0
 
27 Nov 2023

La carne y los lácteos ayudan a combatir el cáncer

cabezal

La carne de vacuno, cordero y los lácteos contienen un ácido graso que ayuda a mejorar la capacidad de las células para combatir tumores


  • La carne de vacuno, el cordero y los productos lácteos contienen un ácido graso que ayuda a mejorar la capacidad de las células inmunitarias para combatir tumores, según un estudio realizado en ratones y con análisis de muestras de pacientes.

El trabajo que publica Nature señala que el transvaccénico (TVA), presente en la carne y los productos lácteos de animales de pasto como vacas y ovejas, mejora la capacidad de las células T CD8+ para infiltrarse en los tumores y eliminar las células cancerosas.

El TVA es la forma predominante de ácidos grasos trans enriquecidos en la leche humana, pero el cuerpo humano no puede producir TVA de forma endógena. El TVA circulante en humanos procede principalmente de alimentos derivados de rumiantes, como la ternera, el cordero y de productos lácteos como la leche y la mantequilla.

Examinaron la capacidad de los compuestos de esta nueva biblioteca para influir en la inmunidad antitumoral mediante la activación de los linfocitos T CD8+, un grupo de células inmunitarias fundamentales para eliminar las células cancerosas o infectadas por virus.

Mecánicamente, el TVA inactiva el receptor de superficie celular GPR43, un receptor inmunomodulador acoplado a proteína G activado por sus ligandos de ácidos grasos de cadena corta . De este modo, el TVA antagoniza los agonistas de ácidos grasos de cadena corta del GPR43, lo que conduce a la activación del eje AMPc-PKA-CREB para mejorar la función de las células T CD8+. Estos hallazgos revelan que el TVA derivado de la dieta representa un mecanismo para la reprogramación extrínseca de las células T CD8+ en contraposición a los ácidos grasos de cadena corta derivados de la microbiota intestinal. Así pues, el TVA tiene potencial traslacional para el tratamiento de tumores.

TVA como suplemento dietético 

El laboratorio se centra en comprender cómo los metabolitos, nutrientes y otras moléculas que circulan por la sangre influyen en el desarrollo del cáncer y en la respuesta a los tratamientos oncológicos. Para el nuevo estudio, Hao Fan y Siyuan Xia, ambos coautores, partieron de una base de datos de unos 700 metabolitos conocidos procedentes de los alimentos y crearon una biblioteca de compuestos «nutrientes de la sangre» formada por 235 moléculas bioactivas derivadas de nutrientes. Examinaron la capacidad de los compuestos de esta nueva biblioteca para influir en la inmunidad antitumoral mediante la activación de los linfocitos T CD8+, un grupo de células inmunitarias fundamentales para eliminar las células cancerosas o infectadas por virus.

Tras evaluar a los seis mejores candidatos en células humanas y de ratón, los científicos observaron que el TVA era el que mejor funcionaba. El TVA es el ácido graso trans más abundante presente en la leche humana, pero el organismo no puede producirlo por sí mismoSolo un 20% del TVA se descompone en otros subproductos, con lo que el 80% queda circulando por la sangre.

«Eso significa que debe haber algo más que haga, así que empezamos a trabajar más en ello»

Los investigadores realizaron una serie de experimentos con células y modelos de ratón de diversos tipos de tumores. Alimentar a los ratones con una dieta enriquecida con TVA redujo significativamente el potencial de crecimiento tumoral de células de melanoma y cáncer de colon en comparación con los ratones alimentados con una dieta de control. La dieta con TVA también aumentó la capacidad de las células T CD8+ para infiltrarse en los tumores.

Además de las pruebas en ratones, la investigación muestra que los pacientes con mayores niveles de TVA circulante en sangre respondieron mejor a la inmunoterapia.

 Sugiere que “podría tener potencial como suplemento nutricional para complementar los tratamientos clínicos contra el cáncer”.

Los nutrientes derivados de la dieta están ligados a la fisiología humana, ya que aportan energía y componentes biosintéticos y actúan como moléculas reguladoras. Sin embargo, se desconocen en gran medida los mecanismos por los que los nutrientes circulantes en el cuerpo humano influyen en procesos fisiológicos específicos.

En el estudio utilizaron un método de cribado basado en una biblioteca de nutrientes sanguíneos para demostrar que el ácido transvaccénico (TVA) dietético promueve directamente la función de las células T CD8+ efectoras y la inmunidad antitumoral in vivo.

Como componente alimentario natural, la TVA tiene un alto potencial traslacional como elemento dietético en los enfoques terapéuticos para mejorar los resultados clínicos de diversas terapias contra el cáncer, como los inhibidores del punto de control inmunitario, los activadores de células T y la terapia CAR-T y de células T receptoras de células T. Los estudios epidemiológicos sugieren que los niveles circulantes de TVA en humanos están asociados a una menor adiposidad, riesgo de diabetes e inflamación sistémica.

El estudio, mediante la evaluación exhaustiva de los nutrientes derivados de la dieta, avanza en la identificación y comprensión de los vínculos mecanicistas entre la dieta y la fisiología y patología humanas. Así, a pesar de la gran diversidad de orígenes de los alimentos y la dieta, los estudios que se centran en nutrientes individuales pueden utilizarse para identificar los mecanismos moleculares subyacentes a las influencias nutricionales sobre la salud y la enfermedad humanas, así como la eficacia de las terapias.

El enfoque utilizado en el estudio podría tener amplias implicaciones para la futura elucidación de funciones fisiológicas y patológicas hasta ahora desconocidas de los nutrientes circulantes en la salud y la enfermedad humanas.

Referencias:




 
 

REVISTA

Revista rumiNews Noviembre 2023

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo