03 Jun. 2019

Economía

Economía

Reflexiones económicas sobre la recría en explotaciones lecheras

A lo largo de este artículo veremos cuánto cuesta criar una novilla, cómo se distribuyen los costes y los principales aspectos económicos que afectan al resultado final de la recría.

Todos conocemos el cuento de los tres cerditos cuya moraleja es sencilla: si quieres que algo perdure, tienes que dedicarle tiempo y esfuerzo para construirlo sólido y robusto.Lo que no sabían los tres cerditos es que, en muchos negocios, el objetivo también es conseguir una casa sólida, eso sí, al menor coste posible, poniendo especial cuidado de no terminar con una casa de paja que se derrumbe a la primera de cambio. Esta reflexión podemos trasladarla igualmente a la recría de novillas.

recría vacunoLa principal fuente de ingresos en las explotaciones lecheras es la venta de leche; hecho que puede llevar a la percepción de que una granja es una empresa con una línea de negocio única. Sin embargo, en realidad en la mayoría de las granjas se desarrollan distintos negocios o líneas de producción:

  • Producción de leche

Cuyo principal activo son las vacas que producen la leche y donde se englobarían todos los procesos dedicados a tal fin.

  • Recría

El objetivo es producir novillas, ya sea para reponer a las vacas que se van eliminando del rebaño, para incrementar el tamaño de éste o para su venta a terceros.

  • Cultivos

Tanto los forrajes como los cereales, que se elaboran en mayor o menor medida en cultivos propios, son necesarios para que las vacas produzcan leche y las novillas crezcan.

  • Otros

Muchas explotaciones cuentan con otros ingresos como la venta de terneros de cebo, estiércol, fabricación de quesos o yogures, etc. que formarían parte de otras líneas.

Las distintas secciones están relacionadas entre sí y normalmente se venden internamente sus productos sin necesidad de transacción financiera ni factura. Por ejemplo, el forraje o las novillas a término, a la sección de producción de leche. Esta situación ha provocado, muy probablemente, una falta de interés en el aspecto económico de la recría. Por ello, a lo largo de este artículo reflexionaremos en torno a cuánto cuesta criar una novilla, cómo se distribuyen los costes y los principales aspectos económicos que afectan al resultado final de la recría.

¿Es importante conocer el coste de producción de una novilla en una explotación?

Llegar a saber cuánto cuesta criar una novilla no es una tarea fácil, ya que se trata de un ciclo largo de producción (en torno a los dos años), y parte de los gastos son compartidos con las otras secciones, lo que dificulta su cálculo. Sin embargo, si no conocemos cuánto nos cuestan las novillas:

  • ¿Cómo podemos saber a qué precio vender las novillas?
  • ¿Cómo valoramos económicamente la decisión de externalizar la recría?
  • ¿De qué manera intentamos aprovechar la opción de optimizar el coste?

¿Cuál es el coste de recriar una novilla? ¿Cómo se distribuyen los costes?

Para el cálculo del coste de producción de una novilla necesitamos recopilar todos los gastos a lo largo de la recría. Si además queremos hacer posteriormente un análisis más detallado es recomendable asignar cada gasto a un centro de coste (alimentación, mano de obra…) y a cada una de las fases de la recría (lactantes, crecimiento…). El Grupo de Especialistas en Recría de MSD Animal Health realizó un estudio sobre el coste de la recría en diferentes explotaciones españolas, empleando como base el modelo estático de la universidad de Pennsylvania que establece cinco centros de coste principales para cada periodo:

  1. Alimentación
  2. Mano de obra
  3. Camas
  4. Sanidad (separados en salud y reproducción en la Gráfica 1)
  5. Gastos generales
producción rumiantes

Gráfica 1. Distribución promedio de costes de recría en las explotaciones españolas analizadas (Grupo de Especialistas en Recría de MSD Animal Health, Anembe 2018).

 

Conocer en detalle cada partida nos permitirá compararnos de forma más precisa tanto con otras explotaciones como con nosotros mismos a lo largo del tiempo y la toma de decisiones de cara a ajustar los gastos de cada partida. A continuación, vamos a ver las principales particularidades identificadas en el estudio para cada centro de coste.

ALIMENTACIÓN

Sin duda se trata de la proporción más importante del gasto, que supone entre un 60 y 70% del total.

Por este motivo, el manejo de la alimentación, la selección de ingredientes y la habilidad en la adquisición de las materias primas son puntos fundamentales para optimizar esta partida. A este nivel, es crítico que no se limiten las posibilidades de crecimiento de la novilla y se cubran todas las necesidades nutricionales en las distintas fases. Pero, por otra parte, deberemos evitar un consumo excesivo de nutrientes innecesarios, debido a la fuga de dinero que esto puede suponer e incluso al posible efecto perjudicial en la novilla en algunos casos, como ocurre con el engrasamiento y exceso de condición corporal

MANO DE OBRA

Se trata de un coste muy variable entre explotaciones, siendo sin duda la fase lactante la más costosa desde el punto de vista de recursos humanos, aunque depende en gran medida de si la explotación cuenta o no con amamantadora.

GASTOS GENERALES

Estos gastos no suelen tenerse en cuenta por parte de muchos ganaderos, ya que no son gastos directos de la recría. En realidad, se trata de la imputación de un porcentaje de los distintos gastos generales de la explotación a la sección de recría. En esta partida se incluyen desde los suministros (agua, teléfono o luz) o seguros, pasando por las amortizaciones o el mantenimiento de la maquinaria. Cuando estos costes no se consideran, en realidad los ganaderos están subestimando lo que les cuestan sus novillas (Mohd Nor y col., 2015a).

CAMAS Y SANIDAD

Son partidas que pesan poco en el coste de producción de la novilla, sin embargo, tienen una gran repercusión en su resultado final. Por ejemplo, la prevención de la neumonía supone un pequeño coste en relación al impacto, tanto a corto como a largo plazo, que puede tener la enfermedad sobre la productividad.

COSTE OPERATIVO

Una vez que sumamos el importe de los cinco centros de coste durante las distintas fases de la recría, obtendremos el coste operativo de la novilla, donde se incluyen todos los gastos necesarios para su desarrollo. Sin embargo, a este valor hay que añadir algunos costes de oportunidad como el valor de la ternera al nacimiento, o el interés del dinero que se ha destinado a recriar la novilla.

COSTE TOTAL

Finalmente, para conocer el coste total de recriar una novilla tendremos que tener en cuenta el coste asociado a las bajas y sacrificios, que se obtiene del importe de lo que costaron las terneras que se dieron de baja o murieron al que se le restan los ingresos obtenidos por el matadero o la venta. Esta pérdida se reparte entre las novillas paridas que finalizaron la recría en el periodo analizado. Como cabe esperar, se trata de un coste que no se suele tomar en cuenta y que puede ser muy variable en función, sobre todo, del porcentaje de mortalidad de la recría de la granja.

producción gastos recría

Un punto importante a tener en cuenta es que el coste de producir una novilla es muy variable entre explotaciones, tal y como se observa en la Tabla 1, donde la desviación del coste respecto a la media de las explotaciones del estudio fue de +/- 307,79€. Por este motivo, tomar decisiones en base a los datos de otras explotaciones puede suponer un riego considerable.

Por otro lado, si tomamos en cuenta no solo el coste total de la recría sino también el tiempo que dura la misma, nos encontraremos con otro parámetro interesante: el coste por día de recría. En la Tabla 1 se presentan los resultados promedio de las explotaciones analizadas por el Grupo de Especialistas en Recría de MSD Animal Health. Los resultados son similares, tanto en los costes totales como en la distribución por partidas, a los de los estudios realizados en otros países (Akins y col., 2015; Mohd Nor y col., 2015b).

gastos producción rumiantes

Tabla 1. Análisis de los costes promedio de la recría en las explotaciones españolas analizadas por el Grupo de Especialistas en Recría MSD Animal Health, Anembe 2018.

Tal y como hemos visto hasta ahora, conocer lo costes de recriar una novilla, a qué y cómo se distribuyen en las distintas fases es muy importante (Heinrich y col., 2013; Boulton y col., 2017).

No obstante, si nos quedamos solo en el coste individual, corremos el riesgo de ver a la novilla como un gasto y no como una inversión en un activo de la explotación. Por este motivo, no seremos capaces de analizar el impacto económico que supone el gasto completo de la sección de recría dentro de la explotación lechera, ni de determinar cuáles son los puntos en los que debemos trabajar para ser más eficientes.

¿Qué factores influyen en el impacto económico de la recría en el negocio de la ganadería de leche?

El coste total propio de producir una novilla

En la Tabla 2 se muestran los datos reales de tres de las explotaciones analizadas por el Grupo de Especialistas en Recría de MSD Animal Health, en la que vemos que el coste de recría de una novilla es muy variable. Si comparamos el coste total de producir una novilla, éste es menor en la Granja C que en las otras dos, lo que podría indicar que se trata de la más eficiente a nivel individual. Pero… ¿es la más eficiente a nivel de rebaño? Para saberlo necesitaremos conocer otros factores que veremos a continuación.

costes económicos producción vacuno

Tabla 2. Coste de producción de una novilla en tres explotaciones españolas (Grupo de Especialistas en Recría de MSD Animal Health, Anembe 2018)

El número de terneras que es necesario recriar

La cantidad de novillas necesarias para reponer las vacas que son eliminadas cada año y así mantener el tamaño del rebaño variará en función de:

  • El porcentaje de eliminación del rebaño adulto: A mayor porcentaje de eliminación en las vacas, más novillas son necesarias para reponer esa pérdida sin que se incremente el valor contable del rebaño.
  • La edad al primer parto: Cuando la edad al primer parto se retrasa, es probable que aumente el coste individual de la novilla. Además, este retraso incrementará el número de novillas que es necesario recriar para lograr un mismo número de novillas paridas cada año.
implicaciones económicas vacuno

Tabla 3. Coste de producción de una novilla en tres explotaciones españolas (Grupo de Especialistas en Recría de MSD Animal Health, Anembe 2018)

El porcentaje de bajas en novillas:

Además de la pérdida del valor económico de las novillas como consecuencia de las bajas, el ganadero necesitará recriar más terneras para compensar los animales que no llegan al rebaño adulto. Si observamos la Tabla 3, continuando con los datos del estudio de la Tabla 2, vemos que aunque el coste individual de recriar una novilla es menor en la Granja C que en la Granja A, en realidad el coste de toda la sección de recría es superior, debido a que su porcentaje de eliminación y su edad al primer parto son mucho mayores que los de la Granja A.

Como consecuencia, la Granja C necesitará recriar un 80% de novillas respecto a las vacas presentes para mantener el tamaño del rebaño (36,5% x (26,4/12)). Mientras que en el caso de la Granja A solo necesitará un 38% de novillas versus vacas para el mismo fin (19,4% x (23,5/12)).

gastos económicos granja recría

¿Cuál es la repercusión económica de esta diferencia?

A nivel financiero, la Granja A destinará solo una parte del dinero ingresado por la venta de leche de 100 vacas para recriar las 38 novillas que necesita, mientras que la C tendrá que invertir más dinero porque precisa recriar 80 animales por cada 100 vacas, y, por tanto, dispone de menor liquidez. Esta situación se hace más evidente si el mercado se complica, con precios bajos de leche y altos en materias primas.

A nivel económico, el rendimiento de activos o retorno de la inversión que representa el beneficio obtenido por cada euro invertido, se reducirá a medida que se incrementa el porcentaje de novillas que necesitemos recriar con un mismo censo de vacas. Esto se debe a que tendremos más dinero invertido en novillas sin incrementar, en principio, el beneficio por los ingresos de leche (la explotación no crece, sino que mantiene su censo de forma más ineficiente).

Calidad de la novilla

El objetivo final en la recría debe ser conseguir una novilla de “calidad” que durante su vida adulta pueda desarrollar todo su potencial productivo y de longevidad; tal y como demuestran numerosos estudios (Bach, 2011; Brickell y Wathes, 2011; Wathes y col., 2014). Por este motivo, el productor debería trabajar para optimizar el coste sin poner en riesgo el potencial productivo de esa ternera. Desde un punto de vista práctico, nos debemos centrar en los siguientes aspectos:

  • Durante las primeras semanas de vida, será vital asegurar una correcta alimentación, salud y bienestar de la ternera, ya que es durante este periodo cuando ésta es más susceptible de enfermar y donde se ha visto una mayor repercusión de la salud sobre la productividad futura.
  • La inversión que supone implantar un plan vacunal completo, y el mantenimiento de cama abundante, limpia y seca, representa un porcentaje muy pequeño del coste de recriar una novilla, tal y como vimos previamente. Sin embargo, tendrá una repercusión muy importante en su salud y productividad futura.
  • Gestionar el censo de novillas en base a dos parámetros. La decisión de crecer o mantener estable el tamaño del rebaño adulto.
  • Ajustarse a las instalaciones disponibles para las novillas, ya que el hacinamiento es un enemigo a la hora de recriar novillas de calidad.
  • No limitar en ninguna fase los nutrientes necesarios para su desarrollo, salud y para lograr un ritmo adecuado de crecimiento.
  • No disminuir la edad de inseminación para reducir la edad al primer parto prevista con la intención de mejorar el coste de la recría si los animales para inseminar presentan poca madurez o desarrollo.

Para reducir la edad al primer parto tendremos que lograr primero crecimientos que nos permitan producir una novilla madura a la edad que queramos comenzar a inseminar. De lo contrario, las consecuencias de esta decisión serán una disminución del rendimiento reproductivo y una pérdida de producción en la primera lactación.

¿Cómo podemos valorar la calidad de las novillas que estamos recriando?

En 2013, Heinrichs y col. realizaron un análisis comparativo de la eficiencia económica en la recría de 44 explotaciones de Pennsylvania en el cual concluyeron que, en las explotaciones más eficientes, las primerizas producían al menos el 88% de la leche de las multíparas del rebaño, mientras que en las ineficientes este parámetro se reducía al 82%. Por lo tanto, comparar la producción de las primíparas con el resto del rebaño adulto puede ser un buen indicador. Otros parámetros de gran interés de cara a evaluar el retorno de la inversión de la recría a nivel de la explotación son la producción vitalicia y el porcentaje de novillas que no llega a completar la primera lactación.

Tal y como se ve en la Tabla 4, tanto en la Granja A como en la B, los animales adultos presentan una productividad y longevidad mucho mayor que la C. Como consecuencia, aunque el coste por novilla de la explotación C es inferior, cuando calculamos el coste de la novilla por tonelada de leche producida, las granjas A y B resultan ser mucho más eficientes

gastos producción vacuno

Tabla 4. Coste de producción de una novilla en tres explotaciones españolas (Grupo de Especialistas en Recría de MSD Animal Health, Anembe 2018).

Estos datos confirman que el factor económico que más repercusión tiene sobre el coste de la recría por tonelada de leche producida es, sin duda, la productividad y longevidad de sus animales, la cual está directamente relacionada con la calidad final de las novillas recriadas.

gastos en la recríaCONCLUSIONES

En el arte de recriar novillas la gestión por parte del ganadero y su técnico debería tener el objetivo claro de conseguir animales adultos que puedan expresar todo su potencial productivo y que sean longevos. Para ello, una vez definidos los objetivos, será clave trabajar en la recogida y monitorización de indicadores de la recría, como ritmos de crecimiento, datos de enfermedad, datos reproductivos o productividad en primíparas, con el propósito de analizar y tomar decisiones de manejo. Para terminar, no debemos olvidar que solo deberíamos optimizar los recursos utilizados cuando éstos no penalicen la calidad final de la novilla. Y recordad siempre que la casa que salvó del lobo a los tres cerditos fue la más sólida.

Agradecimientos: A todos los miembros del Grupo de Especialistas en Recría de MSD Animal Health por su trabajo para poder realizar los distintos estudios, recopilar los datos para escribir este artículo y por todo lo que nos han enseñado a lo largo de estos años. Y de manera muy especial a José Luis Juaristi, un verdadero maestro de la recría.

Las referencia bibliográficas están a disposición de quien las solicite.

get_the_title

MSD animal health

  • info.ies@merck.com
  • Polígono Industrial El Montalvo  C/ Zeppelin, 6 – Parcela 38 37008 - Carbajosa de La Sagrada Salamanca
    España
  • +(34) 923 190 345
  • www.msd-animal-health.es

Dejar comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas de los rumiantes.