en el valor lechero de sus progenitores.

El registro de los pesos de los corderos lleva asociado unos controles que son imposibles de realizar en nuestras explotaciones por las siguientes circunstancias:

  • Rebaños de efectivos elevados (media de 700 madres).
  • Propietarios, que son los que trabajan directamente con el ganado.
  • Sistemas semiextensivos de conducción de rebaños: los animales salen a pastorear todos los días tras los partos, permaneciendo los corderos en el interior de la explotación.
  • Mano de obra muy ajustada para el manejo de los animales en las explotaciones.
  • Edad avanzada de los productores.
  • Gran desánimo por la insuficiente rentabilidad del desarrollo de la actividad ganadera.

Por otro lado, las características de las mediciones en relación a los animales y al manejo implican:

  • Animales que no se ordeñan: la única manera de calcular su valor lechero es medir el crecimiento de sus crías.
  • Hay que separar los corderos de las madres.
  • Esperar al controlador en la fecha y hora prevista.
  • Hay que coger uno a uno todos los corderos.
  • Pesar los animales.
  • Anotar el registro manualmente, previa limpieza del crotal visual.

OBJETIVO DEL PROYECTO

La Asociación de Criadores y Seleccionadores de Ovino de Raza Navarra (ARANA), junto con el Instituto Navarro de Tecnologías e Infraestructuras Agroalimentarias (INTIA), ha desarrollado un proyecto financiado por la Unión Europea (FEADER) y el Gobierno de Navarra (GN) en el que se trata de incorporar el valor lechero de las ovejas al esquema de mejora de la raza ovina Navarra, en base a mediciones del crecimiento de los corderos, utilizando una báscula que aproveche el comportamiento curioso de los mismos para subirse en ella. Además, debe:

REGISTRAR

El peso ligado a la identificación electrónica que portarán en el crotal colocado desde su nacimiento.

VALIDAR EL APUNTE

Tras el tratamiento de la imagen y la comprobación de que solo hay un animal en la plataforma de pesaje, y que está en la posición adecuada para el proceso.

CONTROLAR

Durante las 24 horas del día, mediante el uso de cámaras de infrarrojos para la validación nocturna del peso.

ENVIAR LOS DATOS

Por lo menos, una vez cada 24 horas, a la sede de la asociación para su tratamiento y comprobación del correcto funcionamiento de los equipos.

BÁSCULA DE AUTOPESAJE

La Compañía de Instrumentación y Control ha desarrollado el programa de





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas