ESPECIAL Covid-19 y Desinfección
Bioseguridad.net desinfectantes frente a COVID-19 Ver productos

28 May. 2019

Nutrición y Alimentación

Nutrición y Alimentación

Nueva perspectiva en lactoreemplazantes

Trouw Nutrition ha estado indagando sobre sobre el perfil nutricional de los lactoreemplazantes, con especial interés en el efecto que tiene la formulación en el desarrollo de las terneras.

INTRODUCCIÓN

Un grupo de investigación de TN ha estado indagando sobre el perfil nutricional de los lactoreemplazantes, mostrando especial interés en el efecto que tiene la formulación en el desarrollo de las terneras. Georgina Thomas, Trouw Nutrition GB, nos habla sobre ello.

Nuevos descubrimientos del grupo de investigación LifeStart de Trouw Nutrition en Holanda sacan a la luz nuevas oportunidades para recapacitar sobre la formulación de lactoreemplazantes.

Georgina Thomas, Ruminant Technnical Business Manager, afirma que:

“el programa LifeStart es el mayor compromiso de I+D que se ha llevado a cabo en el área del desarrollo de las novillas hasta su entrada en la producción de leche. La investigación nos permite desarrollar nuevos programas de nutrición basados en evidencias científicas”.

“Se estima que hasta un 40% de las terneras son alimentadas por debajo de su potencial de crecimiento, lo cual genera un impacto en la sostenibilidad y el beneficio, mientras que optimizar la nutrición de las terneras debería ser una prioridad para el negocio”. 

Thomas dice que, algunos de los primeros estudios se referían a cuánta cantidad de leche suministrar, mostrando beneficios al alimentar con elevados planos de nutrición.

Comenta que planos más elevados promueven mejor crecimiento y también tienen un efecto directo en el desarrollo de los órganos, la expresión génica y la producción de leche en primera lactación. Mientras que muchos ganaderos están actualmente moviéndose hacia planos de alimentación más elevados con lactoreemplazantes, también es importante considerar la calidad del producto que se usa, nos comenta.

Los nuevos resultados de investigación arrojan áreas donde la formulación de estos lactoreemplazantes actuales se puede mejorar para ayudar al desarrollo de las terneras y obtener mejor tasa de crecimiento en programas de alimentación elevados.

“Necesitamos enfocar la alimentación de terneras de manera inteligente, entendiendo mejor los mecanismos de la programación metabólica en la ternera y el impacto de un rango de factores incluyendo la concentración, cantidad de alimento, el método de alimentación y lo más importante, la calidad del lactoreemplazantes”.

“Para hacer esto, necesitamos ir más allá del perfil analítico que aparece en la etiqueta del saco. Todos los lactoreemplazantes parecen similares y huelen de manera similar, pero puede haber grandes diferencias en calidad que den lugar a diferencias en su desempeño.

Un producto de calidad puede costar más, pero te devuelve mejor crecimiento y mejor salud, es una inversión inteligente, y según la investigación LifeStart, ahora podemos producir leches de mayor calidad, diseñadas para cumplir óptimamente con los requerimientos nutricionales de la ternera, lo que se traduce en mejor productividad”. 

La investigación nos muestra como las formulaciones actuales de lactoreemplazantes NO SON ÓPTIMAS para alimentar a elevados planes de alimentación.

Las terneras podrían tener carencia de ciertos nutrientes y ser sobre dosificadas con otros. Es importante que la investigación se use para desarrollar fórmulas de lactoreemplazantes basadas en la referencia biológica, la leche de vaca.

“Si queremos que un ternero crezca bien, debemos alimentarla con el producto con el que ha evolucionado para cumplir con sus requerimientos”

CONOCIMIENTO

Thomas dice que el conocimiento que se percibe en el campo de la recría es que, la proteína es el primer nutriente limitante y por tanto, el énfasis ha sido puesto en desarrollar lactoreemplazantes con mayor contenido en proteína.

“Sin embargo, nuestras investigaciones demuestran, que realmente es la energía, y la calidad de la fuente de energía, lo que se convierte en nutriente limitante antes que la proteína, y por esta razón nos hemos centrado en el contenido de energía y la fuente específica de energía que aseguren que se cumplan los requerimientos nutricionales”.

“La grasa contiene el doble de energía que los carbohidratos, tales como la lactosa, por lo que es esencial que el lactoreemplazante tenga alto contenido en grasa, pero no vale cualquier grasa. Es importante que la grasa sea digestible ya que el perfil de ácidos grasos tendrá un efecto importante en la digestibilidad”.

Nos explica que el perfil de ácidos grasos en los lactoreemplazantes tiene un impacto significativo en la digestibilidad y en la utilización de energía.

“Nos hemos enfocado en alcanzar niveles excepcionales de digestibilidad teniendo como referencia la grasa de la leche de vaca y usando una combinación de aceites vegetales que reproduzca el perfil de ácidos grasos de la leche de vaca”.

“La digestibilidad también se puede mejorar reduciendo el tamaño del glóbulo graso. Hemos desarrollado un proceso de fabricación que incluye homogenización y secado spray. El resultado es un glóbulo graso mil veces inferior al tamaño original e idéntico al tamaño del glóbulo graso de la leche de vaca”.

Mejorando el tamaño del glóbulo graso, mejoramos la digestibilidad, haciendo el uso de la energía más eficiente”.

 

“También puedes evitar problemas que surgen cuando el tamaño de las partículas grasas es demasiado grande, así como la dificultad de mezclado o la pobre solubilidad, adhesión a las paredes del cubo y obstrucción de conductos de la nodriza”.

Otro de los factores que hacen que los lactoreemplazantes no se asemejen a la leche de vaca y puede ayudar a explicar el mayor riesgo de diarrea nutricional, es la osmolalidad, la cual mide la concentración de partículas de soluto en una solución.

La lactosa, molécula de gran tamaño, es la que más contribuye a elevar la osmolalidad, a la que le sigue la concentración de minerales como el socio y el cloro.

 

 

EN TÉRMINOS SIMPLES

En términos simples, cuando la osmolalidad es alta, hay mayor riesgo de problemas digestivos y se reduce el aprovechamiento. Según manifiesta Thomas, “la osmolalidad de la leche de vaca es 300-330 cuando un lactoreemplazante típico tiene 400-600”. Por comparar, el agua del mar tiene 1000.

“La osmolalidad es importante, ya que influye en el intercambio de agua en el intestino. Alimento con alta osmolalidad conlleva un mayor arrastre de fluidos desde la sangre a través de la pared intestinal. Esto reduce la integridad de la pared intestinal e incrementa el riesgo de diarreas y otros problemas gastrointestinales.

Adicionalmente, el sistema inmune se puede ver comprometido, el resultado de la investigación LifeStart ha sido el desarrollo de un lactoreemplazante de alta calidad que optimice el desarrollo del ternero”

La Leche Energética para Terneros (ECM- Energized Calf Milk) ha sido desarrollada usando la leche de vaca como referencia biológica y está especialmente formulado para asegurar una nutrición optima con planos elevados de nutrición.

“Combinar elevados niveles de energía con un perfil de ácidos grasos equilibrado en una buena presentación dan lugar a un producto con 10% más de energía metabolizable que un lactoreemplazante convencional, que asegura que la energía no será factor limitante para el desarrollo de las terneras”

“A la gente le puede sorprender ver un lactoreemplazante con alto nivel de grasa y menos proteína, pero el resultado de las investigaciones en términos de crecimiento y desarrollo demuestran un retorno excepcional de la inversión”, nos dice.



Dejar comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas de los rumiantes.