Adenocarcinoma pulmonar en el ganado ovino (APO)

El adenocarcinoma pulmonar ovino (APO), conocido también como adenomatosis pulmonar ovina o jaagsiekte, es un tumor contagioso del ganado ovino, y ocasionalmente, del caprino.

Se trata de una enfermedad respiratoria progresiva que afecta sobre todo a los animales adultos. Esta demostrado que el agente etiológico de la enfermedad es un beta-retrovirus (retrovirus jaagsiekte de las ovejas, RVJO). Es un virus distinto de los lentivirus no oncogénicos ovinos.

Es el tumor pulmonar más frecuente en el ganado ovino, y su presentación es a nivel mundial, exceptuando Australia y Nueva Zelanda (también se erradicó en Islandia).

El RVJO todavía no puede propagarse in vitro, por lo que no existen métodos rutinarios de diagnóstico disponibles basados en el aislamiento del virus. Ha sido clonado y secuenciado.

Actualmente, el diagnóstico del APO se basa en lo signos clínicos y en la anatomopatología, aunque la PCR puede resultar útil como método de diagnóstico ante mortem en el rebaño.

Para la realización del examen histopatológico del pulmón afectado, es necesario tomar muestras de varios sitios y de más de un animal, si es posible. Esto se debe a que la neumonía bacteriana secundaria, que puede ser la causa inmediata de la muerte, enmascara las lesiones de la enfermedad primaria.

Para el control de la enfermedad, la única medida es la bioseguridad estricta que prevenga de la introducción de la enfermedad en los países y en las explotaciones.

Una vez la enfermedad está instaurada, el control debe basarse en inspecciones regulares de los rebaños y en el rápido sacrificio de los casos sospechosos, y de sus crías en el caso de ser hembras.

No se conoce riesgo de infección en el ser humano por el RVJO.

 

Aunque el herpesvirus ovino 1 (HVOv-1) se ha aislado exclusivamente de tumores de APO, los estudios epidemiológicos y las infecciones experimentales realizadas con posterioridad no han arrojado pruebas de que desempeñe un papel etiológico en el APO. El herpesvirus ovino 2 (HVOv-2) es el herpesvirus asociado a la fiebre catarral maligna de las ovejas y nunca se ha relacionado con el APO. En varias ocasiones se han aislado lentivirus ovinos, pero estos virus no tienen un papel etiológico en el APO.

Aunque el genoma ovino contiene unas 20 copias de betaretrovirus endógenos que están altamente relacionados con el RVJO (Spencer & Palmarini, 2012), este es claramente exógeno y se ha asociado exclusivamente al adenocarcinoma pulmonar ovino (APO) (Palmarini et al., 1996).

El RVJO se detecta constantemente en el líquido pulmonar, en el tumor, en las células mononucleares de la sangre periférica y en los tejidos linfoides de las ovejas afectadas o en las cabezas del rebaño en contacto con las afectadas, y nunca se encuentra en ovejas de rebaños no afectados y sin antecedentes del tumor.

En la actualidad, se han desarrollado PCR específicas del RVJO de un paso y semi-anidadas, basadas en cebadores de la región U3 de la LTR (región terminal larga) del RVJO (Palmarini et al., 1997).

Estas PCR permiten detectar el RVJO en varios tejidos, como células mononucleares de sangre periférica de ovejas no afectadas que hayan estado en contacto con rebaños con APO, así como de corderos infectados experimentalmente (De las Heras et al., 2005; Gonzalez et al., 2001; Holland et al., 1999; Lewis et al., 2011), y en muestras de lavado broncoalveolar de ovejas no afectadas que hayan estado en contacto con rebaños afectados (Voigt et al., 2007).

Estas PCR tienen una especificidad diagnóstica alta, pero la sensibilidad es baja cuando se aplica a animales sueltos, debido a las bajas concentraciones del ADN diana en la sangre de los animales clínicamente sanos (De las Heras et al., 2005; Lewis et al., 2011).

Una proporción alta de animales de estos rebaños resultan infectados, aunque solo una minoría desarrolla adenocarcinoma pulmonar ovino (APO) (Caporale et al., 2005; Salvatori, 2005).

SIGNOS CLINICOS

La APO tiene un periodo de incubación largo, por lo que la enfermedad clínica aparece con más frecuencia en animales de más de 2 años, con un máximo de 3-4 años.

En casos excepcionales, la enfermedad se presenta a los 2-3 meses.

El signo más importante es la disnea progresiva, en particular después del ejercicio. La gravedad de la disnea está relacionada con el nivel de desarrollo del tumor. Una característica distintiva del adenocarcinoma pulmonar ovino (APO) es la acumulación de líquido en el tracto respiratorio, que da lugar a estertores húmedos fácilmente detectables por auscultación.

También existe tos, falta de apetito, pérdida de peso y muerte en semanas o meses. Se producen complicaciones bacterianas con Mannheimia haemolytica.

Es interesante a linfopenia, con una reducción de los linfocitos T de tipo CD4+, y la correspondiente neutrofilia, aunque no son alteraciones patognomónicas y no se detectan al inicio de la infección (Summers et al., 2002).

No existe ninguna vacuna actualmente.

 

Fuente: Manual terrestre de la OIE 2018.




REVISTA rumiNews +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Revista rumiNews septiembre 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

 

Entrevistas
rumiNews en
Youtube

 
logo