0
 
14 Nov 2023

Calidad nutricional inferior de las bebidas vegetales

Se comercializan como alternativas saludables y sostenibles a la leche aunque los estudios indican que su calidad nutricional es inferior


En el presente estudio se analizaron comparativamente distintas marcas de bebidas a base de almendra, avena, arroz, coco y soja, y se observó que, en efecto, presentaban un contenido inferior de proteínas totales, lípidos, aminoácidos y minerales que la leche de vaca y cabra.

La disminución del consumo de leche fresca en Occidente se ha sustituido en parte por un mayor consumo de bebidas vegetales

Se ha analizado la presencia natural en las Bebidas vegetales (PBB), de fitocompuestos caracterizados como antinutrientes y su potencial para agravar el problema de la baja calidad de los nutrientes al disminuir su biodisponibilidad.

Los productos lácteos han sido históricamente importantes fuentes de nutrientes, sobre todo en el mundo occidental y en algunos países asiáticos. En la actualidad, su consumo se recomienda en numerosas directrices dietéticas nacionales por sus elevados niveles de nutrientes esenciales, como minerales, ácidos grasos (AG) y proteínas.

Los lácteos aportan el 49% del calcio dietético mundial, el 15% de las grasas dietéticas y el 12% de las proteínas.

Este descenso ha sido sustituido en parte por un mayor consumo de derivados procesados, así como de bebidas de origen vegetal (PBB). Estas PBB se comercializan a menudo como sustitutos aunque incorrectamente, se denominan «leche». En Europa, el uso indebido del término «leche» ha llevado a añadir la definición jurídicamente vinculante de leche en el Reglamento (UE) nº 1308/20136 de la Organización Común de Mercados. De este modo, el término «leche» está prohibido en el etiquetado de los PBB desde 2013 para evitar confusiones de los consumidores.

Como tal, el contenido nutricional de las PBB varía notablemente en función de su origen vegetal, su enriquecimiento y su procesamiento industrial. Más allá de la cantidad de los principales nutrientes, es decir, lípidos, carbohidratos y proteínas, los perfiles fraccionales también difieren en gran medida entre la leche y la PBB, por lo que las pruebas sugieren que la PBB tiene un perfil nutricional más pobre. Entre los micronutrientes, los PBB han demostrado ser particularmente pobres en el contenido medio del mineral I.

El yodo es un elemento limitante para la síntesis de hormonas tiroideas que desempeñan un papel central en el crecimiento y el desarrollo neurológico, especialmente en los niños. De hecho, la deficiencia de I representa la primera causa prevenible de daño cerebral en todo el mundo y su ingesta recomendada varía a lo largo de la vida. El yodo se obtiene casi exclusivamente de dietas constituidas por marisco y productos lácteos como principales componentes alimentarios.

Por ello, la yodación de la sal y el enriquecimiento con I de los productos alimenticios domésticos comunes se han convertido en prácticas frecuentes para evitar su carencia.

Para hacer frente a otras deficiencias de micronutrientes comunes asociadas a las dietas veganas y vegetarianas, y para que se consideren sustitutos adecuados de la leche de vaca, muchas PBB se enriquecen a menudo con otros minerales además del I, así como con vitaminas, apelando a los beneficios percibidos por los consumidores para la salud.

Sin embargo, estas investigaciones suelen basarse en el contenido nutricional declarado en el envase y no en mediciones de la composición del contenido real. De hecho, los estudios han demostrado que la composición nutricional declarada en los envases de los alimentos no siempre coincide con el contenido real.

Dado que la leche es, ante todo, una valiosa fuente de proteínas y minerales de alta calidad y por tanto, su sustitución por PBB puede promover deficiencias de estos nutrientes.

 El presente estudio tenía como objetivo (i) cuantificar la composición bruta y los aminoácidos, ácidos grasos y minerales en diferentes PBB y leche animal, y (ii) llevar a cabo un análisis comparativo para dilucidar qué tipos de PBB se aproximan al perfil nutricional de la leche animal. El presente estudio aplicó la composición detallada de ácidos grasos y aminoácidos a la leche animal.

 

El coeficiente de variación (CV) fue en general grande y varió entre los tipos de bebidas. Las legumbres se diferenciaban estadísticamente del grupo de los cereales, que constituían las bebidas a base de arroz y avena, en cuanto al contenido total de proteínas.

En cuanto a los aminoácidos individuales, la leche animal tenía un mayor contenido por unidad de volumen de todos los aminoácidos esenciales que las bebidas a base de soja, excepto Phe, mientras que la soja tenía un mayor contenido de Arg, Ser, Gly, Asp, Ala y Cys. Como era de esperar, los grupos de PBB difirieron significativamente entre sí en lo que respecta a los aminoácidos individuales.

Es evidente que el contenido de proteína de la leche y el perfil de aminoácidos es mucho menos variable que en los PBB, y en particular la leche de vaca muestra un CV bajo. Por ejemplo, el CV para la Cys osciló entre el 19 y el 46% para la PBB, pero sólo entre el 7 y el 10% para la leche.

Esto demuestra una falta de estandarización en la producción de PBB en comparación con la leche, lo que infiere posibles deficiencias en la garantía para el consumidor y en el cumplimiento de sus expectativas en términos de contenido de nutrientes.




 
 

REVISTA

Revista rumiNews Noviembre 2023

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo