16 Abr 2020

Reducción del uso de antibióticos durante el secado y alternativas terapéuticas



Adaptado de los artículos: RUMA “Responsible use of antimicrobial in Dry Cow Strategies” y “Responsible use of antimicrobials in cattle production”.

El uso responsable de los antibióticos se puede resumir en la siguiente cita:

“Utilizar los antibióticos lo mínimo posible y tanto como sea necesario”.

LO MÍNIMO POSIBLE…

Reducir el riesgo de padecer enfermedades, asociado a un buen manejo en la granja (ventilación, densidad de animales, acceso a agua fresca e higiene), a la bioseguridad y a los programas sanitarios y vacunales.

Los antibióticos no deben utilizarse para compensar un mal manejo en la granja.

TANTO COMO SEA NECESARIO….

Tras un diagnóstico y una prescripción veterinaria, respetando el prospecto y las indicaciones veterinarias, en su dosis correcta y durante el tiempo adecuado.

ESTRATEGIAS VACUNALES PARA REDUCIR EL USO DE ANTIBIÓTICOS

Existen vacunas disponibles para un gran número de afecciones que afectan al ganado. En la mayoría de los casos, la vacunación es la mejor herramienta para el control de las enfermedades. En otros casos, solo forma parte de un programa sanitario.

Los programas de vacunación necesitan adaptarse a cada explotación y deberían ser desarrollados juntamente con los veterinarios.

Hay que tener presente que la vacunación solo aumenta los niveles de defensa de los animales; si otra parte del manejo se descuida, estos niveles de defensa podrán no alcanzar el nivel adecuado.

La vacunación es una herramienta muy útil, ya que va a reducir las pérdidas productivas que se producen en la mayoría de las enfermedades.

El primer beneficio de un animal vacunado es que se reducen las posibilidades de que la enfermedad le afecte. Estos animales podrán resistir a la enfermedad mejor y alcanzar una mayor productividad. Las vacunas suelen ser muy específicas, y es necesario asesorarse antes de su utilización. La vacuna correcta será recetada por el veterinario.

El segundo efecto es sobre el rebaño. A medida que aumenta la inmunidad individual de cada animal, menos organismos infecciosos circularán. Esto reduce la presencia de las enfermedades en la granja, elevándose la salud general, a nivel local o incluso nacional. Esta técnica se ha utilizado para reducir a niveles mínimos enfermedades como la brucelosis.

Las vacunas deben almacenarse y administrarse acorde a las directrices de la etiqueta, si queremos obtener un resultado efectivo. En la mayoría de los casos, las vacunas se deben guardar en la nevera, refrigeradas, no congeladas.

Además, algunas vacunas transmitirán la inmunidad al ternero, desde la vaca gestante.

Es también importante establecer un programa vacunal, asesorado por el veterinario, y que se base en la historia clínica de patologías de la granja. El programa básico necesitará modificaciones en el caso de situaciones en animales individuales.

Cualquier protocolo o programa que nos ayude a prevenir la aparición de enfermedades en la granja ayudará a reducir la necesidad del uso de antibióticos en la misma.

MANEJO DURANTE EL SECADO

Las terapias durante el secado en vacas son una parte esencial del día a día del ganadero de vacuno de leche. La finalidad es asegurarse de la correcta salud y bienestar de las vacas.

El periodo de secado de la vaca es una etapa de elevado riesgo de contraer infecciones en la ubre.

Aunque no hay pruebas





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo