14 Ene. 2019

Manejo y Bienestar

Manejo y Bienestar

Claves para el uso responsable de antibióticos en ganado vacuno

Los antibióticos han contribuido a mejorar la salud del ganado vacuno pero las resistencias antimicrobianas son un serio problema que obliga a replantear las prácticas actuales.

Los productos antimicrobianos han sido un enorme avance a la hora de mejorar la salud y bienestar animal, siendo elementos indispensables para el tratamiento y control de las infecciones bacterianas.

Sin embargo, el uso desmedido de los antibióticos en la producción animal y en la medicina humana ha conducido a que muchos de ellos hayan perdido eficacia y a que hayan surgido bacterias multirresistentes frente a los que no existe ningún tratamiento eficaz. 

Por ello, en línea con la tendencia actual de «Una Salud», RUMA (Responsible Use Of Medicines in Agricultura Alliance) ha elaborado una serie de guías sobre el uso responsable de productos antimicrobianos en la ganadería.

En la Guía de Uso Responsable de antimicrobianos en ganado vacuno quedan recogidas las siguientes medidas que deben adoptar los ganaderos y veterinarios de vacuno para garantizar el uso adecuado de los antimicrobianos:

1.- Compromiso de los ganaderos

Todos los ganaderos de vacuno deben estar totalmente comprometidos con la producción de alimentos seguros, siendo responsables de garantizar la salud y bienestar de los animales de su granja

2.- Minimización de riesgos

Los ganaderos deben realizar un manejo que permita reducir la exposición a enfermedades y, por tanto, la necesidad de usar antibióticos y demás medicamentos.

3.- Medidas de prevención

Es importante crear, implementar y revisar periódicamente el programa sanitario y los tratamientos preventivos rutinarios, incluyendo los programas de bioseguridad, vacunación y desparasitación, así como los protocolos de control de enfermedades. 

4.- Manejo y alojamiento

El uso de antibióticos no puede sustituir a unas condiciones adecuadas de manejo y de alojamiento. Solo es aceptable usar estos productos como tratamiento veterinario complementario a un buen sistema de manejo, nutrición, vacunación, bioseguridad e higiene.

5. Prescripción veterinaria

La administración medicamento sujeto a prescripción veterinaria solo debe iniciarse tras la aprobación formal del veterinario, únicamente tras el establecimiento de un diagnóstico, siguiendo escrupulosamente  las indicaciones relacionadas con la dosis y pauta de administración.

El veterinario responsable de la explotación debe conocer todos los medicamentos administrados a los animales con el fin de poder evitar reacciones adversas.

6.- Diagnóstico

La prescripción del antibiótico debe hacerse en base a un diagnóstico real, siendo importante tomar las muestras adecuadas para el análisis y poder elegir el antibiótico apropiado. 

7.- Control de enfermedades

  • Antes de introducir cualquier animal en un rebaño, es esencial que pasen un periodo de cuarentena para detectar si son portadores de algún agente patógeno.
  • Los animales enfermos, o susceptibles de estarlo deben ser aislados de los demás para evitar la propagación de la enfermedad.
  • Se debe evitar exponer a los animales a factores estresantes que puedan comprometer su estado inmunitario.
  • No hay ningún sustituto para unas buenas condiciones higiénicas, siendo esencial implementar unas correctas prácticas de limpieza y desinfección de todas las instalaciones.
  • Asegurarse el encalostrado adecuado de los animales es un pilar básico para potenciar un sistema inmunitario fuerte desde el inicio. Adicionalmente, los productos suplementarios como vitaminas y antioxidantes son útiles favorecer que los animales estén mejor preparados para afrontar las infecciones.

8.- Origen de los antibióticos

Todos los medicamentos empleados en la granja deben emplearse únicamente en la misma, no debiendo compartirse con otras.

Se debe evitar mezclar productos en la misma jeringuilla sin consultarlo previamente con el veterinario, ya que podría resultar en la pérdida de eficacia del principio activo o la aparición de efectos adversos con consecuencias negativas para los animales y para el consumidor. Asimismo, no conviene mezclar más de un antibiótico salvo que lo especifique expresamente el veterinario.

9.- Administración y duración del tratamiento 

Es importante calcular la dosis adecuada al peso de los animales y que se realice el tratamiento completo.

10.- Respetar el periodo de espera

Es crucial comprobar que se cumple con el periodo de espera para el producto antes del sacrificio de los animales tratados o de la inclusión de la leche procedente de vacas tratadas en el tanque de la leche.

Este periodo de espera es específico del producto empleado estando indicado en la etiqueta o ficha técnica del mismo.

Descargar guía completa del RUMA sobre el Uso Responsable de Antimicrobianos en producción ganadera

Fuente: RUMA

Dejar comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas de los rumiantes.