16 Nov. 2018

Patología

Patología

Salud de terneras – Vacunación frente a diarrea neonatal y neumonía

La diarrea neonatal y las neumonías son las principales enfermedades a tener en cuenta en la recría, siendo importante contar con un buen programa vacunal.

A lo largo de los últimos años, se ha investigado mucho sobre la importancia de la fase lactante en las terneras y su repercusión a largo plazo en la vida productiva.

La importancia de las primeras semanas de vida

A día de hoy, numerosos estudios han demostrado que tanto el calostro como el ritmo de crecimiento en las primeras semanas de vida tienen una clara repercusión sobre la futura producción lechera.

Sin embargo, todavía en muchas explotaciones lecheras se considera un éxito que las terneras no enfermen gravemente durante sus primeros meses de vida, dando escasa relevancia al hecho de tener muchas terneras que enfermen y requieran tratamiento. Sin darse cuenta de que para conseguir animales adultos que puedan desarrollar todo su potencial genético y productivo es indispensable que las terneras crezcan sanas en las primeras fases de vida y con un buen ritmo de crecimiento.

Distintos estudios demuestran que el padecimiento de enfermedad durante los primeros meses de la recría presenta efectos con repercusiones sobre toda la vida productiva del animal:

EFECTOS A CORTO PLAZO:

Necesidad de tratamientos

Menor crecimiento

Mayor riesgo de mortalidad

EFECTOS A LARGO PLAZO:

Menor producción

Retraso en la edad al primer parto

Mayor riesgo de mortalidad/eliminación, con una menor vida productiva

(Dunn et al 2018; VanAmburgh et al., 2014; Meganck et al., 2014; Furman-Fratczak et al., 2011; Van der Fels-Klerx et al., 2002).

Además, diferentes trabajos han demostrado que las terneras que enferman de diarrea neonatal presentan mayor riesgo de presentar neumonía (Van der Fels-Klerx et al., 2002; Jan Hultgren et al., 2008).

 

Para reducir la incidencia de la diarrea neonatal en las terneras podemos aplicar un programa vacunal frente a Rotavirus, Coronavirus y E. coli a las madres, en el último tercio de gestación, de forma que las terneras reciban inmunidad específica a través del calostro.

Vacunación e inmunidad calostral – La mejor defensa

   DIARREAS NEONATALES   

A modo de ejemplo de la eficacia de la vacunación en la prevención, un estudio realizado en 2015 en la universidad de Gante evaluó la disminución de diarrea neonatal entre dos grupos de terneros:

1. Grupo de terneros control que recibieron calostro de madres sin ningún protocolo vacunal.

2. Grupo de terneros cuyas madres estaban vacunadas frente a Rotavirus, Coronavirus y E. coli.

Los resultados del estudio evidenciaron que el grupo de terneros de madres vacunadas presentaban un 26% menos de enfermedad (Meganck et al., 2015).

   NEUMONÍAS   

En el caso de la prevención de las neumonías, sí que podemos vacunar a las terneras de forma temprana, eso sí, utilizando vacunas que cuenten con indicación para vacunar a edades tempranas a las terneras lactantes.

   AGENTES PATÓGENOS   

Entre los principales agentes implicados, se encuentran tanto virus (IBR, VRS, PI-3, etc.) como bacterias (M. haemolytica, P. multocida, etc.). Por lo general, los virus actúan como iniciadores, siendo las bacterias las que a continuación ocasionan las lesiones que darán lugar al cuadro clínico.

 

¿Un programa vacunal integral?

Por todo ello, en este estudio nos planteamos el interés de aplicar planes vacunales que engloben ambas enfermedades, incluyendo tanto la vacunación de los terneros frente a neumonías (utilizando una vacuna inactivada frente a VRS, PI3 y Mannhemia haemolytica, Bovilis Bovipast RSP®), como la vacunación de las madres en el secado frente a las principales causas de diarrea neonatal (vacunando frente a Rotavirus, Coronavirus y E. coli con Rotavec Corona®), de cara a mejorar el resultado global de salud y el crecimiento de las terneras lactantes.

La explotación del estudio vacunaba para prevenir la neumonía en las terneras con Bovilis Bovipast RSP® pero presentaba problemas de diarrea neonatal durante las primeras semanas de vida, a los que no se daba especial importancia dado que no ocasionaban altas tasas de mortalidad.

  1.- PROGRAMA VACUNAL  

 

Cuarenta animales gestantes fueron asignados aleatoriamente a 2 grupos de estudio:

  • Un grupo vacunado con Rotavec Corona®
  • Un grupo sin vacunar que fue considerado el grupo control

Finalmente se incluyeron en el estudio 24 terneras frisonas. Posteriormente, todas las terneras recibieron la primera dosis de Bovilis Bovipast RSP® entre 15 y 35 días de vida y la segunda dosis 28 días más tarde.

  2.- ENCALOSTRADO  

Tras el parto de las vacas incluidas en el estudio, se administró a las terneras los calostros frescos recién ordeñados y se identificó la correspondencia calostro-ternera, desconociendo el operario de la granja a qué grupo pertenecía cada animal para asegurar el ciego. Además, se tomaron muestras de suero de las terneras, entre uno y siete días de vida, para evaluar el encalostrado mediante refractometría.

De los 24 animales incluidos en el estudio, doce fueron asignados a cada grupo de estudio. Tuvimos que eliminar un caso del grupo control ya que la ternera nació con paladar hendido.

En el estudio se incluyeron tanto vacas como novillas siendo el número medio de partos de cada grupo de 2,8 y 2,3 en los grupos Rotavec y Control, respectivamente.

  3.- MONITORIZACIÓN

   ESTADO GENERAL   

Para la monitorización de la enfermedad en las terneras, además de los registros de diagnósticos y tratamientos administrados por el personal de la explotación se realizó una visita cada 2 semanas en la cual se revisó el estado de salud de todas las terneras mediante el score de McGuirk (Universidad de Wisconsin), tanto para diarrea neonatal como para neumonía.

Asímismo, para una monitorización más precisa y objetiva del respiratorio se evaluó la presencia de lesión pulmonar mediante ecografía siguiendo la metodología de clasificación de Ollivett y Buczinski (2016).

Para el diagnóstico de enfermedad, se tomaron en cuenta:

Los casos diagnosticados en la propia granja durante las revisiones

Los indicadores durante las visitas:

  • Diarrea o alopecia en la parte trasera de la ternera
  • Presencia de lesiones pulmonares ecográficas junto al score de McGuirk >5 para las neumonías

   CRECIMIENTO   

Finalmente, para monitorizar el crecimiento, se estimó el peso de las terneras en las distintas visitas de monitorización mediante la medición del perímetro torácico con la cinta de Nasco.

 

   DIARREAS NEONATALES   

Los resultados del seguimiento pusieron de manifiesto la reducción drástica del padecimiento de diarrea en el grupo vacunado con Rotavec donde un 33% de las terneras padecieron diarrea frente al 90,9% en el grupo control.

Para identificar las causas de la diarrea, se realizó el kit Rainbow CalfScour K288 (Bio-X Diagnostics, Bélgica) en algunos terneros afectados de diarrea neonatal resultando:

Dos terneros del grupo Rotavec positivos a criptosporidiosis

Un ternero del grupo Control positivo a Rotavirus

   NEUMONÍAS   

Durante el primer mes de vida:

Las terneras del grupo Rotavec no presentaron lesiones pulmonares por ecografía ni neumonía clínica.

En el grupo control, tres terneras presentaron lesiones pulmonares a edades muy tempranas.

Al continuar el seguimiento hasta el destete, solo una ternera del grupo Rotavec padeció neumonía, mientras que en el grupo control 4 terneras más presentaron lesiones pulmonares a edades muy tempranas.

El riesgo relativo de enfermar de diarrea en las terneras no vacunadas fue 2,72 veces mayor que en las terneras vacunadas. Aún en mayor medida, el riesgo de enfermar de neumonía antes del destete fue 7,63 veces mayor en las terneras del grupo control no vacunado que en las encalostradas de madres que habían sido vacunadas con Rotavec.

Todo ello, evidencia el interés de realizar un programa vacunal completo para proteger a las terneras, tanto en la fase lactante como en el postdestete, y lograr mejores resultados de salud.

Desafortunadamente, a pesar de haber realizado el encalostrado de forma ciega, las terneras del grupo control presentaron un mayor porcentaje de fallo de encalostrado (50 vs 25%) lo que pudo haber afectado negativamente a la morbilidad de este grupo, por lo que realizar nuevos estudios que confirmen estos resultados sería de gran interés.

En conclusión, la aplicación de un plan vacunal completo que incluya ambas vacunas (Rotavec Corona® y Bovilis Bovipast RSP®) parece tener un resultado sinérgico mejorando los indicadores de salud de las terneras, al reducir la morbilidad tanto de diarrea neonatal como de neumonía, y con ello previsiblemente los resultados productivos futuros de la recría.

Dejar comentario