0
 
22 Mar 2024

Salud de la ubre: Aprovechar el poder de los postbióticos (2ª parte)

Bienvenidos de nuevo a nuestra exploración de la salud de la ubre en las vacas lecheras

En la Parte 1, examinamos las intrincadas conexiones entre nutrición e inmunidad, y cómo esto puede afectar a la aparición de mastitis en una vaca lechera. Ahora, nos centramos en una frontera innovadora: los aditivos postbióticos para piensos. Acompáñenos en la exploración de investigaciones convincentes que muestran el impacto positivo de los postbióticos en la reducción de la incidencia de mastitis y el apoyo a la salud general de la ubre. Sumerjámonos en el reino de las intervenciones nutricionales preventivas y su potencial para revolucionar las explotaciones lecheras.

Los postbióticos pueden tener un impacto positivo en la reducción de la mastitis

Nuestro objetivo es alimentar el sistema inmunitario de forma que ayude a mantener la salud de la ubre. La incorporación de los nutrientes clave que comentamos en la Parte 1 (por ejemplo, vitaminas, minerales y aminoácidos) puede ser crucial y tener un gran impacto. Sin embargo, podemos ir un paso más allá e incorporar aditivos alimentarios como suplementos para obtener efectos beneficiosos adicionales.

Las intervenciones nutricionales que hacen hincapié en el sistema inmunitario y la prevención, más que en la curación de la mastitis, han despertado un gran interés entre los investigadores, las empresas de piensos y los productores, especialmente para reducir el uso de antibióticos en las explotaciones lecheras. Aquí es donde entra en juego un aditivo postbiótico natural para piensos.

La investigación ha demostrado los beneficios directos de la alimentación de las vacas lecheras con un aditivo postbiótico para piensos sobre la salud de sus ubres.

Los prometedores resultados relativos a los efectos positivos sobre la salud de la ubre (por ejemplo, la reducción de la incidencia de mastitis y las puntuaciones de células somáticas) de los aditivos alimentarios postbióticos, específicamente un producto de fermentación de Saccharomyces cerevisiae (SCFP) disponible comercialmente, estaban surgiendo de su uso en el campo y fueron reportados oficialmente por primera vez por el Dr. Jim Ferguson (Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pensilvania) en 2018.

Observó una reducción tanto de la incidencia de mastitis como de las puntuaciones mensuales de células somáticas DHI en las lecherías que utilizaron el producto durante un año completo en todo Estados Unidos en comparación con su año anterior de funcionamiento.

Para comprender mejor su mecanismo de acción, el Dr. Juan Loor (Universidad de Illinois) realizó un estudio para evaluar el impacto del mismo postbiótico SCFP durante un caso de mastitis clínica inducido experimentalmente. Se alimentó a las vacas con una dieta de control o con una dieta suplementada con el aditivo postbiótico SCFP. A continuación, se infectaron en el cuarto trasero derecho con 2500 UFC de Streptococcus uberis, un patógeno ambiental común de la mastitis. Al cabo de 36 horas, se recogieron muestras de tejido de la ubre y se inició el tratamiento antibiótico.

Al final del desafío (36 horas después de la infección), el recuento de células somáticas del cuarto infectado era cuatro veces mayor en las vacas control que en las que consumieron el aditivo postbiótico. Esto se debió a una mayor capacidad de eliminación de patógenos de sus células inmunitarias y a un aumento de la resistencia al daño del tejido de la ubre en comparación con las vacas de control. Estas defensas reforzadas permitieron a las vacas alimentadas con postbióticos mantener una mayor ingesta de alimento y una mayor producción de leche, tanto durante el desafío como en el mes siguiente.

El recuento de células somáticas del cuarto infectado era cuatro veces mayor en las vacas control que en las que consumieron el aditivo postbiótico.

El estrés por calor también puede comprometer la reproducción, la productividad y la salud de una vaca lechera. Entre estos efectos negativos, la disminución de la producción de leche y el aumento del SCC de la leche a granel durante el verano son los más reconocidos y están directamente relacionados con la salud de la ubre.

Por ejemplo, el laboratorio del Dr. Lance Baumgard (Universidad Estatal de Iowa) incluyó en la dieta de las vacas lecheras el aditivo postbiótico para piensos SCFP, estudiado previamente, y después las sometió a un desafío de estrés térmico de una semana de duración mediante mantas de calor eléctricas.

En comparación con las vacas de control no alimentadas con el aditivo postbiótico y también sometidas a estrés térmico, las alimentadas con SCFP presentaron casi un 50% menos de cortisol plasmático, la hormona inmunosupresora relacionada con el estrés, y mayores cantidades de células inmunitarias en sangre (entre un 9 y un 26% más, según las células consideradas). Así pues, no es de extrañar que las vacas alimentadas con postbióticos tuvieran un recuento de células somáticas un 36% inferior durante el intenso desafío del estrés térmico.

Los postbióticos son un elemento clave para la salud de la ubre y más allá

La nutrición desempeña un papel vital en la funcionalidad del sistema inmunitario de la vaca. Trabaja en sinergia con la fisiología de la vaca para mantener su salud general y una fuerza inmunitaria óptima.

Las deficiencias en nutrientes clave reducirán en gran medida las defensas inmunitarias de las vacas lecheras, por lo que alimentar según las necesidades, sin escatimar en gastos, debe ser la base de toda explotación lechera. Sin embargo, nuevas investigaciones demuestran que una suplementación específica puede reforzar la función inmunitaria más allá de lo que se considera normal o medio. Esto permite a los rebaños tolerar mejor las tensiones comunes de producción y los desafíos de la ubre, para la salud y el rendimiento en general.

Se ha demostrado que un aditivo postbiótico SCFP mantiene y refuerza una mejor salud de la ubre, ya que prepara al sistema inmunitario para iniciar una respuesta fuerte y satisfactoria a los desafíos, al tiempo que previene los daños causados por los patógenos y la propia inflamación.

Como el sistema inmunitario no se centra únicamente en defender la glándula mamaria, esta estrategia nutricional centrada en potenciar la salud de la ubre tendrá grandes efectos en todos los demás sistemas, generando beneficios de retorno en la reproducción y en la salud intestinal, de las patas y respiratoria.

De hecho, ya están apareciendo resultados en la literatura científica. Los terneros jóvenes suplementados con el aditivo alimentario postbiótico tienen una mayor resistencia a un desafío viral respiratorio, o a una coinfección viral-bacteriana, y mantienen una mejor salud durante los desafíos con patógenos intestinales, tanto bacterianos como parasitarios.

Las vacas en transición que consumieron el postbiótico SCFP a partir del secado o del cierre tienen menos problemas inflamatorios y metabólicos y mejoran su rendimiento en lactación.

Y por último, pero no por ello menos importante, los resultados recientes están arrojando luz sobre el papel de los aditivos postbióticos en la prevención y mitigación de la dermatitis digital, tanto en entornos de investigación como en realidades comerciales.

 

 

 

 




 
 

REVISTA

Revista rumiNews Junio 2024

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


Materias Primas

logo