Aumentar el rendimiento de la granja mejorando la rutina de ordeño

Para Ian Ohnstad de The Dairy Group, los patrones de flujos de leche están infrautilizados como indicadores de éxito en las rutinas de ordeño, a pesar de que son un reflejo directo de cómo están siendo cuidadas las ubres antes del ordeño.

«La monitorización de los flujos de ordeño de cada vaca ayuda a los ganaderos a aumentar significativamente las ganancias en cuanto a eficiencia de ordeño y a mejorar la salud de las ubres» dice Ian Ohnstad de The Dairy Group.

Al inicio del ordeño, la primera leche que sale de la vaca es la leche residual del último ordeño (leche cisternal). A esta le sigue la leche alveolar, que se excreta mediada por la oxitocina, resultado de la estimulación de la ubre y de varios reflejos condicionados.

El descenso de la leche alveolar no es instantáneo, por lo que es necesaria una intensidad adecuada y un tiempo determinado de estimulación de la ubre para que este leche alveolar fluya inmediatamente después de la leche cisternal.

El principal problema en la granja es el ordeño con flujo bimodal de la leche. En este momento es cuando a la salida de la leche cisternal le sigue una etapa en la que se produce poca leche, previo al descenso de la leche alveolar.

Cuando el flujo de leche en la ubre se reduce temporalmente:

  • El nivel de vacío en el final del pezón aumenta; esto puede llevarnos indirectamente a una hiperqueratosis, y por lo tanto a una mayor posibilidad de que se eleve el recuento de células somáticas ( RCS ).
  • Congestión del canal del pezón.
  • El flujo de leche se ralentiza aún más, prolongando el tiempo de ordeño y aumentando el riesgo de hiperqueratosis y congestión del pezón.

Existen sistemas informáticos que graban y monitorizan los patrones de flujos de leche, y nos dan información numérica y gráfica del flujo de leche de cada vaca individualmente.

Mr. Ohnstad explica: «Para monitorizar los flujos de leche automáticamente, necesitamos medidores de leche electrónicos y un software conectado específicamente con esos medidores»

Él recomienda a los productores que no tengan instalados estos sistemas automáticos a que pregunten a sus fabricantes si pueden tener acceso a esta tecnología y sugiere una monitorización semanal de los patrones. Esto permitirá identificar cualquier problema con la bimodalidad o con los flujos de leche en los primeros dos minutos de ordeño.

  PROTOCOLOS DE BUENAS PRÁCTICAS  

Mr.Ohnstad señala como regla de oro la recomendación de diez segundos de contacto mínimo con el pezón con una buena estimulación.

Destaca la importancia de una buena estimulación del pezón, debiendo pasar 90 segundos entre el primer contacto de la mano con la ubre y la colocación de las pezoneras.

Teniendo en cuenta los protocolos de buenas prácticas en ordeño, la mejora de los flujos de leche en general, nos llevará a una mejora en los tiempos de ordeño a nivel individual en cada vaca.

Otras recomendaciones para una buena práctica en el ordeño serían las siguientes:

  • Limpieza: de la sala de ordeño y de la sala de espera, el piso y las paredes deben limpiarse todos los días antes de ordeñar con agua y detergente, retirando residuos de estiércol, tierra, alimentos o basura.
  • Horario fijo de ordeño: el ordeño deberá efectuarse al menos una vez al día en horarios fijos. Dependiendo de la condición de la vaca, se puede ordeñar hasta tres veces diarias.
  • Ordeñador: la persona que va a ordeñar tiene que lavarse las manos y los brazos, utilizando agua y jabón. De esta manera se elimina la suciedad de manos, dedos y uñas. Además debe vestir ropa de trabajo que incluya gabacha y gorra. De preferencia, debe usar prendas de color blanco para observar a simple vista el nivel de limpieza durante el ordeño.
  • Lavado y secado de pezones: el agua que se utiliza para el lavado de pezones debe ser agua limpia y tibia. No se debe lavar la ubre de la vaca, ya que resulta muy difícil secarla completamente. Para el secado, se realizará con un trapo o toalla, que tiene que pasar por cada pezón unas dos veces, asegurándose de que se sequen en su totalidad.
  • Sellado de pezones: al terminar el ordeño es necesario efectuar un adecuado sellado de los pezones, introduciendo cada uno de ellos en un recipiente con solución desinfectante.

 

 

Fuente: Farmers Weekly (Best practice on improving your milking routine to lift yields), Manual de buenas prácticas de ordeño.




REVISTA rumiNews +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Revista rumiNews septiembre 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

 

Entrevistas
rumiNews en
Youtube

 
logo