20 Jun. 2018

Manejo y Bienestar

Manejo y Bienestar

Utilizan ovejas y cabras para podar viñas en el Penedés

La campaña de poda en la bodega Loxarel (Vilobí del Penedés) se ha iniciado con unos comensales especiales, un rebaño de ovejas y cabras, prescindiendo de los métodos tradicionales.

Las cabras y las ovejas son reconocidas por su capacidad para aprovechar los restos vegetales que los demás animales se dejan atrás y siempre han contribuido a la limpieza de los campos de maleza. Por ello, la Bodega Loxarel ha optado por iniciar su campaña de poda de sus viñas con un toque “eco“, dejando esta labor a un rebaño de ovejas y cabras en vez de emplear las tradicionales técnicas manuales o mecánicas basadas en el uso de tractores. 

Esta iniciativa es la base para una agricultura biodinámica, teniendo la acción de estos animales tiene una doble ventaja:

  • El rebaño se come las hojas para dejar al descubierto la uva, de forma que pueda recibir mejor los rayos del sol, madurando en las condiciones óptimas y evitando la podredumbre.
  • El paso de más de 100 cabras y ovejas entre los viñedos permite un “labrado” natural de la tierra.

 

Salvador Queraltó, el pastor encargado del rebaño asegura que el ganado tiene un gran valor como herramienta de poda, y que disfrutan enormemente de pastar en los viñedos sin comerse el fruto que, en el momento de la poda, no son apetecibles para los animales.

“La gracia es que disfruten de la comida como bien lo hacemos nosotros”, comenta Queraltó.

Este tipo de iniciativa, basado en el cultivo biodinámico, es una apuesta por la sostenibilidad ambiental que aúna la gran capacidad de aprovechamiento de estos animales con la necesidad de buscar alternativas viables a la mecanización de los campos, y tal y como señala Queraltó, “si no se apuesta más por la agricultura ecológica, por mucho que todo lo vemos verde, dentro de unos años las bestias no tendrán vida“. 

Fuente: LA VANGUARDIA

Dejar comentario