09 Sep 2019

Minimizar la inflamación en transición para reducir costes y mejorar la producción

get_the_title
  • 10400 Viking Drive, Suite 200 Eden Prairie, MN 55344 Estados Unidos
  • 952-983-4000
  • www.zinpro.com



AUTOR

Dr. Huw McConochie

Zinpro Corporation

INFLAMACIÓN – El ladrón oculto de la leche

Una situación bien conocida por los ganaderos es que las vacas recién paridas no tengan el rendimiento de ordeño esperado. La respuesta típica es asumir que las vacas tienen un déficit energético y aumentar la cantidad de concentrado suministrado para intentar mejorar su rendimiento.

Sin embargo, el Dr. Huw McConochie de Zinpro*, sugiere que el enfoque más rentable consiste en mejorar la forma en la que utilizan la energía que ya están recibiendo y que la clave para ello es evitar la inflamación descontrolada.

*El Dr. Huw McConochie es un Investigador Nutrólogo especializado en Producción Lechera en Zinpro Corporation. Para más información sobre cómo Zinpro Performance Minerals® puede ayudar en el manejo de la inflamación, visite zinpro.com

Cara y cruz de la inflamación

Tal y como explica el Dr. McConochie, la inflamación es un mecanismo esencial para el vacuno lechero, ya que es la forma que tiene el organismo de responder a las agresiones y de señalizar al sistema inmunitario para que cure y repare los tejidos, además de defenderse frente a invasores externos, como virus y bacterias.

La clave es la magnitud y la duración de la inflamación que afecta a la vaca.

La inflamación controlada es una parte normal de la transición, a medida que la vaca va superando los efectos del parto y se va readaptando a la producción de leche. Sin embargo, la inflamación descontrolada:

Se asocia al desgaste excesivo de la condición corporal

Favorece la pérdida excesiva de peso

Predispone al padecimiento de infecciones, como la mastitis, y daños relacionados con la acidosis y las cojeras

Estos procesos tienen un elevado coste energético, despojando a la vaca de la preciada glucosa requerida para la producción y otras funciones corporales básicas.

La glucosa es la principal fuente de energía para la producción de leche, pero también tiene un papel central en la iniciación del estro y en la preparación de la vaca para la siguiente gestación.

Así, al principio de la lactación, cualquier factor que reduzca la disponibilidad de glucosa implica un riesgo de disminución de la producción y pone en peligro la fertilidad.

Ante un desafío, la inflamación y la respuesta inmunitaria se convierten en





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas