05 Nov 2020

Micotoxinas en vacuno de leche, ¿son en realidad tan dañinas?

get_the_title
  • Avda. Reyes Católicos 6, oficina 16A Majadahonda (Madrid) 28220
    España
  • +34 916363251
  • www.qualivet.es



AUTOR

Luis Cardo

Servicio Técnico Rumiantes Biomin GmbH

Las micotoxinas se han convertido en una de las preocupaciones de más actualidad. La mayoría de los técnicos las consideran ya una amenaza real para la rentabilidad de las explotaciones, superando la concepción tradicional de que la única micotoxina a considerar era la aflatoxina.

La única característica común -aparte de ser producidas por hongos- entre los diversos grupos de micotoxinas es su gran resistencia frente a altas temperaturas, tratamientos químicos, procesado del alimento y almacenamiento.

La gran variabilidad química que presentan hace que sea imposible luchar contra ellas desde una estrategia única, siendo necesario el uso de productos complejos con diversos modos de acción complementarios.

Las micotoxinas causadas por Fusarium son las más abundantes

Un 66% de todas las muestras mostraba contaminación por más de una micotoxina, sobre todo debido a la presencia conjunta de zearalenona y deoxinivalenol (DON).

La co-contaminación por más de una micotoxina tiene graves implicaciones prácticas, ya que además de efectos aditivos se sospecha de la existencia de efectos sinérgicos potenciadores.

Un ejemplo característico es el grupo de los tricotecenos. Este grupo es el más numeroso de todas las micotoxinas y su representante más conocido es el DON (o vomitoxina). Los tricotecenos, a pesar de ser molecularmente polares, presentan estos grupos en el interior de la molécula, haciendo inefectiva su adsorción en la práctica, por lo que se hace necesaria una inactivación enzimática.

Las micotoxinas pueden dividirse a grandes rasgos en:

  • Micotoxinas “pre-cosecha”: aquellas producidas por los géneros Fusarium (tricotecenos, zearalenona, fumonisinas), Claviceps y Neotyphodium (alcaloides del ergot o cornezuelo).
  • Micotoxinas “post-cosecha”: producidas por géneros como Aspergillus, principal responsable de la producción de aflatoxinas, y otros muy característicos de forrajes y ensilados, como Penicillium, Monascus o Mucor.

DETOXIFICACIÓN RUMINAL

El rumen presenta una indudable capacidad detoxificadora de ciertas micotoxinas.

Esta capacidad se debe a ciertas bacterias y, especialmente, a ciertos grupos de protozoos ruminales, por lo que depende de las condiciones ruminales y del tiempo de permanencia.

En la práctica, la capacidad detoxificadora de vacas de alta producción en las que el tránsito ruminal es muy rápido es mucho menor que la de vacas de muy baja producción.

Episodios de acidosis ruminal tienen un efecto defaunador sobre los grupos de protozoos, muy sensibles a las bajadas de pH, disminuyendo aún más la capacidad detoxificadora del rumen, lo que ocurre también con la presencia simultánea de otras micotoxinas como los tricotecenos.

MULTICONTAMINACIÓN Y EFECTOS SINÉRGICOS

Debido a la gran complejidad en las dietas de vacas lecheras, compuestas de diversas materias primas y forrajes, la posibilidad de multicontaminaciones es muy alta.

  1. Una misma especie de hongo es capaz de producir diversas micotoxinas pero, además, desde que una materia prima se encuentra en el campo hasta que es consumida, puede ser contaminada por diversos hongos productores de distintas micotoxinas.
  2. Una micotoxina suplementada a través de una materia prima contaminada de manera natural produce unos efectos mucho más perjudiciales que la misma micotoxina suplementada de forma purificada debido a la copresencia de otras micotoxinas.
  3. Además, las micotoxinas pueden actuar sinérgicamente en condiciones aparentemente no relacionadas. Tienen especial relevancia en este sentido las interacciones con los desequilibrios metabólicos en torno al parto y con la acidosis ruminal subaguda (SARA).

MICOTOXINAS Y DESEQUILIBRIOS METABÓLICOS

Alrededor del 75% de los problemas de salud de una vaca ocurren en torno al parto, periodo en el que el animal consume más energía de la que ingiere, produciéndose un balance energético negativo (BEN).

Esto, a su vez, puede causar una reducción del consumo de alimento e inmunosupresión que, por otra parte, ya se está produciendo debido a los mecanismos naturales del parto, y puede verse agravado por un mal manejo y situaciones de estrés.

Esta fuerte inmunosupresión, junto con fallos en la adaptación del rumen y la producción de endotoxinas ruminales, son la causa de:

  • Metritis
  • Mastitis
  • Problemas digestivos
  • Fallos reproductivos

Los mecanismos de las micotoxinas para agravar estos problemas son diversos:

  • Reducción del consumo
  • Disminución de la eficiencia de las fermentaciones ruminales y mayor producción de endotoxinas
  • Efecto inmunosupresor directo de micotoxinas como los tricotecenos

MICOTOXINAS Y ACIDOSIS RUMINAL SUBAGUDA

Una de las consecuencias menos reconocidas de la SARA es la potenciación de los efectos de las micotoxinas debido a la reducción de protozoos ruminales, una de las poblaciones más activas en la detoxificación de estas.

Por otro lado, ciertos grupos de micotoxinas también son capaces de agravar los efectos de la acidosis ruminal debido a su gran toxicidad sobre las células eucariotas y, por tanto, sobre los protozoos que regulan la cantidad de carbohidratos disponibles en el rumen. Uno de los grupos de micotoxinas con mayor impacto a nivel ruminal son los tricotecenos.

EFECTOS DE LAS MICOTOXINAS

Las micotoxinas tienen como diana aquellos tejidos con una tasa de replicación más rápida. La población microbiana del rumen también se ve gravemente afectada por la presencia de micotoxinas en la dieta.

Generalmente, la sintomatología debida a la presencia de micotoxinas es inespecífica y, por tanto, la diágnosis muy difícil.

Se debe considerar además:

  • La presencia de micotoxinas enmascaradas (aquellas no detectables por métodos convencionales en laboratorio).
  • La dificultad de toma de muestras verdaderamente representativas, al encontrarse las micotoxinas repartidas muy aleatoriamente en la dieta.
  • Los efectos sinérgicos entre micotoxinas y otras condiciones del animal.

Los efectos, por tanto, son subclínicos y su importancia, sobre todo, económica, al reducir los rendimientos productivos y reproductivos.

ALTERACIÓN DEL ECOSISTEMA RUMINAL

Muchas micotoxinas presentan actividad antimicrobiana, antiprotozoaria y antifúngica.

Por ejemplo, la presencia de aflatoxinas, tricotecenos, alcaloides ergóticos, patulina, etc., produce una disminución de la eficiencia de las fermentaciones ruminales que puede llegar a causar un síndrome de malnutrición.

Asimismo, las micotoxinas presentes en el rumen causan un aumento de la producción de endotoxinas que, a su vez, se relaciona con otros procesos, como disminución de la motilidad ruminal o laminitis.

INMUNOSUPRESIÓN

Algunas micotoxinas alteran la respuesta inmunitaria del animal.

Los tricotecenos y otros grupos de micotoxinas como fumonisinas, aflatoxinas o patulina, actúan sobre la respuesta inmunitaria inespecífica y específica, tanto celular como humoral, con reducción de la producción de anticuerpos, por ejemplo, en casos de contaminación por DON.

EFECTOS A NIVEL INTESTINAL

EFECTOS SOBRE LOS ÓRGANOS DIANA CARACTERÍSTICOS DE CADA MICOTOXINA





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas