22 Jul 2022

Campaña de rechazo ante la reubicación de los Técnicos de Salud Pública

La centralización del colectivo de Técnicos de Salud Pública en un único edificio de la capital, dificultará el control oficial de la seguridad alimentaria y sanidad ambiental de los municipios más distantes


CSIT UNIÓN PROFESIONAL, a través del Sindicato de Técnicos de Salud Pública, STSP, ha iniciado una  campaña de rechazo  con recogida de firmas en Change.org, “Si bajan las inspecciones, suben las infecciones”.

En la campaña solicitan al Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, don Enrique Ruiz Escudero que frene la iniciativa de la Directora General de Salud Pública, Dña. Elena Andradas, referente a la inminente reorganización de la estructura que dirige, lo que supondría la reubicación de los Técnicos de Salud Pública. Los inspectores de sanidad, que se encuentran actualmente distribuidos estratégicamente por todo el territorio de la Comunidad de Madrid, van a ser trasladados a un único edificio en el centro de la capital.

Estas son las razones que alegan en la petición de firma:

1.      La centralización de los inspectores dificultará la inspección rutinaria de establecimientos, la toma de muestras y el control de enfermedades de los municipios más distantes.

2.      Esta reubicación se traducirá inevitablemente en un aumento de infecciones y enfermedades en la población.

3.      El aumento de las distancias supondrá un incremento económico del gasto público en desplazamientos y carburante.

Este hecho traerá repercusiones para los municipios madrileños en los que actualmente realizan sus labores, ocasionando una pérdida de la proximidad al ciudadano, a las empresas y a las propias corporaciones locales, tras años de estrecha colaboración entre este colectivo profesional y los correspondientes servicios municipales.

Ante esta situación, CSIT UNIÓN PROFESIONAL ha manifestado en la Consejería de Sanidad, su rechazo y disconformidad con la medida adoptada, poniendo, además, en conocimiento de las circunstancias al Presidente de la Federación Madrileña de Municipios, así como a los ayuntamientos de los municipios afectados, insistiendo en la importancia de la seguridad alimentaria y la sanidad ambiental en la salud de los vecinos madrileños.

«Este colectivo de Técnicos de Salud Pública son los responsables de realizar las labores de control oficial de los establecimientos alimentarios y de sanidad ambiental de los municipios de la Comunidad de Madrid», recuerdan desde CSIT UNIÓN PROFESIONAL.

Actualmente, estos profesionales, que se encuentran distribuidos estratégicamente por todo el territorio de la Comunidad de Madrid, realizan diariamente funciones de control y prevención de la salud pública:

  • Inspecciones en establecimientos alimentarios (restaurantes, hospitales, escuelas infantiles…).
  • Controles de la calidad del agua apta para el consumo y de las piscinas públicas.
  • Tomas de muestras para prevención de legionelosis.
  • Observaciones antirrábicas.
  • Actuaciones frente a denuncias y alertas sanitarias.
  • Control de la puesta en el mercado y comercialización de productos químicos.
  • Otras muchas actuaciones.
Hasta ahora, estas competencias han venido siendo desempeñadas por estos profesionales en aquellos municipios que carecen de suficientes medios y personal para su desarrollo.

La Dirección General de Salud Pública no reconoce la profesionalidad del colectivo de manera equiparable al resto de sanitarios de la Comunidad de Madrid. Es por esto que desde el sindicato comentan que «todos los Técnicos de Salud Pública continúan siendo discriminados y menospreciados».

  • Los inspectores de sanidad realizan diariamente funciones de prevención para proteger la salud pública: actúan ante alertas sanitarias.
  • Realizan el control de los alimentos a lo largo de toda la cadena (producción, distribución y venta).
  • Inspeccionan la seguridad alimentaria en restaurantes, escuelas infantiles, colegios, centros de mayores y hospitales.
  • Controlan la calidad del agua que consumimos y de las piscinas públicas.
  • Evitan la aparición de enfermedades muy graves como la legionelosis y la rabia.

Para poder ejercer dicha labor inspectora en el mayor número de establecimientos y empresas, y ser lo más efectivos y eficaces posibles, es necesario estar distribuidos geográficamente por toda la comunidad autónoma.

Fuentes:

CSIT

Change.org

Te puede interesar:

Cuando un veterinario de clínica gana menos que su propio reponedor

Menos ingresos de estudiantes veterinarios en las universidades Españolas

 




REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

rumiNews Junio 2022

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo