09 May. 2018

Manejo y Bienestar

Manejo y Bienestar

La gestión de una explotación lechera – Una labor basada en objetivos

Escrito por: Javier Tomás Pérez

La gestión de una granja de leche es una tarea complicada por su gran cantidad especificaciones, siendo necesario tener conocimientos técnicos diversos.

El sector de vacuno leche evoluciona con gran rapidez y dinamismo. Adaptarse a este continuo proceso de cambio y especialización requiere de un amplio abanico de conocimientos técnicos, por lo que el propietario de una granja de leche deberá trabajar con amplios conceptos de:

  • Veterinaria
  • Nutrición
  • Instalaciones de ordeño
  • Maquinaria
  • Agronomía

La gestión de una granja de leche resulta una tarea muy complicada por su gran cantidad de nociones y especificaciones, casi imposible de llevar a cabo si hay que unirla a las labores propias de la granja, como ordeñar, alimentar a los animales, limpieza de instalaciones…

Es fundamental que el ganadero de una explotación de leche adopte un rol de gestor de equipos profesionales.

Para llevar a cabo la gestión de su granja deberá rodearse de un equipo de responsables cualificados que le ayuden a gestionar cada una de las áreas o parcelas específicas de la granja vinculadas a:

El ganadero deberá elegir, coordinar e interrelacionar a su equipo de profesionales para definir junto a ellos las estrategias y objetivos que desea llevar a cabo en su explotación.

Objetivos de una explotación lechera

Los objetivos de una explotación lechera deberán ser definidos, consensuados y aprobados por el propietario de la explotación junto con su equipo de profesionales, y como premisa fundamental, deberán ser cuantificables (por medio de resultados) y acotados en el tiempo (es decir, con carácter semestral, anual, por lactaciones completas….).

En definitiva, se tratar de definir un protocolo de trabajo en el cual hay que determinar qué se va a hacer, quién lo va a hacer y cómo se va a hacer.

 

Definición & Proyección de los objetivos

En la definición y proyección de los objetivos es importante tener en cuenta que los factores nutricionales y relacionados con la salud de los animales son los impulsores de la productividad de una granja a corto plazo, siendo la reproducción el indicador básico para sostener los niveles de producción a largo plazo.

Cada objetivo deberá tener asignado uno o varios responsables y, una vez definidos los plazos de ejecución y formas de actuación, dispondrá de períodos de revisión intermedios para observar su evolución, posibles desviaciones y llevar a cabo las medidas correctoras que permitan conseguir los resultados previamente acordados.

Los propósitos de cada objetivo deberán ser específicos para cada granja y generados a partir de los datos internos de la explotación, para así ir analizando y evaluando un proceso de mejora individual

Difícilmente se pueden lograr progresos en una explotación láctea si no sabemos dónde estamos y a dónde vamos. Se deben adoptar criterios de gestión en los que sean los números, no las emociones, los responsables de la toma de decisiones de la granja.

Ejemplo 1. Parcela de reproducción

Objetivo anual

El responsable de la parcela de reproducción podrá tener un objetivo anual de mejora en la tasa de preñez de la granja, valor que debería estar por encima del 20%.

Un dato muy bueno serían valores cercanos al 30%.

Es lógico vincular este objetivo al tamaño de la granja, ya que se considera que este porcentaje en granjas inferiores a 100 vacas es superior al de explotaciones de mayor tamaño; sin embargo no se observan diferencias significativas porcentualmente en granjas con 100 vacas o más.

Medidas correctoras

Si en las revisiones que se realicen durante el desarrollo del objetivo se observan desviaciones negativas, se adoptarán medidas correctoras para intentar encauzar la situación.

Estas medidas podrían partir de una revisión de los resultados de la detección de celos que deberían ser superiores a un 60%, del período de espera voluntario para la primera inseminación, que puede aplicarse entre los 50 y 70 días después del parto, y de una verificación en el valor de la tasa de concepción que debería rondar el 35%.

 

Ejemplo 2. Parcela de alimentación

Objetivo semestral

El responsable de la alimentación, teniendo en cuenta las características y disponibilidad de forrajes de la granja, podrá tener como objetivo semestral la disminución del coste de alimentación.

Por su impacto y su posibilidad de mejora, la evolución del coste debería considerarse como un objetivo constante en la trayectoria de una explotación de vacuno de leche y examinarlo de manera independiente de factores como el precio de la leche o de las materias primas.

Coste de alimentación

El coste de alimentación adquiere un peso específico muy importante en la gestión de una explotación lechera, llegando a ser uno de los factores clave en la consecución de uno de los objetivos globales y básicos en la ganadería, el de conseguir un coste de producción que oscile entre los 30–32 cents/L.

Considerado como el coste variable (dependiente de la producción) más importante, su valor oscilará entre el 50–60% del coste total de producción de cada litro de leche en una granja

Corrección de desviaciones del objetivo

En la corrección de posibles desviaciones de este objetivo hay que aplicar la regla número uno de la rentabilidad lechera:

Nunca sacrifique producción de leche, porque los ingresos siempre bajan más rápido que los gastos. Un kilo de materia seca ingerido por encima de los requerimientos de mantenimiento puede suponer dos kilos adicionales de leche producida

Medidas a tener en cuenta

Maximizar el precio de leche, incidiendo en una reducción de las células somáticas, una mejora de la calidad higiénica y en un aumento de los sólidos.

Intentar vincular el precio del ingrediente con su valor como nutriente (por ejemplo: que la calidad de la fibra influya en el precio de la alfalfa o que sea el porcentaje en almidón lo que determine el precio del ensilado de maíz).

Conseguir forrajes con un buen nivel de materia seca y digestibilidad influye de manera directa en el aumento de producción y disminuye el coste de alimentación por litro.

Revisar las pautas de crecimiento, alimentación y manejo de las novillas.

La constante evolución del sector lácteo implica la definición de nuevos objetivos

 

Rentabilidad económica de una explotación láctea

Partiendo de una premisa fundamental como es la rentabilidad económica de una explotación láctea, la situación social que vivimos en la actualidad obliga a considerar dos nuevos conceptos vinculados al sector lácteo:

Bienestar de los animales en la explotación

El bienestar animal es un aspecto que va a ir cada vez cobrando mayor protagonismo en las actuaciones a desarrollar en una granja, marcado por tres prioridades:

  • El correcto funcionamiento del organismo será consecuencia de tener animales sanos y bien alimentados
  • Ausencia de emociones negativas en los animales tales como dolor y/o miedo crónico
  • Posibilidad de expresar conductas propias de la especie

Existe una relación entre bienestar animal y seguridad alimentaria. Si la vaca sufre estrés se incrementa notablemente la posibilidad de padecer enfermedades que impliquen alteraciones en la calidad y estabilidad de la leche

Repercusión de la actividad ganadera sobre el medio ambiente

La intensificación de la actividad ganadera tiene repercusión sobre el medio ambiente, ya que puede alterar el equilibrio entre los sistemas agrícola y ganadero y generar impactos significativos sobre el entorno.

La aplicación de ambos conceptos implicará la definición y aplicación de actuaciones y estrategias en las explotaciones de vacuno lechero basadas en la sostenibilidad del medio ambiente y en el bienestar animal

 

vacuno

 

Bienestar animal & Medio ambiente – Modos de actuación

Confort

Mejoras en las instalaciones de las granjas que tengan como objetivo proveer a las vacas de un mejor confort térmico y físico que reduzcan el riesgo de enfermedades. Está comprobado que las vacas requieren de 11 a 12 horas diarias de descanso y para ellas, el reposo es prioritario sobre la comida, por lo que sacrificarán tiempo invertido en comer para compensar el tiempo de descanso perdido.

Dimensionado

Establecer una relación entre número de animales presentes en una granja y el dimensionamiento de las instalaciones que posee para ellos.

Sostenibilidad

Llevar a cabo estrategias en la actividad agrícola–ganadera, implicadas directamente en la sostenibilidad del medio ambiente y su influencia en los recursos como el aire, el suelo y el agua (calidad de aire, toxicidad del suelo, una gestión adecuada y no contaminante del agua).

Ha quedado demostrado que con un 10% de aumento en el censo de ganado sobre el 100 % de su ocupación, disminuye la producción de leche 0,35 litros por vaca y día, baja la fertilidad un 10%, aumentan las cojeras y disminuye el tiempo de descanso y la eficiencia, afectando negativamente al beneficio de la granja (Jose Luis Juaristi, 2017).

Es primordial llevar a cabo acciones que son fruto de la opinión del consumidor, figura que cada vez cobra mayor protagonismo en el desarrollo, diseño y características del producto final que va a consumir

El consumidor

Hoy en día nos encontramos diferentes perfiles de consumidores que están cada vez más informados y son más exigentes con los productos que consumen.

La calidad de los alimentos adquiridos es una de las principales preocupaciones tanto para el cliente final, como para la empresa responsable de su comercialización.

Los consumidores, tradicionalmente sujetos pasivos o simples intercambiadores de valor, en la actualidad han adoptado un nuevo rol: el de creadores de valor y de ventaja competitiva. Su opinión se considera una estrategia para fortalecer el valor de marca e influir positivamente en las percepciones del producto.

vacuno

Bienestar animal

La integración del bienestar animal en la cadena alimentaria ha llevado a un mayor interés de los consumidores hacia este primer eslabón de la producción.

De acuerdo con las últimas encuestas (Attitudes of Consumers, Retailers and Producers to Animal Welfare, 2016) realizadas al respecto, un 69% de los consumidores europeos califican de “importante” el trato que reciben los animales en la granja, el transporte y el matadero.

Consumo & Producción sostenible

El consumo y la producción sostenible son conceptos cada vez más valorados y utilizados por el consumidor, que se fundamentan en:

  • Uso eficiente de recursos y energía
  • Construcción de infraestructuras que no dañen el medio ambiente Mejora del acceso a los servicios básicos
  • Creación de empleos ecológicos, justamente remunerados y con buenas condiciones laborales

Estos conceptos se traducen en una mejor calidad de vida para todos, ayudando a lograr planes generales de desarrollo que rebajen costes económicos, ambientales y sociales, aumenten la competitividad y reduzcan la pobreza.

Una mayor interacción productor– consumidor no debe pasar desapercibida por el ganadero y debe ser considerada muy seriamente en la definición de futuras estrategias y objetivos de su explotación. 

Dejar comentario