Origen de la encefalopatía espongiforme bovina

Durante los años 90 la crisis de las vacas locas azotó a Europa suponiendo una grave crisis alimentaria.

En Reino Unido cerca de 200.000 vacas presentaron síntomas de EEB (encefalopatía espongiforme bovina). Es España cerca de un millar.

Además, algunas personas ingirieron productos derivados de estas vacas sufriendo la variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jackob, una patología neurodegenerativa sin cura. Afectó a 226 personas, cinco en España.

La primera hipótesis era que estos animales habían consumido pienso elaborado con harinas de carne y huesos de oveja contaminada con priones de scrapie clásico, enfermedad neurodegenerativa que afecta al ganado ovino y caprino y se transmite entre el rebaño.

En este estudio se revela que el agente infeccioso responsable podría provenir del scrapie atípico, otro tipo de infección priónica de ovejas y cabras. Ésta se descubrió en 2003, aparece de forma espontánea y no se contagia entre el rebaño.

Los experimentos llevados a cabo y publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS) demuestran por primera vez que cuando los priones del scrapie atípico se transmiten de una especie a otra cambian de estructura y su capacidad de infectar evoluciona.

«Es un resultado relevante porque nos da más pistas sobre cómo una enfermedad priónica de las ovejas habría pasado a las vacas y después a las personas, convirtiéndose en una enfermedad zoonótica», comenta Enric Vidal, veterinario e investigador experto en enfermedades priónicas de IRTA-CReSA.

  PRIONES  

Se trata de proteínas normales del organismo de los animales y personas normalmente ubicadas en el cerebro. Cuando cambian su estructura provocan que las demás proteínas también lo hagan y esto puede desembocar en patologías neurodegenerativas.

“Este cambio de estructura puede ser debido a causas genéticas, también puede suceder de forma espontánea o bien mediante la ingesta de proteínas contaminadas. Por otro lado, ha habido algunos casos de inoculación accidental por manipulación de herramientas de trabajo, por ejemplo, en el laboratorio o en cirugías animales”, explica Martí Pumarola, catedrático de la UAB.

Desde la crisis de las vacas locas se prohibió el uso de pienso fabricado con harinas de proteína de rumiantes, por lo que no se esperan nuevos casos de vacas locas por ingesta de piensos.

Actualmente no existe tratamiento ni vacunas para las enfermedades priónicas humanas ni animales.

  EXPERIMENTOS  

Se llevaron a cabo con modelos de ratón transgénico (con genes de vaca) para comprobar cómo les afectan los priones del scrapie atípico. Los priones usados provenían de casos reales diagnosticados en ovejas de España, Francia, Portugal y Noruega.

El estudio ha contado con la colaboración de otros centros de investigación de Noruega, Portugal y el Reino Unido y con fondos europeos FEDER del programa transfronterizo INTERREG-POCTEFA a través del proyecto COTS, con COTSA y Transprion, que actualmente conforman la red RedPrion , una agrupación de diferentes grupos de investigación de estas enfermedades de Cataluña, Aragón, el País Vasco y el sur de Francia.

 




REVISTA rumiNews +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Revista rumiNews septiembre 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

 

Entrevistas
rumiNews en
Youtube

 
logo