06 Abr 2022

La salud de la pezuña y las «tres grandes» causas de cojera: foco en la úlcera plantar

get_the_title
  • 10400 Viking Drive, Suite 200 Eden Prairie, MN 55344 Estados Unidos
  • 952-983-4000
  • www.zinpro.com



AUTOR

Marie-Laure Ocaña

Dairy Technical Services Manager, Zinpro Corporation

Tres son las lesiones principales responsables de la mayoría de las cojeras en las granjas lecheras.

Estas engloban dos tipos de lesiones no infecciosas (úlceras plantares y lesiones de la línea blanca) y una infecciosa (dermatitis digital), y forman una tríada habitualmente denominada las «tres grandes».

En este artículo veremos cómo podemos prevenir los problemas de salud de las pezuñas causados por las úlceras plantares y cuál es la mejor manera de tratar a las vacas con estas lesiones.

Las úlceras plantares acarrean un coste económico significativo como resultado de:

La pérdida de producción de leche.

El menor rendimiento reproductivo.

El adelgazamiento del animal (que experimenta un mayor riesgo de ser retirado del rebaño y sacrificado por carecer de valor económico).

El coste de reemplazar a la vaca.

 

¿CÓMO SE ORIGINAN LAS ÚLCERAS PLANTARES?

Las úlceras plantares se caracterizan por la ulceración de la planta en la zona 4 (Figuras 1 y 2), generalmente en la pezuña lateral de las patas traseras. Rara vez se ven úlceras plantares en otras pezuñas.

A menudo, las úlceras plantares comienzan con un hematoma en la zona 4.

Este hematoma inicial lo causa la presión del hueso podal o falange distal contra la dermis, desde donde se genera tejido córneo nuevo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Factores relacionados con el comportamiento

Siempre se ha creído que las úlceras plantares estaban relacionadas con el comportamiento, especialmente por pasar demasiado tiempo de pie y demasiado poco en posición acostada (<12 horas), sobre todo durante el período de transición, cuando la pezuña es más vulnerable.

Esta vulnerabilidad tiene que ver con la relajación de músculos y tendones, así como con la remodelación del tejido conectivo en las horas próximas al parto.

Estas estructuras son las que mantienen el hueso podal en su sitio y el movimiento excesivo del hueso podal dentro de la cápsula de la pezuña aumenta la presión sobre la dermis y, por ende, el riesgo de hematomas.

Asimismo, se creía que el problema empeoraba en vacas delgadas o vacas que habían sufrido una disminución excesiva de condición corporal al principio de la lactancia, lo que provocaba el adelgazamiento de la almohadilla digital.

La almohadilla digital actúa como amortiguador entre el hueso podal y la dermis.

 

La hipótesis del papel del comportamiento en el origen de las úlceras plantares también se ve reforzada por la mayor incidencia de úlceras plantares en otoño y principios de invierno, después de las altas temperaturas del verano y el aumento del tiempo que los animales pasan de pie.

Factores relacionados con la inflamación

Recientemente, se ha evidenciado que la inflamación desempeña un papel importante en la causalidad de las úlceras plantares.

La inflamación puede obstaculizar el suministro de sangre a la dermis y tener un efecto negativo en la integridad de las fibras del tejido conectivo que mantienen el hueso podal en su sitio.

El efecto de un balance energético negativo va más allá de un simple adelgazamiento del colchón digital, ya que también provoca una reducción en el suministro de glucosa necesaria para el crecimiento de los queratinocitos de la pezuña que producen el tejido córneo.

La intervención de la inflamación en la formación de las úlceras plantares explica por qué las vacas que se enfrentan a problemas como enfermedades, acidosis ruminal y trastornos metabólicos tienen un mayor riesgo de presentar úlceras plantares.

ABORDAJE HOLÍSTICO A LAS ÚLCERAS PLANTARES

Debido a la naturaleza multifactorial de las úlceras plantares, su prevención requiere un tratamiento integral. A continuación, se enumeran posibles medidas para reducir la incidencia de úlceras plantares:

El recorte funcional frecuente de las pezuñas es importante, ya que alivia la presión en la interfaz entre el hueso podal y la dermis en la zona 4 de la pezuña lateral trasera.

Para las vacas maduras es beneficioso recibir un recorte funcional 2 veces/año: 1 mes antes del secado y a los 90-110 días del inicio de la lactación.

Las novillas también se beneficiarán de un recorte funcional de 8 a 10 semanas antes del parto, pues ayudará a reducir la incidencia de úlceras plantares en la primera lactación.

Atender inmediatamente a las vacas que muestran signos de cojera ayudará a mejorar el pronóstico de las vacas con úlceras plantares obvias o incipientes.

¡Cuanto más tiempo se permita que la afección persista y se manifieste, mayores serán las posibilidades de que se produzca un daño irreversible en el hueso podal!

La acción correctora inmediata consiste en:

El modelado exhaustivo y la eliminación del tejido necrótico.

La aplicación de un bloque en la pezuña sana.

La administración de analgésicos.

Tener un cubículo cómodo y bien diseñado también mejorará las posibilidades de recuperación de la vaca.

Las úlceras plantares son una enfermedad multifactorial y, por lo tanto, su prevención requiere una estrategia integral. La gestión del tiempo, la provisión de cubículos cómodos y bien diseñados y la aplicación de protocolos eficaces de identificación de cojeras y recorte de pezuñas son clave.

Uno de los factores importantes que contribuye al control satisfactorio de la salud de las pezuñas es el tratamiento rápido y eficaz de todas las lesiones lo antes posible, junto con un programa preventivo que incluya el uso de Zinpro Performance Minerals®, como Availa® Dairy.

Leer más sobre Zinpro




REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

rumiNews Marzo 2022

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo