17 Dic. 2019

Comercialización Eventos

Comercialización Eventos

Razas bovinas autóctonas de fomento: Avileña-Negra Ibérica

La raza Avileña-Negra Ibérica procede del Tronco Negro Ibérico y tiene su origen en las zonas montañosas del centro peninsular

La Avileña-Negra Ibérica es una raza muy rústica y bien adaptada al medio en el que vive.

La asociación que gestiona el Libro Genealógico (Asociación Española de Criadores de Ganado Vacuno Selecto de Raza Avileña-Negra Ibérica) está integrada por 341 socios y dispone de un censo de reproductoras de alrededor de 50.000 cabezas.

Esta raza refleja el ganado bovino del Tronco Ibérico más representativo de los sistemas de explotación extensivos y/o transhumantes de la Península Ibérica.

Se ha ido expandiendo hacia zonas de difícil aprovechamiento, vinculadas a espacios protegidos o reservas naturales, donde convive con la fauna y flora silvestre. Se encuentra en los diferentes sistemas montañosos del interior así como en los macizos de las zonas costeras.

Se trata de una raza con capa negra uniforme y de tamaño medio- grande. Es una raza longeva y destaca su capacidad de recorrer largas distancias. Son animales bien proporcionados, de tamaño medio y perfil de recto a subcóncavo.

La raza está ampliamente distribuida por Castilla y León, Extremadura, Madrid, Castilla La Mancha, La Rioja, Aragón, Valencia y más CCAA.

Actualmente, el objetivo de la selección genética de la raza es favorecer sus cualidades maternas, mejorar las características productivas y de calidad de carne.

Existe una variedad que se caracteriza por una capa negra-marrón oscura con alguna decoloración en la zona dorso-lumbar, orla blanca en el morro, ubres y orejas sin pigmentación. Se está recuperando actualmente y cuenta con 350 reproductoras.

El sistema de explotación de la raza es exclusivamente en extensivo, permaneciendo todo el año en pastos con cargas ganaderas entre 0,2 y 0,4 UGM/ha.

  DATOS PRODUCTIVOS  

La característica más importante a destacar en esta raza es su perfecta adaptación al entorno en el que está presente y la capacidad para producir un ternero en un intervalo de poco más de un año, con unas condiciones productivas y de calidad de carne que han permitido su reconocimiento como la primera denominación de carne fresca amparada en España y estar dentro del primer grupo aprobado en la Unión Europea como Indicación Geográfica Protegida.

Los machos son destetados y sacrificados con una edad de 12 a 14 meses con un peso de canal entre los 280 y 320 Kg. Los rendimientos medios se sitúan entre el 55-56% y el crecimiento diario en cebo de machos es de 1,5 Kg./día.

Las hembras, futuras reproductoras, efectúan la primera cubrición a la edad de 20-24 meses, con edades al primer parto entre 29 y 33 meses. Presentan una elevada fertilidad con una media del 90%, buena aptitud maternal y casi no se producen partos distócicos.

Se practica la monta natural y la proporción es de 35-40 vacas por semental. La tasa de reposición media es de un 8%, con una vida productiva de 12 partos.

Las características reproductoras permiten disponer de unas madres que no presentan ningún problema al parto, incluso cuando son cruzadas con razas cárnicas, con una fertilidad elevada y un intervalo medio entre partos de 405 días.

Hoy en día se sigue practicando la transhumancia para aprovechar los pastos de las montañas y las dehesas. Los movimientos de transhumancia tienen un recorrido medio de 250 km, realizando más o menos 25 km al día.



Dejar comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas de los rumiantes.