28 Mar. 2019

Patología

Patología

Prevención de ERB – Manejo y gestión del estrés en cebo de terneros

Durante años, los programas sanitarios preventivos se han basado en los medicamentosde uso veterinario, olvidando la importancia y la del manejo de los animales.

La Enfermedad Respiratoria Bovina (ERB) es, a pesar de todos los avances en medicina veterinaria, el principal problema de la producción bovina a nivel mundial, independientemente de la raza o la aptitud (lechera o cárnica) del ganado, porque es el que más dinero cuesta al sector.

Se estima que la ERB es la causa directa del 30% de las muertes totales del ganado bovino en todo el mundo.

ERB Una enfermedad multifactorial

Durante muchos años, todos los programas sanitarios preventivos aplicados en las explotaciones ganaderas se han basado, casi exclusivamente, en los medicamentos de uso veterinario (vacunas, antibióticos, etc.), olvidando la gran importancia y la enorme influencia que el manejo de los animales tiene sobre su estado sanitario.

Existen muchas acciones que el ganadero puede realizar cada día para mejorar la salud y el rendimiento de sus animales que no implican el uso de medicamentos. En definitiva, se trata de que se implique directamente en la solución de sus problemas de la mano, eso sí, del veterinario de la explotación.

FACTORES PREDISPONENTES DE ERB

Sobre los factores que facilitan o predisponen a la aparición de la Enfermedad Respiratoria Bovina (ERB) se ha escrito mucho, al igual que sobre la definición multifactorial de la misma. Uno de los esquemas más extendidos y tradicionales es el que clasifica los factores como dependientes del animal (evolutivos), del ambiente y de los patógenos.

patología terneros

AMBIENTE

Climatología y contaminación del aire

Las condiciones ambientales en las que viven los animales de producción, dependen exclusivamente de quienes los crían. Por eso debemos pensar muy bien en el diseño de las instalaciones antes de hacer cualquier inversión en alojamientos para animales.

AGENTES PATÓGENOS

Virus, bacterias, parásitos y hongos

Los microrganismos potencialmente patógenos están por todas partes, también en la naturaleza. La peligrosidad de los mismos aumenta cuando se acumulan en el ambiente en el que viven los animales y esa acumulación depende del manejo al que les sometamos.

Etología

Comportamiento del bovino como especie

El ganado vacuno tiene la “manía” de ser muy sociable, comunicándose con otros individuos mediante el lamido y el olfato, lo que tiene ventajas a nivel de rebaño, pero conlleva el riesgo de transmitir patógenos y facilita su difusión dentro de un grupo de animales. El inevitable establecimiento de jerarquías genera estrés en los animales menos dominantes, predisponiéndoles al padecimiento de distintas enfermedades, siendo la enfermedad respiratoria la primera de la lista.

ANIMAL

Fisiología

Sistema inmune pulmonar

La falta de desarrollo del tejido linfoide asociado a los bronquios en bovinos jóvenes y la escasa presencia de macrófagos alveolares, asociados a la relativa falta de eficacia del sistema mucociliar, facilita la acción de los microorganismos patógenos que, tras colonizar las zonas profundas del aparato respiratorio, no tienen problemas para generar infecciones graves.

Anatomía

Tráquea, pulmones y caja torácica

La estructura anatómica del aparato respiratorio del ganado vacuno lo incapacita para la actividad aeróbica.

Su limitada reserva pulmonar y la escasa capacidad de expansión de su caja torácica no puede compensar la pérdida de ventilación producida por una lesión del tejido pulmonar. La relativa estrechez de la tráquea en el vacuno y la menor eficacia de sus cornetes nasales facilitan la entrada de las partículas contaminantes que flotan en el aire a los pulmones, favoreciendo su colonización por virus o bacterias, sobre todo en ambientes muy cargados.

La importancia de un ambiente libre de ESTRÉS

El estrés es un factor importante que a menudo no recibe la atención que merece. Sin embargo, autores como J.W. Bolte, K.C. Olson y J.R. Jaeger afirman que los factores desencadenantes del ERB son:

  • DESTETE: estrés asociado con la separación de la madre
  • TRASLADO A OTRAS EXPLOTACIONES: estrés asociado a la introducción de los animales en un ambiente desconocido
  • ESTRÉS ALIMENTARIO: reducción de la ingesta asociada a la introducción de nuevos alimentos en la dieta de los animales
  • ESTRÉS POR COMPETENCIA: exposición a nuevos patógenos durante el transporte a las instalaciones de cebo y por la mezcla con ganado extraño
  • ESTRÉS INMUNITARIO: Aplicación inapropiada de los programas de vacunación para la enfermedad respiratoria
  • ESTRÉS CRÓNICO que conduce a una pobre respuesta a los programas de vacunación

patología terneros

¿Qué entendemos por estrés?

En realidad, el estrés es algo casi “mágico” que, en ocasiones, parece una disculpa profesional cuando se aplica a la sanidad animal o a la salud pública. De hecho, parece que cuando no sabemos dónde está la causa de una patología, recurrimos al estrés para explicarlo. Para orientarnos un poco, intentemos encontrar un significado de estrés que sea apropiado para hablar de la enfermedad respiratoria en los cebaderos de terneros.

Según el diccionario de la RAE, el estrés se define como “Tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves”.

En nuestro caso, esas situaciones de tensión que provocan estrés en los animales son todas aquellas que les impiden cubrir sus necesidades fisiológicas. Si somos capaces de proporcionar a los terneros todo lo que necesitan, de manera constante y segura, lograremos prevenir muchas enfermedades de forma muy rentable. Esto no es tan fácil como parece, ya que no es posible conseguir un escenario en el que el nivel de estrés sea nulo. Por ello, debemos aprender a minimizarlo hasta niveles que nos permitan convivir con él de forma que su impacto no obligue a cerrar el negocio.

Para ver que el estrés no es algo intangible, podemos esquematizar de forma muy simplificada su mecanismo de acción y sus consecuencias sobre el organismo:

  1. ESTRÉS Ante un evento estresante, el organismo responde activando el SNA y el HPA.
  2. ACTIVACIÓN DEL SISTEMA NERVIOSO AUTÓNOMO (SNA) La primera reacción está modulada por el Sistema Nervioso Autónomo (SNA), que libera catecolaminas como la adrenalina, con el fin de preparar al organismo para “luchar o huir”, lo que implica que funciones secundarias como la digestión, el crecimiento, reproducción y respuesta inmunitaria quedan relegadas a un segundo plano.
  3. ACTIVACIÓN DEL EJE HIPOTALÁMICO-HIPOFISARIOADRENAL (HPA) En el caso de que el estrés continúe, se activa el Eje Hipotalámico-Hipofisario- Adrenal (HPA) que libera cortisol, una hormona que hace que el animal entre en un estado catabólico. Esto implica que los nutrientes propios e ingeridos, en vez de ser invertidos en el crecimiento y mantenimiento de las funciones inmunitarias, son consumidos para mantener este estado catabólico.
patología terneros

Según este esquema, el estrés siempre tiene efectos perniciosos ya que, aunque no alcance un nivel suficiente como para provocar enfermedades “visibles” en los animales, siempre provoca una caída en el rendimiento. Así, cuanto más estrés sufren los animales, menos energía les queda disponible para producir y para defenderse de las enfermedades, lo que implica una menor rentabilidad para la empresa y un mayor gasto sanitario.

¿Podemos evitar el estrés en los terneros?

Una vez establecido que el nivel de estrés de los animales depende de las condiciones en las que se crían, la siguiente pregunta que debemos hacernos es:

¿Cuáles son las necesidades básicas de los terneros?

En 1992, la FAWC (Farm Animal Welfare Committee) definió las cinco libertades de los animales. Estemos de acuerdo o no con que los animales puedan ser libres, estos cinco puntos son una buena guía para manejar bien al ganado y, de esa forma, prevenir el estrés y la ERB, entre otras enfermedades:

erb-terneros

AGUA & ALIMENTO

Parece una obviedad, pero muchas veces pensamos que un bebedero de cazoleta es suficiente para proporcionar agua a 50 terneros de 500 kg y no es verdad. La falta de acceso al agua generará estrés por competencia entre los animales, que pelearán para beber y no lo harán en la cantidad suficiente. Si no beben no comen, si no comen no producen, si no producen perdemos dinero.

AMBIENTE

¿Otra obviedad? El espacio vital es fundamental, ya que los animales necesitan disponer de espacio suficiente para no tener que competir por un lugar donde descansar, comer o beber. Si no se tumban tranquilos, no rumian y no descansan, si no rumian no producen y se ponen enfermos, haciendo que perdamos dinero. El tamaño de ese espacio está condicionado por la raza (temperamento), el sexo, la edad y el tamaño de los animales, y la disponibilidad de alimento. Tampoco vale con un simple techo que les proteja de la lluvia, sino que las instalaciones deben evitar los cambios bruscos de temperatura, las corrientes de aire y la humedad de la cama en las zonas de descanso.

SALUD

Es esencial contar con un veterinario que nos ayude a prevenir y curar.

COMPORTAMIENTO

Los terneros, por naturaleza, deben poder relacionarse entre sí, estableciendo sus jerarquías dentro del lote, lamiendo y oliéndose, etc.

MIEDO

En ausencia de depredadores naturales, la única causa de miedo en los animales de producción somos nosotros. Nuestra mera presencia supone una amenaza (estrés) cuando los animales nos asocian con una fuente de problemas. Si tratamos a los animales a base de gritos y golpes, nos temerán y se estresarán al vernos, incrementando el riesgo de sufrir enfermedades. Debemos evitar ser una causa de miedo para nuestros animales, por lo que nuestra relación directa con ellos debe basarse en el conocimiento de sus pautas de comportamiento, siendo fundamental saber cómo reaccionan ante los distintos estímulos para poder manejarlos causando el menor estrés posible.

El estrés agudo o crónico de los terneros sometidos a un cebo intensivo influye en la rentabilidad de las explotaciones porque:

  • Aumenta la incidencia de patologías infecciosas, respiratorias y digestivas.
  • Mantiene a los animales en una situación fisiológica alterada que les lleva a producir por debajo de su potencial genético.

En definitiva, el estrés provoca un grave descenso en la rentabilidad del negocio ganadero. Las soluciones a este grave problema son múltiples y exigen que el control y la identificación de los factores estresantes sea constante, aplicando rápidamente unas medidas correctoras que se adapten a algo tan complicado como la producción animal.

laboratorio veterinario

Dejar comentario