get_the_title
  • 10400 Viking Drive, Suite 200 Eden Prairie, MN 55344 Estados Unidos
  • 952-983-4000
  • www.zinpro.com



AUTOR

Dr. Huw McConochie

Zinpro Corporation

Reducir la inflamación en los 30 días anteriores y posteriores al parto puede desempeñar un papel importante en la mejora del rendimiento lácteo y en la productividad a lo largo de la vida productiva del animal, tal y como indica el Dr. Huw McConochie de Zinpro Corporation, que señala algunos puntos clave en el manejo para reducir el riesgo de inflamación excesiva durante la transición.

¿POR QUÉ ES UN PROBLEMA LA INFLAMACIÓN?

La inflamación se define como la respuesta del cuerpo ante una lesión y sirve de señalización al sistema inmunitario para curar los tejidos, así como para prevenir las infecciones.

  • Las respuestas inmunitarias necesitan glucosa, que es una fuente de energía crucial para las funciones del organismo. La inflamación provoca que la glucosa deje de destinarse a la producción, ya que su salud es la primera prioridad de la vaca.
  • Cuanto mayor sea la inflamación, mayor será la repercusión sobre la producción. Las vacas responden al balance energético negativo movilizando más reservas corporales, lo que activa las células inmunitarias.

Un balance energético extremadamente negativo se asocia con una mayor respuesta inmunitaria, lo que provoca que más glucosa se redistribuya en detrimento de la producción.

Si bien un nivel bajo de inflamación es algo normal durante la transición, la clave es mantener la incidencia tan baja como sea posible, y hay varias áreas en las que un manejo proactivo puede desempeñar un papel crucial.

  • Una inflamación excesiva moviliza las energías antes destinadas a la producción y la fertilidad, al tiempo que aumenta el riesgo de problemas relacionados con la transición.

Las vacas en transición necesitan alcanzar un buen consumo de materia seca (CMS) para ayudar a reducir la magnitud y la duración de la pérdida de condición corporal. Un consumo óptimo durante el periodo de transición solo es posible si el manejo de la alimentación, en especial en términos de espacio, permite a las vacas comer tanto como quieran.

Los estudios muestran que por cada 10 minutos menos de tiempo diario medio dedicado a la alimentación, el riesgo de cetosis subclínica aumenta en más del doble, y por cada kg diario menos de CMS, el riesgo de padecer una metritis grave se multiplica por tres.

Hay que asegurarse de que la barra superior esté a 1,2-1,3 m del nivel del suelo y 25-30 cm más adelantada que el murete separador del comedero, y que la superficie del pasillo de alimentación sea lisa. El alimento debe arrimarse periódicamente.

EL CONFORT ES FUNDAMENTAL

El descanso es una actividad importante para las vacas en el periodo de transición. Los estudios han demostrado que la gravedad de las cojeras en el rebaño aumenta a lo largo de este periodo, seguramente cuando el tiempo en el que las vacas permanecen tumbadas se ve afectado.




REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo