Uso de lactoreemplazantes en producción de vacuno lechero

Los lactoreemplazantes son una herramienta muy utilizada en las granjas de vacuno para alimentar las terneras en la etapa inicial.

Se trata de sustitutos de leche que aportan los nutrientes necesarios para la ternera durante las primeras semanas de vida. Saber elegir un lactoreemplzante adecuado es fundamental para maximizar el potencial genético de los animales y minimizar los costes económicos.

Además, un lactoreemplazante adecuado es clave para el correcto crecimiento, desarrollo y salud de las terneras. Aportan una serie de ventajas:

  • Coste de utilización menor que la leche de vaca.
  • Alimentación equilibrada.
  • Alimento homogéneo.
  • Mayor bioseguridad.
  • Mayor comodidad.

A la hora de elegirlo, hay que fijarse en 2 aspectos fundamentales: la cantidad y la calidad.

CANTIDAD

Los lactoreemplazantes disponibles en el mercado difieren en la cantidad de proteína y grasa. Esto es importante, ya que el crecimiento de las terneras depende de la cantidad de proteína y energía consumida al día. Los porcentajes de proteína y grasa del LR tienen un efecto directo en el rendimiento de los animales.

La composición de proteína puede variar entre el 18-30%. Un LR ideal no debería tener un porcentaje inferior al 24%.

Cuanto mayor sea el porcentaje de proteína, más afectados se ven otros componentes de crecimiento en terneros prerumiantes, incrementándose la deposición de tejido magro, la retención de nitrógeno y la eficiencia.

Respecto a la grasa, los porcentajes deben oscilar entre el 10-28%, aunque los valores estándar suelen encontrarse entre el 18-22%..

Los porcentajes de grasa y proteína no pueden interpretarse por separado. Alimentar terneras con porcentajes elevados de proteína sin proporcionarles la energía necesaria para metabolizarla, resulta en un proceso costoso para el animal (aumentan las pérdidas de nitrógeno y disminuye el rendimiento).

CALIDAD

Es importante conocer y escoger bien las fuentes de proteína para los lactoreemplazantes. Las fuentes de proteína que se utilizan en los LR se dividen según su origen:

  • Lácteo: suero lácteo, leche descremada y caseína.

En Estados Unidos las proteínas de suero lácteo son las más utilizadas; en Europa predomina la leche descremada.

  • No lácteo: proteína vegetal (soja, trigo, patata…).

Aunque estas fuentes de proteína son más económicas, no equivalen a la proteína láctea. Las terneras muy jóvenes no son capaces de digerir de forma eficiente proteínas que no sean de origen lácteo.

Otro factor que ayuda a valorar la calidad de la proteína es el contenido en fibra presente en el LR. La fibra bruta está relaciona con la cantidad de proteína vegetal que pueda contener el LR.

Las principales fuentes de energía deben proceder de la lactosa y de grasa altamente digestible. La ternera no es capaz de digerir correctamente grasa insaturadas.

Las fuentes de grasa más utilizadas a nivel europeo provienen de aceites vegetales, como el aceite de palma o de coco, ácidos grasos de cadena media que presentan coeficientes de  digestibilidad entre el 92-96%.

 

Fuente: blog.especialistasennovillas.es, Javier Heras Sánchez.




REVISTA rumiNews +


Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Revista rumiNews septiembre 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

 

Entrevistas
rumiNews en
Youtube

 
logo