AUTOR

Esther Collantes Fernández

Salud Veterinaria y Zoonosis (Grupo SALUVET), Dpto. Sanidad Animal, Facultad de Veterinaria, UCM

Iván Pastor Fernández

Salud Veterinaria y Zoonosis (Grupo SALUVET), Dpto. Sanidad Animal, Facultad de Veterinaria, UCM

Laura Jiménez Pelayo

Salud Veterinaria y Zoonosis (Grupo SALUVET), Dpto. Sanidad Animal, Facultad de Veterinaria, UCM

Luis Miguel Ortega Mora

SALUVET, Departamento de Sanidad Animal, Facultad de Veterinaria (Universidad Complutense de Madrid). Avenida Puerta de Hierro s/n 28040, Madrid, España.

Pilar Horcajo

Salud Veterinaria y Zoonosis (Grupo SALUVET), Dpto. Sanidad Animal, Facultad de Veterinaria, UCM

Hasta la fecha se han empleado diversos modelos de bovinos y ovinos gestantes para estudiar en profundidad las interacciones de Neospora caninum y Toxoplasma gondii con la placenta.

El uso de estos plantea una serie de desventajas éticas y económicas, por lo que distintos grupos de investigación han desarrollado modelos alternativos de cultivo celular basados en las dos principales poblaciones de la placenta: el trofoblasto y las células carunculares.

No obstante, el uso de estos modelos alternativos también plantea ciertas desventajas asociadas a la escasa representación de la población celular presente en la placenta en condiciones fisiológicas. Es por ello que distintos grupos han mostrado su interés por el desarrollo de modelos ex vivo, a medio camino entre los abordajes in vivo e in vitro.

 

MODELOS IN VIVO DE RUMIANTES 

MODELOS DE INFECCIÓN NATURAL DE LA NEOSPOROSIS BOVINA

Las infecciones naturales son el único modelo disponible para estudiar la transmisión transplacentaria endógena de N. caninum.

En el ganado bovino naturalmente infectado, se ha relacionado el aumento de los niveles de anticuerpos específicos frente a N. caninum con una reactivación de la infección crónica durante la gestación61,62.

Siguiendo estos hallazgos, Rosbottom et al.63 determinaron las fluctuaciones mensuales de los anticuerpos durante la gestación en vacas infectadas de forma natural, a las que se practicó la eutanasia cuando se detectó la recrudescencia (a mitad de gestación)63.

Este estudio demostró que todos los fetos estaban vivos en el momento de la eutanasia, pero el parásito ya había invadido la placenta y alcanzado los tejidos fetales cuando se detectó la recrudescencia.

MODELOS DE INFECCIÓN NATURAL DE LA TOXOPLASMOSIS OVINA

A diferencia de la neosporosis,





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

rumiNews Marzo 2022

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo