13 Feb. 2019

Nutrición y Alimentación

Nutrición y Alimentación

¿Cómo influye la dieta de los rumiantes en las emisiones de metano?

Un estudio de la ETSIAAB demuestra que, modificando la composición proteica de la dieta de los rumiantes, se puede reducir la emisión de metano en un 10%.

¿Es posible modificar las emisiones de metano y nitrógeno a través de la dieta que reciben nuestros animales? 

Esta es la cuestión que se han planteado los investigadores del Grupo de Investigación de Producción Animal de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas de la Universidad Universidad Politécnica de Madrid (ETSIAAB-UPM).

Tal y como ha explica una de las autoras del estudio, María Dolores Carro -profesora de la ETSIAAB-UPM-, “en los procesos digestivos de los rumiantes se genera metano, un gas con un efecto invernadero 23 veces mayor que el del CO2. La mitad de las emisiones antropogénicas de metano en España es producido por los animales de granja, siendo los rumiantes los principales contribuidores”. 

Por ello, este grupo de investigación ha llevado a cabo un estudio en el que se ha hecho una medición in vitro para determinar la contribución de la dieta, y de la proteína contenida en ella, a las emisiones de metano a la atmósfera para determinar hasta qué punto se puede modificar la dieta sin afectar al bienestar y la productividad de los animales. 

Gracias al estudio, se ha demostrado que la emisión de metano por parte de los rumiantes no depende unicamente del aporte de fibra de la dieta, sino que también influye la proteína.

Esto ocurre porque durante la digestión proteica, se produce una fermentación de cadenas carbonadas resultantes de la desaminación de los aminoácidos, un proceso fundamental del proceso digestivo.

Se ha observado que por cada 100 g de proteína generada en el rumen, se producen hasta 3 L de metano. 

Según los resultados del estudio publicado en el Journal of Animal Physiology and Animal Nutrition, podría ser ventajoso minimizar el nivel de proteína en las dietas de los rumiantes, ajustándolo a sus necesidades. Esto se podría lograr sustituyendo parcialmente la proteína por otro compuesto de nitrógeno no proteico (ej.: urea) o mediante tratamientos para reducir la degradabilidad de la proteína en el rumen. 

La aplicación de estos conocimientos mejorará la eficacia alimentaria en los rumiantes y para minimizar la emisión de gases contaminantes, como el metano y el nitrógeno, ayudando a reducir el impacto ambiental de los animales de producción al cambio climático.

Leer artículo completo: Haro, A., Carro, M., de Evan, T. and González, J. (2018). Protecting protein against ruminal degradation could contribute to reduced methane production. Journal of Animal Physiology and Animal Nutrition, 102(6), pp.1482-1487.

Fuente: UPM

Dejar comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas de los rumiantes.