08 Oct. 2019

Reproducción y Genética

Reproducción y Genética

Entrevistamos a Jorge Gutiérrez, de MSD Animal Health

Jorge Gutiérrez, Técnico Veterinario de Pequeños Rumiantes de MSD Animal Health, nos habla sobre la importancia del manejo y la preparación de los machos de cara a las cubriciones en las ganaderías de ovino y caprino y su impacto en la rentabilidad.

Históricamente, siempre que se habla de gestión reproductiva se piensa en las hembras. Jorge, ¿cómo surgió la idea de trabajar con los machos?

Cada día somos más conscientes de que todos nuestros ingresos en la granja (venta de corderos y/o leche) dependen del éxito y la eficiencia de la reproducción. Sin embargo, es verdad que cuando planificamos la reproducción en un rebaño nos centramos en organizar las parideras y los partos de las hembras.

Probablemente se deba a que suponen la mayor parte del censo y son quienes, tras el parto, nos dan los corderos o la leche.

Pero no debemos olvidar lo obvio; para que haya un parto tiene que haber cubrición y, para ello, necesitamos que los machos estén en las mejores condiciones de cara a la monta, para que tengan la mejor calidad seminal y logren fecundar los óvulos de las hembras.

Los machos representan el grupo menos numeroso de la granja; en muchos casos suponen menos del 4% del censo, lo que puede llevarlos a ser los “grandes olvidados” (Figura 1).

No obstante, numerosos estudios demuestran que la fertilidad del rebaño es directamente proporcional al número de sementales que hay en él.

Y es que a nivel individual la importancia relativa de cada macho es muy superior a la de las hembras (un mismo macho es responsable de cubrir numerosas hembras).

Todo esto nos debería hacer pensar en el peso que tienen los machos en los ratios productivos y la rentabilidad final de la granja.

 

¿Cómo ha desarrollado MSD Animal Health el proyecto de testaje y valoración de machos en granja?

En MSD Animal Health uno de nuestros principales focos ha sido siempre la gestión reproductiva dada su importancia; “quien controla la reproducción controla la rentabilidad de la granja” y disponemos de Chronogest y Foligón, soluciones esenciales para el manejo reproductivo de los rebaños.

Siguiendo nuestro lema de “Trabajamos por el Desarrollo del Sector”, hace más de 4 años comenzamos un proyecto con EA Group en Extremadura para valorar la fertilidad y la aptitud reproductiva de los carneros en la granja y, por consiguiente, detectar carneros infértiles.

Hoy en día, tras el éxito del proyecto, estamos transfiriendo al sector este avance de cara a poder detectar machos infértiles o subfértiles y poner en valor la importancia que tienen los carneros en el éxito de la reproducción.

 

¿Cuáles son los aspectos claves que hay que tener en cuenta a la hora de hacer una valoración de sementales?

Los aspectos claves los podemos clasificar en dos acciones:

  EXAMEN PREVIO A CADA CUBRICIÓN

Sería hacer una “ITV” al carnero. No debemos olvidar que la “fabricación” de un espermatozoide (espermatogénesis) tarda cerca de 60 días, es decir, los espermatozoides que va a utilizar un carnero en la siguiente cubrición programada se han comenzado a fabricar 2 meses antes.

Debemos ser conscientes que por más veces que monte un carnero, la espermatogénesis no se va a acelerar ni va a producir más espermatozoides.

Por tanto, si los machos no llegan bien preparados al inicio de la monta, sus reservas espermáticas se agotarán pronto y la fertilidad de esa cubrición se verá resentida. Por ello, 40 días antes de la cubrición deberíamos hacer un chequeo físico al macho basado en:

Revisión de la boca y dentición: comprobaremos que no haya ningún defecto que limite la ingesta del alimento.

Aplomos y pezuñas: revisaremos que estén correctamente para que los machos puedan hacer los saltos de la cubrición y los aplomos les den el soporte necesario. Si fuera necesario el recorte de pezuñas, se podría realizar en ese momento.

Condición corporal y alimentación: los machos deben entrar en la cubrición con, al menos, un 3,5 de condición corporal. Una baja condición corporal disminuye su calidad seminal (volumen y concentración), por lo que todavía estaremos a tiempo de decidir si es necesaria o no una suplementación previa al periodo de monta.

Exploración del aparato reproductor: palparemos los testículos para comprobar que el tamaño, tono-consistencia y movilidad dentro del escroto sean correctos y no haya ninguna alteración o patología a nivel testicular y de cordón espermático. Mediremos también el perímetro testicular para ver que, según la edad del macho, sea el correcto. Y, por último, exploraremos el prepucio y el pene para comprobar que no haya ninguna lesión.

 

  EXAMEN SEMINAL

Tras nuestra experiencia de estos años, recomendamos realizarlo al menos una vez al año para identificar aquellos machos que tengan baja calidad seminal. Tras recoger el eyaculado valoraremos en primer lugar el volumen, color y aspecto del semen. A continuación, en el laboratorio (que se monta in situ en la granja), valoraremos la motilidad masal, la motilidad individual y la concentración del semen. Por último, si se considera oportuno, realizaremos una tinción seminal para determinar el porcentaje de espermatozoides vivos o muertos, así como cuantificar las malformaciones espermáticas.

Después de esta revisión le daremos al propietario el resultado de cada macho, clasificándolos como apto, no apto o para revisión posterior. Esto último será para machos con posibles problemas que se pueden solucionar y se reevaluarán unos meses después.

Los datos medios de los técnicos que están valorando sementales en España muestran que, de media en los rebaños, hay al menos un 15% de sementales con baja o nula calidad seminal. Esto va unido a que el número de machos es muy bajo (4%), siendo el ratio hembra/macho real muy superior al ideal, lo que también repercute en la fertilidad.

Después de tu experiencia en campo de todos estos años, ¿a qué conclusiones podemos llegar?

Como decía Jorge Valdano, en el fútbol se juega como se entrena. Si lo extrapolamos al manejo reproductivo de un rebaño ovino, cuanto mejor sea el manejo y preparación de los machos y las hembras previo a las cubriciones, mejor será el resultado de la fertilidad. Si nos centramos solo en las hembras y no prestamos atención a los machos, nos estamos olvidando del otro 50% de la reproducción.

Las granjas y los técnicos que están apostando por trabajar en la preparación de los sementales (valoración y testaje) están aumentando la fertilidad y los partos por oveja y año. Si la ecografía de las hembras es ya una herramienta cotidiana e indispensable de trabajo en temas de manejo reproductivo, ¿por qué no extender este trabajo también en los machos?

get_the_title

MSD animal health

  • info.ies@merck.com
  • Polígono Industrial El Montalvo  C/ Zeppelin, 6 – Parcela 38 37008 - Carbajosa de La Sagrada Salamanca
    España
  • +(34) 923 190 345
  • www.msd-animal-health.es

Dejar comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas de los rumiantes.