09 Sep. 2019

Patología

Patología

Tratamiento de la metritis eficaz y sin periodo de supresión

La metritis es una inflamación del útero que conlleva grandes pérdidas económicas en granjas de vacuno, siendo su prevención crucial para mejorar la productividad y el bienestar animal.

La metritis es la inflamación del útero, normalmente debida a una infección microbiana en el postparto. Durante la primera semana después del parto, la contaminación bacteriana llega a afectar hasta al 90% de las vacas.

El útero postparto es un entorno ideal para la multiplicación de las bacterias. Entre los factores predisponentes para sufrir una metritis están:

  • Retención de placenta
  • Higiene deficiente en el parto
  • Trastornos metabólicos y nutricionales
  • Inmunosupresión
  • Ambiente inconfortable

La metritis conlleva una serie de consecuencias:

  • Predisposición a sufrir cetosis, Desplazamiento de abomaso a la izquierda (DAI) y otros problemas postparto
  • Trastornos de fertilidad
  • Pérdida de producción

Estas consecuencias derivadas de las metritis suponen grandes pérdidas económicas en las explotaciones de vacuno, por lo que la prevención de las metritis es clave para reducir los gastos asociados y mejorar el bienestar animal, aunque si bien las medidas preventivas reducen las metritis, no logran eliminarlas.

Cuando se presenta un caso de metritis es vital implementar rápidamente un tratamiento para minimizar las consecuencias. Desde Laboratorios Ovejero recomendamos usar un tratamiento eficaz y sin periodo de supresión, que consiste en la combinación de dos productos: Hemogen y Utersol.

HEMOGEN

Hemogen es un uterotónico, cuyo principio activo es el maleato de ergometrina. Tras su administración parenteral se absorbe rápidamente y su efecto dura 4 horas. Actúa directamente sobre la musculatura del útero, produciendo contracciones rítmicas del miometrio.

Tiene actividad farmacológica siempre, independientemente del día postparto en el que se encuentre el animal y de sus niveles de estrés.

UTERSOL

Utersol es un lavado intrauterino de amplio espectro, cuyo principio activo es el sulfato de gentamicina en solución salina. La infusión intrauterina de Utersol mantiene concentraciones eficaces de antibiótico en la luz del útero durante más de 6 horas.

Cabe destacar que la gentamicina tiene el espectro más amplio de actividad inhibitoria en infecciones uterinas y es eficaz frente a más del 90% de los gérmenes frecuentemente implicados en metritis.

En la siguiente tabla se exponen los datos de un estudio relativo a la sensibilidad a la gentamicina de bacterias aisladas en moco cervicovaginal de vacas con metritis, en la que se muestra la alta eficacia de este antibiótico:

La combinación de un uterotónico y un lavado intrauterino tiene un efecto sinérgico en el tratamiento de las metritis.

  1. El uterotónico permite el vaciado del contenido patológico del útero, lo que reduce la carga bacteriana y su toxicidad, mejorando el estado general del animal. Además, facilita la acción posterior del lavado intrauterino, que se puede ver reducida en metritis con mucho contenido patológico.
  2. El antibiótico puede actuar directamente sobre las paredes del miometrio y los focos de infección, aumentando así su eficacia.

Por tanto, el tratamiento combinado de Hemogen, para expulsar el contenido patológico del útero, y de Utersol, para resolver la infección intrauterina, es un tratamiento ideal, sinérgico y de alta eficacia. Además, es económicamente rentable, de fácil manejo y no tiene período de supresión en leche ni en carne.

PROTOCOLO DE TRATAMIENTO DE LA METRITIS: HEMOGEN + UTERSOL

Como se ha explicado anteriormente, para maximizar la eficacia del lavado intrauterino, lo ideal es conseguir primero un útero con el menor contenido patológico posible. Para ello, debemos administrar Hemogen a razón de 5 ml cada 12 horas, hasta lograr el vaciado del útero. Si bien, es variable según el caso clínico, por norma general necesitaremos entre 2 y 4 dosis de 5 ml de Hemogen (1 o 2 viales).

A las 12 horas post-administración de la última dosis de Hemogen, aplicaremos un vial monodosis de Utersol para solucionar la infección bacteriana. En la mayor parte de los casos será suficiente para poner fin a la metritis, pero se recomienda revisar al animal a las 48 horas y decidir si aplicar otro vial de Utersol.

Este protocolo se ha establecido en base a un manejo lo más simple posible, pero cabe resaltar que:

  • Las dosis de Hemogen se pueden repetir cada 6 horas
  • Utersol se puede administrar 6 horas después de la última dosis de Hemogen
  • Utersol se puede repetir a las 24 horas

Dejar comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas de los rumiantes.