Este contenido es especial para veterinarios, si eres veterinario por favor marque el siguiente cuadro. Clic aquí si eres veterinario


AUTOR

María Jesús Fernández Álvarez

Responsable de Calidad y Seguridad Alimentaria. Departamento de Aprovisionamiento Agro - Calidad Pascual-

Desde el inicio del trabajo en calidad de leche en las ganaderías, se ha buscado una disminución en el recuento de células somáticas, realizando para ello un control y tratamiento de las mamitis en cada explotación lechera.

Como técnicas de trabajo, se instauraron el Test de California (CMT, del ingles California Mastitis Test) y el control lechero, que permitían identificar a los animales con mamitis y administrarles un tratamiento que, en el mejor de los casos, se producía tras la identificación del agente implicado y, siendo optimista, un antibiograma.

¿Tenemos las mamitis bajo control?

Con el paso de los años, se han estudiado y clasificado las bacterias causantes de mamitis, pudiendo distinguirse entre bacterias las contagiosas y las ambientales, frente a las que se deben tomar diferentes medidas:

BACTERIAS CONTAGIOSAS: control durante el ordeño

BACTERIAS AMBIENTALES: control en el entorno

Buscando el posible origen de las mamitis, se observó que existe un periodo especialmente relevante, tanto por su riesgo como por su manejo específico: EL PERIODO SECO.

 

Una de las decisiones que se tomó, fue la implementación de una terapia de secado con antibiótico a todos los animales con una doble intención:

  1. Curar a los animales “crónicos” y/o subclínicos durante la lactación
  2. Proteger la ubre para evitar infecciones durante este periodo y el periparto

Al igual que en el caso del tratamiento de las mamitis durante la lactación, lo habitual en nuestro sector es que para los tratamientos durante el secado no se realice ni identificación bacteriológica ni antibiograma, sino que se hace un tratamiento de amplio espectro que, en principio, aumenta la probabilidad de eliminación de las bacterias en el interior de la ubre.

producción leche

 

  RECOLECCIÓN DE DATOS  

Con toda la información disponible sobre las mamitis y los factores asociados, se realizan auditorías de las condiciones higiénico sanitarias de la explotación. No se limitan únicamente a la sala de ordeño, sino que se llevan a cabo en toda la ganadería, incluso en las zonas de paso hacia el ordeño.

Estas auditorías permiten valorar por dónde camina la vaca, así como el tamaño y estado de limpieza de los pasillos y cubículos. También son importantes para comprobar cómo se tumban las vacas, el estado de los bebederos (calidad del agua, cantidad y limpieza de los mismos), el estado de la ración en el pesebre y la valoración de los alimentos de forma individualizada. En definitiva, todo lo que conlleva “BIENESTAR ANIMAL”.

  ANÁLISIS DE DATOS  

El estudio de los datos registrados en la ganadería, incluyendo el porcentaje de mamitis clínicas y mamitis postparto, así como de los datos de la identificación y los antibiogramas de las muestras de leche, es esencial para ubicar la problemática.

  APLICACIÓN DE MEDIDAS  

Las medidas a aplicar deben estar consensuadas con el ganadero, ya que es mejor realizar pocas mejoras pero muy eficaces que dejar anotado en el papel todo lo que se debe hacer y, por falta de motivación, no realizar ningún cambio.

 

Llegamos al momento actual y nos encontramos con el PRAN (Plan Nacional de Resistencia de Antibióticos), un programa que tiene el objetivo de “reducir el riesgo de selección y diseminación de resistencia a los antibióticos”. Dicho programa fue aprobado en 2014, pero hasta este año no se ha empezado a implantar en vacuno de leche, ya que inicialmente no se consideró un sector problemático.

PREVENCIÓN: Implantación de protocolos sanitarios y de prevención de enfermedades que incluye el Bienestar Animal

DIAGNÓSTICO: Basar la antibioterapia en técnicas de diagnóstico

SECADO SELECTIVO: Realización de secados selectivos

RECETA ELECTRÓNICA: Implantación de protocolos de tratamientos y la receta electrónica

 

¿Cuáles son los protocolos de tratamientos empleados en vacuno de leche?

Muestreo e identificación

Todos los protocolos de tratamientos se basan en las muestras de leche que permiten la identificaciones de patógenos y la realización de antibiogramas. Lo recomendable para cualquier ganadería es establecer un sistema de muestreo, pudiendo ser los propios ganaderos los que, previa formación para evitar posibles contaminaciones, recojan las muestras.

Lo ideal es crear un sistema de muestreo en el que, además de identificar a la vaca y el pecho afectado, se indique el tipo de muestra que se envía para poder realizar los estudios posteriormente. Esto debe estar consensuado con el laboratorio para que se registren los datos.

producción vacuno de leche

El porcentaje de cada tipo de muestra a enviar depende de cada ganadería y de la problemática existente: RCS del tanque, porcentajes de mamitis clínicas, de curaciones en el secado, de mamitis en el secado, etc. El porcentaje de muestreo debe establecerlo el técnico para obtener una base de datos fiable.

 Protocolo de tratamiento de secado selectivo

Realizar secados selectivos consiste en llevar a cabo un secado con antibiótico únicamente a aquella vaca que lo necesita y no a todas las vacas en manta.

  ¿QUÉ GRANJAS?  

Lo primero que debemos tener en cuenta es que con todas las medidas que se han ido aplicando a lo largo de los años, estamos en situación de poder realizar el secado selectivo con seguridad, aunque no en todas las ganaderías. Por ello, no se aconseja aplicarlo si se da alguna de las siguientes condiciones:





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo