AUTOR

María J. García Legaz Martínez

Veterinaria clínica y de reproducción bovina

Pedro Javier Vallejo Mateo

Veterinario clínico y de reproducción bovina, Profesor Asociado Facultad de Veterinaria de la Universidad de Murcia, Profesor colaborador Facultad de Veterinaria CEU Cardenal Herrera, Universidad de Valencia

Tras el parto, la vaca experimenta un descenso de la capacidad de respuesta del sistema inmunitario con lo que tiene más riesgo a padecer diferentes enfermedades, entre ellas, la metritis.

La metritis se define como una patología de tipo sistémica aguda, debido a la infección bacteriana del útero después del parto.

Estas bacterias son capaces de producir toxinas que son absorbidas por el útero, pudiendo producir toxemia aguda en los casos más graves (Sheldon et al, 2019).

La metritis se suele producir en los 10 días posteriores al parto, siendo más frecuente durante la primera semana.

Se caracteriza por una descarga vaginal marrón-rojiza maloliente (Sheldon et al., 2006), pero también puede ir acompañada de otros síntomas:

Fiebre
Descenso de la producción láctea
Apatía
Deshidratación
Anorexia

La incidencia varía en función de la explotación, pero puede situarse entre un 10% y un 20% en las granjas de vacuno lechero.

Según el grado de severidad, Sheldon clasificó la enfermedad en 3 grados (Sheldon et al, 2019):

ETIOLOGÍA DE LA METRITIS

Durante el parto, las barreras físicas como vagina, vestíbulo y cérvix se abren, exponiendo el útero a infecciones.

Los fluidos y tejidos retenidos durante el parto ocasionan un ambiente ideal para la proliferación bacteriana.

Factores predisponentes de metritis 

La retención de placenta





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo