Guía de buenas prácticas alimentarias para caprino de carne y leche

El principal objetivo de una Guía de Buenas Prácticas es ofrecer a los ganaderos, técnicos y agentes que intervienen en el sector unas pautas de actuación adecuadas para obtener productos de animales sanos y bajo condiciones de higiene adecuadas, tanto de personal como de instalaciones.

ALIMENTACIÓN

El manejo correcto de la alimentación tiene influencia directa en la salud, estado reproductivo y producción del ganado caprino.

El criterio especial que distingue a la cabra de otros rumiantes en su comportamiento alimentario es la gran capacidad selectiva frente a los componentes de la dieta, en especial respecto a los forrajes.

Las cabras muestran un interés mayor por las fracciones ricas en proteína que sobre las que contienen un elevado porcentaje de fibra o celulosa (Masson et al., 1991).

El alimento obtenido fuera de la explotación debe ser examinado cuidadosamente antes de ser suministrado a los animales; además, estos junto con el agua deben darse en calidad y cantidad adecuadas.

Es importante establecer un programa racional y bien planteado de la nutrición en nuestra granja.

  • Una granja debe adecuar la alimentación a las necesidades de los animales según el momento productivo en el que se encuentre.
  • El manejo de la alimentación viene determinado por su comportamiento alimentario: hay que realizar un buen racionamiento según las necesidades para que coman todo el alimento y reducir la selección.
  • Deben hacerse lotes de animales con necesidades energéticas y proteicas similares (p.e. cabritos, cabritas de reposición, cabras de reposición, cabras secas y machos).
  • La forma de alimentar al ganado depende del sistema productivo (extensivo, semiextensivo, intensivo).

En EXTENSIVO la energía la obtienen de los pastos, por lo que debe limitarse en espacio, evitando grandes caminatas para ahorra energía (con cercados).

En SEMIEXTENSIVO se recomienda sacar las cabras a pastorear en primavera y retirarlas en verano, limitar el pastoreo a espacios determinados, reduciendo así el gasto energético.

En INTENSIVO la cabra requiere alimentación individualizada y raciones equilibradas, por lo que vendrá ya mezclada. El cambio de alimentación debe ser gradual.

¿CUALES SON LAS NECESIDADES DEL REBAÑO?

HEMBRAS

  • Mantenimiento e inicio de gestación (primeros 3 meses): una cabra de 60 kg necesita 0,81 UFL. Las necesidades de proteína están entre 0,6-0,8 MND/kg PV.
  • Final de gestación (2 últimos meses): las necesidades aumentan debido al desarrollo del feto y tejidos placentarios.

MACHOS

  • Mantenimiento y cubrición: las necesidades de energía se estiman incrementando en un 10% el de las hembras; 6 semanas antes de la cubrición las necesidades aumentan en un 25%.

CABRITOS DE CARNE y CABRITAS DE REPOSICIÓN

  • Tienen que alcanzar al menos el 65% del PV, en ese momento, deberían estar comiendo 1 kg de MS y 1/2 kg de paja.

Algunas pautas para seguir en alimentación:

  • Asegurarse de satisfacer las necesidades fisiológicas y productivas de los animales.
  • Evitar el uso de materias primas de origen animal para la elaboración de raciones.
  • Proporcionar raciones equilibradas e identificar fuentes de nutrientes y contaminantes.
  • Controlar los alimentos del ganado con malos olores o sabores.
  • Revisar el forraje para que no contenga contaminantes antes de dárselo a los animales.
  • Vigilar los restos de alimentos que dejan los animales para controlar la selección de nutrientes y posibles desequilibrios alimenticios.
  • Distribuir de manera uniforme el alimento en el comedero.
  • Asegurarse de que hay suficiente espacio de comedero para evitar jerarquías y selectividad.
  • Usar proteínas en las raciones según se indica en los reglamentos.
  • Asegurarse de que los cabritos toman el calostro de su madre después del nacimiento.
  • Asegurarse durante la lactancia del cabrito que la leche no presenta grumos ni espuma.
  • Ofrecer la leche a una temperatura de 35-40ºC o a temperatura ambiente.
  • Estudiar y conocer los forrajes en extensivo para suplementar el régimen alimenticio cuando proceda.
  • Prueba de residuos de plaguicidas a los granos que se producen en la explotación.
  • Mantener el registro de análisis de micotoxinas.

EL AGUA

Las cabras deben tener acceso libre al agua para maximizar su consumo y no limitar el consumo de forraje. Este agua debe ser de calidad y no contaminada.

Los bebederos deben estar diseñados para que los animales no puedan ensuciar el agua, y se deben realizar análisis periódicos.

LAS INSTALACIONES

Algunas pautas a tener en cuenta respecto a las instalaciones son:

  • Desechar alimentos enmohecidos.
  • La maquinaria debe ser de uso exclusivo para su labor.
  • Revisar almacenes y depósitos de alimentos por posibles contaminaciones.
  • Elaborar un programa de limpieza del almacén de alimentos.
  • Mantenimiento adecuado de los pasillos de acceso y comederos.
  • Mantener alimentos en lugares limpios y secos.
  • No almacenar productos tóxicos en el lugar de los alimentos.
  • Programas DDD.

Finalmente, es importante la trazabilidad de las materias primas cuando se obtienen del exterior de la explotación: hay que garantizar que todos los proveedores de alimentos disponen de un programa de aseguramiento de calidad aprobado y que además tenga autorización o registro.

 

Fuente: mapa.gob.es, «Guías de prácticas correctas de higiene Caprino de carne y leche»




REVISTA rumiNews +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Revista rumiNews septiembre 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

 

Entrevistas
rumiNews en
Youtube

 
logo