14 Ene. 2020

Manejo y Bienestar

Manejo y Bienestar

El estrés y la conducta en los animales de producción

El estrés se define biológicamente como un conjunto de cambios fisiológicos y de conducta que se desencadenan tras un estímulo

Los dos elementos fundamentales de las respuestas de estrés están relacionadas con el eje hipotálamo-hipófisis-adrenales (HHA) y con el sistema simpático adrenomedular (SAM).

Para medirlo se utiliza la concentración plasmástica de glucocorticoides.

Tanto el HHA como el SAM cumplen una función en la movilización de energía y en la redistribución de los nutrientes hacia los tejidos.

Tanto las situaciones hostiles como las gratificantes pueden provocar una respuesta fisiológica de estrés similar.

Es por lo que puede ser engañoso considerar el estrés como sinónimo de la activación del eje HHA.

Actualmente, está demostrado que las consecuencias de un estímulo hostil en un animal no dependen sólo de dicho estímulo, si no más bien de la capacidad del animal para preverlo y controlarlo. Es por ello que se sugiere utilizar el término estrés sólo en las situaciones en las que el animal vea excedida su capacidad de regulación del organismo.

En recientes investigaciones, varias áreas del cerebro está involucradas en las respuestas a estos estímulos, y estas áreas interactúan ampliamente entre sí.

Los factores productores de estrés puede ser físicos, sociales o relacionados con el manejo. Cuando varios factores inciden sobre un animal, la respuesta será mayor que si sólo hubiese un sólo factor estresante.

El estrés produce efectos negativos sobre el rendimiento de los animales: cambios en la función inmunológica, mayor susceptibilidad a infecciones, disminución de la ingesta de alimento y de la rumia, inhibición de la secreción de oxitocina, reducción de la fertilidad….

  SISTEMA INMUNOLÓGICO  

Cuando la respuesta conlleva una liberación de glucocorticoides o catecolaminas, la respuesta inmune celular se inhibe. Algunas patologías son más susceptibles de ser potenciadas por el estrés crónico que otras.

Son enfermedades producidas por agentes como la Salmonella spp o Pasteurella spp.

  ALIMENTACIÓN Y RUMIA  

Los procesos involucrados en el efecto negativo del estrés sobre la alimentación y la rumia están en debate actualmente, pero es probable que el efecto inhibidor del estrés sobre el apetito sea consecuencia de una interacción entre los corticoides, la leptina y el CRF (Factor liberador de corticotropina).

Otras teorías sugieren que el estrés inhibe la rumia y esto a su vez reduce la digestibilidad de los alimentos que, consecuentemente, reducen el rendimiento productivo y aumentan el riesgo de acidosis ruminal.

 

Fuente: FAWEC, «Estrés en animales de granja» D.Temple, E.Mainau, X.Manteca.



Dejar comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas de los rumiantes.