Beneficios del genotipado en el ganado vacuno lechero

El genotipado en el ganado vacuno es una de las principales vías para conseguir mejorar la genética de estos animales.

En los últimos 30 años, la producción de las vacas gallegas ha pasado de 6.000 litros de leche a superar los 10.000.

Son datos aportados por los programas oficiales de control lechero, y que tienen estrecha relación con el trabajo en mejora genética llevado a cabo por los ganaderos gallegos. Se trata de una labor de selección que ha llevado muchos años de trabajo de recogida y análisis de datos morfológicos de millones de vacas, toros y terneras.

El objetivo es encontrar y seleccionar aquellas líneas genéticas que se adapten mejor a las necesidades del medio en el que nos encontremos, en este caso el campo gallego.

Las posibilidades del estudio del genoma vacuno se abren; el genoma de la vaca fue secuenciado hace 10 años.

Con un estudio genético del animal (a partir de sangre, pelo o tejidos) y su genotipado, obtenemos datos muy valiosos sobre el futuro del animal. Nos dará información sobre su futura producción de leche, pero también sobre la cantidad y calidad de la proteína o la grasa, o sobre la morfología de la ubre o conformación corporal.

Además, nos permitirá saber si un animal es propenso a determinadas enfermedades, o conocer su eficiencia alimentaria.

Según Mauricio de los Santos, responsable de Genética de Xenética Fontao: «Despois da inseminación artificial, a xenómica foi, con diferenza, o maior avance que se produciu no ámbito da mellora xenética do ganado vacún».

El genotipado de un animal no solo permitirá ahondar en sus posibilidades productivas, sino que también tendrá repercusiones en el ámbito sanitario y ambiental.

«Tecnicamente xa é posible, aínda que falta un tempo para que poida estenderse a todo o sector, coñecer a resistencia das futuras vacas a determinadas enfermidades e incluso identificar as que menos gases de efecto invernadoiro producen», comenta Mauricio.

El costo no es exagerado, actualmente se puede genotipar un animal por 30 euros, y se obtiene el resultado entre los 25-40 días después, dependiendo del momento del mes en que se extrajo la muestra.

Durante 2019, se analizaron más de 20.000 hembras en toda España, siendo casi la mitad de granjas gallegas.

Estas pruebas genómicas se introdujeron a partir del año 2012, y han permitido incrementar hasta los 20 euros por novilla y año , además del valor de la evolución genética del animal.

Estos datos suponen triplicar el importe que se calculaba por el mismo concepto hace apenas 8 años.

«Con esta innovación conseguimos avanzar en un año lo que antes nos llevaría tres o cuatro», comenta José Antonio Jiménez, jefe del Departamento Técnico de Conafe.

«Disponer de datos fiables y rápidos permite tomar decisiones muy importantes para las granjas. Desde elegir si recriar o vender una res, si debemos extraer embriones de un determinado animal o incluso conocer qué tipo de genes recesivos debemos evitar para determinadas enfermedades o altos porcentajes de consanguinidad», explica Jiménez, que cifra la viabilidad actual de las pruebas genómicas en el entorno del 70%.

Concluyendo, es interesante conocer las grandes posibilidades de ahorro de tiempo que permite la genómica. La selección genética que antes se conseguía tras muchos cruces, es prácticamente inmediata ahora.

 

 

Fuente: lavozdegalicia.es, «Las vacas del futuro se escogen con una gota de sangre».




REVISTA rumiNews +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Revista rumiNews septiembre 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

 

Entrevistas
rumiNews en
Youtube

 
logo