¿Cómo gestionar la seguridad alimentaria y el cambio climático?

El cambio climático está produciendo cambios en las condiciones climáticas, hacia otras más adversas, y esto influye en el trabajo de los ganaderos y sus explotaciones.

En una investigación británica, los ganaderos reportan que están experimentando las condiciones climáticas más volátiles de la historia: 4 de cada 5 ganaderos encuestados refiere experiencias de condiciones extremas, desde sequías a inundaciones.

Los calurosos veranos, agravados por el cambio climático, provocan incendios y frenan el crecimiento de los pastos. Además, se ven afectados los rendimientos de cultivos de mucha importancia, como el maíz.

  PERSPECTIVA EN AUSTRALIA  

Tener una explotación láctea en Australia significa tener tener forraje almacenado para 12 meses, debido a las recurrentes sequías.

Es la opinión de Dan Brown, un productor de leche de Melbourne, Victoria, con una explotación de 2.600 vacas.

Los cultivos forrajeros como el maíz, la alfalfa y los cereales de invierno se cultivan en las 5.000 hectáreas de la granja, con todo lo cosechado para ensilado.

  • Agua y riego

Aunque la granja cuenta con una gran cantidad de tierra para la producción de forraje, la escasez de agua, agravada por los efectos del cambio climático, la convierte en un bien costoso.

Cuando la granja se compró, se realizó un pago único para obtener una licencia permanente que permitiera bombear agua del río Goulburn. Pero en años de baja captación de lluvia y sequías, la asignación está limitada por el gobierno.

«El riego es muy costoso y el acceso está muy restringido debido a la sequía. El año pasado solo teníamos una asignación del 70% ”, dice Brown.

Para resolver este déficit, tienen que comprar en el «mercado temporal», donde cuesta alrededor de $ 600/megalitro (552 €).

Si bien los agricultores en el Reino Unido generalmente, tienen un espacio de tiempo para recolectar y ensilar antes de las lluvias, en Australia el calor de 45 °C del verano puede secar rápidamente los cultivos, por lo que es esencial obtener el forraje rápidamente.

  • Crecimiento

Los productores de esta granja australiana esperan en unos meses estar ordeñando 5.000 vacas, y ya se están preparando para ello. Estos significa el cultivo y almacenaje extra de forrajes.

Tener un banco de alimentos tan grande no solo es bueno para la seguridad ante condiciones climáticas adversas, sino que también proporciona una ración constante de alimento durante largos períodos, lo que significa que es más fácil mantener un rendimiento elevado de producción.

Dice Brown: “Tenemos suficiente maíz hasta julio. Sabemos que nuestra cosecha llegará en marzo, lo que nos da cuatro o cinco meses bajo la manga antes de abrir el pozo. Esto nos da más consistencia y fiabilidad porque las vacas consumen la misma ración por períodos más largos».

  PERSPECTIVA EN ESTADOS UNIDOS  

Alex Steer ayuda a manejar un rebaño de vacas Jersey de 2.7000 cabezas. Según este productor, las piedras de granizo que caen en las High Plains, donde está su granja, son tan grandes como castañas.

“Recibimos mucho daño cada año por el granizo. Tiende a ser muy local, lo que significa que tenemos un nivel diferente de daños dependiendo del campo ”.

A pesar de que tienen asegurada su cosecha, siempre existen pérdidas económicas. Cuando una cosecha se daña por eventos agravados por el cambio climático, un profesional de la aseguradora evalúa los daños en la granja. Si la pérdida de cosecha se estima en un 80%, por ejemplo, la aseguradora generalmente ofrecerá pagar alrededor del 60% de inmediato, o bien el agricultor puede esperar hasta recolectarla y obtener la cantidad total, siempre que esta solo rinda el 20% de su potencial.

El problema es que, al tener cabezas que alimentar, los ganaderos no pueden esperar tanto tiempo.

  • Alimentación

La planificación de la alimentación se hace difícil, pero siempre hay que tratar de amortiguarlo lo mejor posible.

Los rendimientos de los cultivos en esta zona de Estados Unidos son muy variables según el año. En Texas, los vientos huracanados soplan a 80 mph (128 kmph), y las temperaturas pueden llegar a los 40ºC, secando los cultivos en poco tiempo, eventos agravados por el cambio climático.

La forma de amortiguar estos sucesos es regando con agua de pozos subterráneos, para mantener los cultivos húmedos. Esto es relativamente económico, con pagos de extracción de $ 500 (460 €) anualmente.

“Nuestro mayor gasto es en energía para bombear el agua; tenemos una mezcla de gas y energía eléctrica. La principal limitación es cuánto podemos bombear físicamente ”, dice Steer.

Aún así, el rendimiento de la cosecha de maíz puede variar de 16 a 30 tn/acre (64749.7 – 121406 tn/m2). Esto dificulta la planificación de la alimentación.

La granja también trabaja en estrecha colaboración con un nutricionista, para buscar suplementos alternativos dentro de los presupuestos de alimentación de $ 4-4.50 (3,68 €-4,14 €) por vaca al día.

Los principales forrajes cultivados son triticale, sorgo, maíz y alfalfa con colza, semillas de algodón, granos destilados secos y maíz comprado para equilibrar las raciones.

  • Cosecha

La cosecha se realiza con «cosechadoras personalizadas», se transporta el forraje y se empaca. Todo este trabajo se cobra/paga por tonelada. La cosecha del maíz y el sorgo tiene un coste de $ 350,000 (322.000 €), pero el servicio es eficiente y rentable.

Afortunadamente, hay 12.500 tn de maíz almacenados de la temporada pasada, y esperan que esto les dure hasta la cosecha de este año.

  ¿QUÉ SE PUEDE HACER?  

Reducir el desperdicio de alimentos.

El proyecto Smart Silage, dirigido por el Instituto de Biología, Ciencias Ambientales y Rurales de la Universidad de Aberystwyth, concluyó que las pérdidas promedio de materia seca durante la fabricación de ensilaje (desde el campo hasta la alimentación) son del 25%.

Además de la cantidad de material perdido en el proceso, la calidad también se ve afectada ya que las fracciones digestibles de gran valor constituirán una gran proporción del material perdido.

Una fermentación prolongada e ineficiente  provocará pérdidas de proteínas, fibra digestible y azúcar: la higiene, la consolidación, el sellado y el uso de un aditivo probado adecuado minimizarán estas pérdidas.

Calidad del alimento

Para reducir adecuadamente el desperdicio, los agricultores tienen que comenzar a valorar el forraje que producen para saber cuánto está costándole la fracción perdida.

El costo de establecer, cultivar, cosechar y ensilar cultivos es significativo, y el valor del forraje de alta calidad en términos de aumentos de rendimiento y reducción del costo del concentrado no deben subestimarse.

Muchas granjas de los Estados Unidos tienen que comprar una gran parte de su forraje a productores especializados, por lo que tienen una comprensión clara del costo y de cómo se deben minimizar las pérdidas de materia seca y nutrientes.

Pero en Europa, puede haber una tentación de subestimar el costo y el valor del forraje desperdiciado debido a que los agricultores lo han cultivado y almacenado ellos mismos y no pueden saber el coste del proceso completo.

Mejorar la capacidad de almacenaje

Muchas granjas han aumentado el número de existencias, pero no han ampliado las instalaciones para forraje, y es posible que no tengan la capacidad suficiente para el forraje que tienen.

No hay nada peor para evitar el desperdicio que las abrazaderas sobrellenadas que no se pueden compactar bien.

Si bien una mayor profundidad de ensilaje reduce el volumen de la superficie del material, a menudo significa una consolidación deficiente, un sellado difícil y un deterioro.

Las abrazaderas abiertas proporcionan un fácil acceso por ambos extremos, lo que permite a los productores rellenar las abrazaderas medio vacías con forraje fresco en un extremo, mientras que terminan las más viejas en el otro.

Esto permite una mayor flexibilidad al cosechar y lleva a cabo simultáneamente el ensilaje durante la temporada, con hasta cinco cortes de hierba, cultivos completos y maíz, que a menudo requieren almacenamiento.

Las bolsas agrícolas también son una opción, pero representan costos continuos más altos. Sin embargo, son buenas opciones para aquellos con forraje excedente que no desean incurrir en el costo de capital del almacenamiento adicional de la abrazadera.

Cultivar más de una especie

Vale la pena considerar la alfalfa, ya que es un cultivo tolerante a la sequía, evento agrado por efecto del cambio climático. Alternativamente, el cultivo integral ofrece a los agricultores cierta flexibilidad en términos de una cosecha de mediados de verano y una nueva oportunidad de replantación.

Puede ayudar a cubrir la escasez de hierba en una estación seca o, si los agricultores tienen un suministro abundante de ensilaje de hierba de buena calidad, pueden dejar el cultivo y combinarlo.

Por el contrario, si el maíz llega tarde, el trigo de invierno puede ayudar a compensar los déficits de forraje porque la cosecha ya estará bien establecida en marzo-abril.

Es importante evaluar sus riesgos de crecimiento, tipo de suelo y requisitos de forraje.

Construir un almacén de forraje

Para construirlo, se necesita un año donde se cultive o se compre más forraje. Los productores deben evaluar un presupuesto y establecer un plan de forraje para que tengan al menos tres meses de maíz almacenado.

La desventaja es que los productores necesitan efectivo. Por el contrario, almacenar puede inmovilizar demasiado efectivo en existencias de piensos y limitar el propio almacenamiento, por lo que se requiere un equilibrio cuidadoso, dependiendo de los factores de riesgo relativos para cada granja.

 

Fuente: FarmersWeekly, «How can farmers improve feed security amid climate change?»




REVISTA rumiNews +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Revista rumiNews septiembre 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

 

Entrevistas
rumiNews en
Youtube

 
logo