AUTOR

Antonio González de Bulnes López

Dpto. de Reproducción Animal, INIA. Dpto. de Toxicología y Farmacología, Facultad de Veterinaria, UCM

Paula Martínez Ros

Dpto. Producción y Sanidad Animal, Facultad de Veterinaria, Universidad Cardenal Herrera-CEU, CEU Universities

¿Protocolos de sincronización sin hormonas sintéticas en ovino?

La eficiencia reproductiva es un punto clave en la eficiencia productiva global de las explotaciones ovinas, como en el resto de explotaciones ganaderas, ya que facilita la mejora de las producciones por selección de reproductores y por aumento de la fertilidad y prolificidad de los rebaños. Por ello, es absolutamente necesario un adecuado manejo reproductivo.

Concretamente, en el ganado ovino, las actuaciones fundamentales son:

Control de los periodos de monta

El control de los periodos de monta tiene como objetivo:

  1. Producir lotes de corderos homogéneos a lo largo del año en el caso de ovino de carne
  2. Suministro continuo de leche en el caso de ovino de leche para abastecer la demanda del mercado, superando la limitación estacional en la oferta del producto y aumentando su valor económico.

Aquellos ganaderos capaces de poner en el mercado productos “fuera de estación”, se benefician de los precios más altos que rigen durante el invierno, aumentando así su rentabilidad.

Aplicación de inseminación artificial

La inseminación artificial facilita la introducción y difusión de machos mejorantes y la interconexión entre rebaños.

En la consecución de estos objetivos se hace necesaria la aplicación de protocolos de reproducción asistida que conllevan con frecuencia la utilización de tratamientos de inducción y sincronización de celos y que están basados, generalmente, en la utilización de hormonas exógenas.

La sincronización del celo, en el caso de los pequeños rumiantes, se realiza habitualmente mediante la manipulación de la fase luteal del ciclo sexual.

La progesterona, o sus análogos (progestágenos), son las hormonas más utilizadas para la sincronización de estros en pequeños rumiantes. Habitualmente, estos tratamientos se aplican mediante dispositivos intravaginales con una duración de aproximadamente dos semanas, ya que deben superar la vida media de un posible cuerpo lúteo en el ovario.

En la actualidad, el uso de estos protocolos se ve condicionado por una mayor sensibilidad general por parte de la sociedad con respecto al bienestar de los animales empleados en producción, que percibe de forma negativa el uso de esponjas vaginales durante periodos de tiempo largos.

A esto habría que sumarle que los consumidores, a nivel mundial, están comenzando a demandar, cada vez más, alimentos libres de residuos farmacológicos. De hecho, cada día crece el número de estados que exigen a sus productores, importadores y exportadores, que respeten prácticas sostenibles sin uso de hormonas sintéticas. Por ello, en la actualidad, el empleo de progestágenos para sincronización del celo en diversas especies domésticas está siendo objeto de revisión.

En el caso concreto de la Unión Europea se está limitando el uso de estas sustancias por generar residuos en las canales de animales (Unión Europea, 2010) (Reglamento (UE) 37/2010 de la Comisión, de 22 de diciembre de 2009).

 

Estos condicionantes implican la necesidad de llevar a cabo prácticas que minimicen o eviten completamente el uso de tratamientos hormonales, disminuyendo, así, riesgos potenciales para la salud humana originados por los residuos presentes en productos de origen animal, y mejorando, en lo posible, el bienestar animal.

Por ello, el objetivo de nuestras investigaciones persigue la identificación y desarrollo de





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas