10 Jul. 2019

Comercialización

Comercialización

Unión de Uniones señala que el consumo de alimentos en hogares españoles se ha estancado

El consumo de carne fresca ha descendido considerablemente con respecto al años anteriores, lo que podría agravarse con el acuerdo de UE – Mercosur.

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras analizar con detalle los datos del Informe de Consumo Alimentario en España 2018 presentado por el Ministerio de Agricultura MAPA la semana pasada, afirma que el consumo en el hogar continúa su tendencia al estancamiento como en los últimos 4 años.

Unión de Uniones resalta que mientras que el gasto económico en el hogar aumentó el 1,6%respecto a 2017 llegando a los 68.538,09 millones de euros, el volumen de los alimentos comprados descendió un 0,2%, lo que implica que el incremento de gasto se debió a un aumento del precio de los alimentos al consumidor.

La organización resalta cómo ha disminuido el consumo de carne fresca de vacuno (5,2%), así como de ovino y caprino (8,5%) y de conejo (16,4%), lo que indica que los hogares están dando menos prioridad a este tipo de alimentos, ricos en proteínas y fundamentales en la Dieta Mediterránea, a pesar de las campañas de promoción del consumo que están realizando las interprofesionales y que no están siendo todo lo eficaces que sería deseable.

Este descenso no se ha producido, en cambio, en las carnes transformadas que han incrementado su consumo, lo que ha provocado su crecimiento tanto en volumen (1,9%) como valor (2,4%).

Unión de Uniones considera que la crisis de estos sectores se ve parcialmente mitigada en algunos casos por la exportación, pero puede verse agravada notablemente en los próximos años como consecuencia del acuerdo para el sector agropecuario con Mercosur, un acuerdo del que, según el criterio organización, los políticos estarían hablando con una evidente superficialidad y sin que se hayan realizado estudios rigurosos del impacto en la agricultura y ganadería.

Igualmente, las causas de estos cambios de consumo son diversas y, no solo tiene que ver con los precios al consumidor, ya que las tendencias culturales, el cambio del tipo de vida en las nuevas generaciones o el poder adquisitivo de las familias son factores determinantes.

País Vasco y Cataluña siguen a la cabeza en gasto y Andalucía, Extremadura y Castilla La Mancha, a la cola

En 2018 las Comunidades Autónomas que están las primeras en el gasto de alimentación en el hogar siguen siendo País Vasco y Cataluña con 1.717,15 y 1.752,3 euros por persona y año respectivamente, mientras que Galicia, respecto a 2017, ha sustituido a Cantabria en la tercera posición, situándose con un gasto de 1.625,1 euros por persona y año.

Por su parte, Extremadura, Andalucía y Castilla la Mancha, por su parte, siguen ocupando los últimos puestos, con gastos en alimentación de 1.220,9; 1.332,4 y 1.343,8 Euros por persona y año respectivamente.

Analizando el comportamiento de las CC.AA. con respecto al consumo de carne fresca, el consumo medio per cápita es de 33,48 kg/ persona año, siendo los hogares de Galicia, Aragón y Castilla y León los que más la consumen, donde coincide que hay mayor tradición ganadera.

Gasto en alimentación por habitante en relación con la media europea

Al comparar las posiciones de los 28 países de la UE en cuanto al gasto nominal en alimentación y PIB nominal por habitante, España, de 2014 a 2017, se encontraría en el puesto 16 de los 28 países con el gasto en alimentación por habitante por habitante; mientras que respecto al PIB, se encuentra en el puesto 13 de los 28.



Dejar comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas de los rumiantes.