09 Ago 2022

Ganaderos con la sequía al cuello

La sequía ha reducido la cabaña ganadera y ha caído un 30% el cultivo del cereal


  • Los ganaderos de la provincia de Toledo anuncian que reducirán el número de cabezas de ganado por falta de recursos hídricos.
  • La sequía pone aún en una peor tesitura a los ganaderos navarros, ya que la falta de pasto hace que deban alimentar a los animales comprando ellos mismos los productos.

La falta de pasto por la sequía generalizada en Navarra dificulta la situación de los ganaderos. La sequía reduce la cabaña ganadera y cae un 30% el cultivo del cereal.

Ganaderos de la provincia de Toledo están teniendo que reducir el número de cabezas de ganado debido a la falta de recursos hídricos. La situación es dramática en algunas zonas como Menasalbas, donde algunas explotaciones han reducido a la mitad sus cabañas ganaderas para adaptarse a la capacidad de unos pozos que están en mínimos durante los meses de verano.

Era normal en campañas anteriores recurrir a los pozos municipales, pero este año los ganaderos no están utilizando esa baza por el elevado coste de la extracción, que se suma al elevado precio del gasóleo, el incremento de los costes laborales y el coste de los piensos.

En esta sentido, ASAJA Toledo reclama que el Gobierno active con urgencia una política hidráulica solidaria que de soluciones al problema de la sequía, llevando el agua donde se necesite y modernizando los regadíos existentes.

La organización agraria denuncia que el Gobierno ignora al sector primario, que los fondos europeos no llegan, en muchas ocasiones, directamente a los productores y que tampoco se emprenden todas las obras hidráulicas necesarias. Toledo riega menos del 15% de su superficie de cultivo, a pesar de tener uno de los índices de pluviometría más bajos de España.

Asaja pide que el gobierno emplee los fondos ‘Next Generation’ de la Unión Europea para aportar soluciones reales a los problemas del campo.

La asociación alerta de que todo hace indicar que la ya complicada situación actual empeorará de cara al otoño, y avisa al Gobierno de que si no rectifica en su política agraria, volverá a convocar movilizaciones.

A los ganaderos navarros no les salen las cuentas. No crece el pasto por la sequía, por lo que deben alimentar al ganado gastando dinero de su propio bolsillo. Mikel Nazabal, coordinador de Ganadería de INTIA, no recuerda un periodo de sequía tan largo y extenso como este.

El ganadero que quiera seguir va a tener que comprar de primeras, venimos de una situación donde ya está comprometida la rentabilidad, y la naturaleza no nos está ayudando para nada, reflexiona Nazabal, quien además apunta que los alimentos están carísimos, tanto el pienso como los forrajes, debido a la situación de subida de precios e inflación que golpea al país.

Esto hace que la rentabilidad baje «aún más». La complicada situación económica de los ganaderos se ve agravada por factores externos, como la guerra en Ucrania. Xabi Orozco, del sindicato EHNE, espera que «no haya problemas para recibir más ayudas del Gobierno de Navarra», ya que cuenta que hasta el momento no ha habido problemas para contactar ni para recibir inyección económica de su parte.

Tenemos que aprovechar de otra manera nuestros recursos, añade Orozco. Con unos modelos de ganadería y una gestión más sostenible con el entorno ayudaría a no depender de la compra de otro tipo de productos, lo que mitigaría los gastos de los ganaderos.

Referencias:

ASAJA Toledo

Navarra

 

 




REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo