05 Nov 2020

Diarreas en terneros recién nacidos: consecuencias y estrategias preventivas



AUTOR

Marian Altemeier

Producción y comercialización de aditivos, Biochem, Lohne

La diarrea neonatal es uno de los problemas frecuentes durante la cría de terneros, provocada por muchos y diferentes factores. Esta patología influye sobre la rentabilidad de la cría de terneros y, en los casos agudos, directamente sobre el bienestar animal. Además, tiene sus efectos sobre la producción futura de los animales, debilitando la economía de las granjas.

A menudo, diferentes patógenos están involucrados en la aparición de la diarrea neonatal, lo que dificulta mucho la eficacia de las estrategias de prevención.

El uso de alimentos complementarios, con ingredientes activos que apoyen a los terneros durante este período crítico, puede ayudar a reducir los efectos negativos de la diarrea.

Los primeros días y semanas de vida de las terneras recién nacidas son decisivos para saber si los animales se convertirán en vacas sanas y de alto rendimiento. Una cría de terneras eficiente y exitosa es la base para la producción futura de leche o carne, especialmente en la producción lechera, ya que se puede establecer claramente una conexión entre la buena cría de terneras y la producción de leche durante la primera lactación, así como sobre la productividad de por vida.

Por lo tanto, los principales objetivos en la cría de terneros son:

  • Ganancia media diaria elevada
  • Desarrollo precoz del rumen

Concretamente, durante las dos primeras semanas de vida, ya que es una fase muy importante y delicada en el desarrollo de los terneros, la aparición de enfermedades provoca diversos problemas en muchas granjas, y la diarrea sigue siendo uno de los mayores desafíos.

Los procesos de diarrea que se presentan provocan:

  • Pérdida de peso
  • Período de cría prolongado
  • Aumento de la mortalidad

Además de estos aspectos, las infecciones diarreicas tienen un impacto negativo en la economía de las granjas: los costes de los tratamientos y de la mano de obra influyen directamente, sobre todo en los casos agudos.

Por otro lado, la disminución del rendimiento en la producción de leche, o el aumento de peso en la edad adulta, debilitan indirectamente la ganancia económica.

Por lo tanto, la reducción de las diarreas en terneros recién nacidos aumenta el bienestar animal y mejora el rendimiento de las granjas.

Las razones de la aparición de las diarreas neonatales son muchas y multifactoriales. Por un lado, las causas no infecciosas pueden provocar diarreas, incluyendo defectos en la producción de los alimentos, disfunción del reflejo de la gotera esofágica o mala calidad y composición de la leche y/o el lactoreemplazante.

En la mayoría de los casos, la diarrea está provocada por infecciones mixtas de diferentes patógenos, incluidos virus, bacterias, hongos o protozoos.

Estos patógenos se pueden encontrar en casi todas las granjas lecheras. Los problemas surgen cuando se involucran varios factores; por ejemplo, problemas de higiene o una alta carga de patógenos debilitan la inmunidad de los terneros, de manera que llega a ser difícil de controlar. Además, cada patógeno tiene su propia forma de dañar la fisiología normal del organismo.

  • Por ejemplo, los rotavirus atacan directamente las células de la mucosa intestinal y las dañan; por lo tanto, los nutrientes ya no se pueden absorber y permanecen en el intestino, provocando que aumente la presión osmótica. Esto conduce a una mayor secreción endógena de agua y electrolitos en el intestino, que se traduce en la aparición de diarrea.
  • Otros patógenos, principalmente E. coli, no atacan el intestino directamente, si no que excretan una toxina bacteriana que provoca la liberación de electrolitos y agua en el intestino.

Debido a los diferentes tipos de agentes etiológicos de las diarreas, conseguir una prevención eficaz es un gran desafío. La primera medida es el suministro temprano y adecuado de calostro: los terneros nacen agammaglobulinémicos, lo que significa que no tienen inmunoglobulinas en el suero sanguíneo en el momento del nacimiento.

La inmunización debe realizarse mediante la ingesta de inmunoglobulinas durante las primeras horas de vida. Los anticuerpos administrados por vía oral se absorben a través de la barrera intestinal, en el tracto gastrointestinal, y conducen a una inmunización pasiva del animal joven.

El éxito de la inmunización pasiva depende del tiempo y de la cantidad de calostro que ingiera el ternero, así como de la calidad y composición de la leche/lactorremplazante.

Pero, tan importante como este primer suministro de calostro, también lo es el apoyo específico a los terneros jóvenes, posterior a la ingesta del calostro. El uso de piensos complementarios puede ayudar a reducir el riesgo de problemas durante la cría y, por lo tanto, ayudar a alcanzar los objetivos.

Para reducir las diarreas se recomienda utilizar productos simbióticos, y así contrarrestar el amplio espectro de patógenos causantes de las mismas. Es particularmente efectivo el uso de probióticos y prebióticos.

Con Bimulac® Extra y las propiedades simbióticas de los probióticos y prebióticos, se proporciona una solución óptima para los problemas de diarreas. Además, el calostro en polvo incluido ayuda a la respuesta inmune frente a las infecciones, a través de sus inmunoglobulinas.

La elección de aditivos adecuados y eficaces es fundamental para lograr los objetivos deseados.

Los probióticos utilizados en Bimulac® Extra son Bacillus subtilis y Bacillus licheniformis. Tras la rápida germinación de las esporas de estas cepas Gram +, se proporciona un apoyo general a la microbiota intestinal y se reduce el espacio para las bacterias dañinas, lo que puede describirse como una exclusión competitiva.

Bacillus licheniformis aporta una eficacia específica frente a patógenos Gram + como Clostridium perfringens, que puede demostrarse mediante pruebas de inhibición.

Además de la capacidad de inhibición, estas cepas probióticas favorecen la colonización del intestino a través de las bacterias ácido-lácticas. Estas bacterias tienen un mecanismo de defensa específico e inespecífico y, por lo tanto, ayudan al animal joven.

Los β-(1,3)-(1,6)-glucanos de los componentes de la pared celular de la levadura estimularán la defensa inmunitaria inespecífica y fortalecerán el sistema inmunitario. En este proceso, los macrófagos se activan para reconocer y combatir mejor a los patógenos (Figura 1).

Bimulac® Extra contiene paredes celulares de levadura modificadas, como sustancia prebiótica a base de manano-oligosacáridos (MOS).

Se ha demostrado que estos se unen a patógenos Gram -, por ejemplo E. coli. El complejo entre E. coli y las paredes de las células de levadura contenidas en Bimulac® Extra evitan la adhesión de los patógenos a la pared intestinal, excretándolos a través de las heces.

La intensidad de la unión de los patógenos es otro paso importante para proporcionar un enfoque eficaz para reducir las diarreas relacionadas con E. coli. Dependiendo del proceso de fabricación y de la pureza, los productos MOS difieren en su efectividad para unirse a patógenos.

El MOS contenido en Bimulac® Extra ha demostrado una alta capacidad de unión en pruebas científicas independientes.

La adición de calostro en polvo en Bimulac® Extra ayuda a los terneros desde el segundo día de vida gracias a sus efectos locales a nivel intestinal. Las inmunoglobulinas que se administran por vía oral al animal reducirán el impacto negativo de los patógenos virales directamente en el intestino.

Otros factores de crecimiento naturales incluidos favorecen el desarrollo intestinal y la regeneración del epitelio, en caso de cualquier daño ocasionado por los patógenos causantes de la diarrea.

Por lo tanto, se puede mejorar la reabsorción nutritiva, facilitando así un desarrollo óptimo de los animales jóvenes. Las sustancias bioactivas contenidas en el calostro en polvo provocan una modulación del sistema inmunológico cuando ingresan en el tracto gastrointestinal; la consecuencia es una protección prolongada a través de los anticuerpos maternos y un riesgo reducido de desarrollar la típica falta de inmunidad.

Los efectos de Bimulac® Extra sobre el desarrollo y la salud de los terneros recién nacidos se han probado en más de 600 terneros. De ese modo, los terneros del grupo de prueba recibieron 10 g de Bimulac® Extra por cabeza y día desde el segundo día de vida hasta el día ocho (Tabla 1).





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



logo