0
 
06 Mar 2024

Salud de la ubre: Aprovechar el poder de los postbióticos (1ª parte)

¿Cúal es el poder de los postbióticos en la ubre?

La mastitis, un problema persistente en las explotaciones lecheras comerciales, exige una comprensión global y un enfoque estratégico. En esta serie de 2 partes, profundizamos en los aspectos críticos de la salud de la ubre, centrándonos en el papel fundamental de la nutrición. En la Parte 1, examinamos la intrincada relación entre la dieta y la mastitis, explorando cómo las opciones nutricionales afectan a la función inmune y al bienestar general de la ubre.

Acompáñanos en este viaje para descubrir los matices del mantenimiento de rebaños lecheros sanos y las implicaciones económicas asociadas.

 

La mastitis, una inflamación de la glándula mamaria, es uno de los problemas clínicos más registrados y seguidos en las explotaciones lecheras comerciales. Según estudios norteamericanos recientes, es una de las causas más comunes de morbilidad en vacas lecheras adultas. Con unos costes anuales de prevención que oscilan entre 70 y 100 dólares por vaca, el impacto económico de esta enfermedad es evidente.

 

Buenos indicadores de la salud de la ubre son el recuento de células somáticas del tanque y la tasa de incidencia de mastitis. Las células somáticas son una combinación de células desprendidas de la ubre (células epiteliales, 20-30%) y células inmunitarias que siempre están presentes en la leche (70-80%). Estas últimas están formadas principalmente por glóbulos blancos: su concentración aumenta en respuesta a las infecciones por bacterias causantes de mastitis.

Gracias a un esfuerzo constante, los ganaderos estadounidenses lograron mejorar la salud de la ubre de sus rebaños, alcanzando en 2015 un recuento medio de células somáticas del tanque a granel ponderado por leche de 194.000 células/mL, un 25% menos que 10 años antes. Sin embargo, a pesar de los avances en el tratamiento y la prevención, la incidencia de mastitis en la misma geografía aumentó del 13% al 25% en el mismo periodo de tiempo (sobre todo debido a una mejor detección). Esto significa que, de media, 25 de cada 100 vacas tienen un caso de mamitis clínica en la lactación actual.

Las vacas con un sistema inmunitario más fuerte obtienen mejores resultados

Múltiples factores contribuyen a las tasas de mastitis, como la gestión del entorno y las instalaciones, el equipamiento y el mantenimiento de la sala de ordeño, los procedimientos de ordeño y la genética del rebaño. Sin desacreditar la importancia de todos ellos, a menudo se pasa por alto la dieta como factor contribuyente, pero muchos nutrientes desempeñan un papel en el mantenimiento y el refuerzo del sistema inmunitario de las vacas lecheras. Aunque una mala alimentación por sí sola no es necesariamente la causa de la mastitis, puede facilitar que las bacterias traspasen las defensas inmunitarias de las vacas y se establezcan en la ubre, dando lugar a más casos.

El sistema inmune tiene numerosos componentes diferentes, tanto patógenos específicos como no específicos, que pueden reducir o eliminar la invasión bacteriana de la glándula mamaria. La nutrición puede afectar a estos componentes de diversas maneras, dando lugar a una función inmunitaria subóptima o reforzada.

En primer lugar, las células inmunitarias necesitan nutrientes específicos, y cuando se alimenta a las vacas con una dieta que carece de ellos, esto puede mermar sus defensas, al tiempo que se sigue proporcionando una nutrición adecuada para otras funciones importantes, como la producción de leche y componentes. Así, mientras que una dieta puede favorecer una producción sustancial de leche, al mismo tiempo puede aumentar el riesgo de mastitis debido a una función inmunitaria deficiente.

En segundo lugar, una nutrición adecuada puede reducir la aparición de condiciones metabólicas (por ejemplo, síndrome de la vaca gorda, cetosis, hipocalcemia) que suprimen la inmunidad, ayudando a reducir el riesgo de mastitis. Por último, la nutrición puede ir más allá del cumplimiento de los requisitos y potenciar la función inmunitaria por encima de la media.

La nutrición puede desempeñar un papel importante

Hasta tres cuartas partes de todos los casos de mastitis clínica se producen al principio de la lactación, y la mayoría de ellos se diagnostican en las primeras semanas tras el parto. Esto se debe en parte a la alta incidencia de desórdenes metabólicos, que no sólo tienen un impacto negativo en el rendimiento productivo, sino que también afectan negativamente a las funciones inmunitarias de las vacas. Las dietas para vacas secas y de lactación tardía deben formularse con los niveles adecuados de energía para evitar el subacondicionamiento (puntuación de condición corporal < 2,75) o el sobreacondicionamiento (puntuación de condición corporal > 3,5) de los animales que se acercan al parto. Ambas situaciones se han relacionado con una transición fallida a la lactación y un mayor riesgo de enfermedades inmunodepresoras, lo que conlleva un mayor riesgo de contraer mastitis.

En cuanto a nutrientes más específicos, los aminoácidos pueden reforzar el sistema inmunitario. Se ha demostrado que el aumento de la concentración dietética de donantes de metilo, como la metionina o la colina, mejora la capacidad de las células inmunitarias para eliminar patógenos durante el delicado periodo de transición, lo que repercute directamente en la incidencia general de enfermedades de la vaca. También contribuyen a la producción de glutatión y taurina, 2 potentes antioxidantes.

La taurina también beneficia directamente a las células inmunitarias y tiene propiedades antiinflamatorias.

La suplementación con glutamina también ha mostrado resultados positivos. Este aminoácido no es esencial, lo que significa que la vaca puede producirlo por sí sola sin necesitarlo de la dieta. Sin embargo, su uso por parte de las células inmunitarias activadas durante eventos inflamatorios aumenta drásticamente más allá de la capacidad productiva de la vaca, lo que lo convierte en «condicionalmente esencial». Se ha demostrado que la suplementación de glutamina extra en forma protegida del rumen a las vacas en transición reduce el recuento de células somáticas.

Desgraciadamente, este producto sólo está disponible en el ámbito de la investigación y todavía no existe una versión comercial para los nutricionistas lecheros.

El equilibrio del calcio también debe ser uno de los objetivos de las dietas de transición, ya que las vacas que desarrollan fiebre puerperal tienen un riesgo mucho mayor de desarrollar mastitis. La falta de calcio afecta a la ubre tanto directa como indirectamente. Las células inmunitarias necesitan calcio para funcionar correctamente, al igual que los músculos del esfínter del pezón, la barrera física que impide la entrada de bacterias en la ubre. Las vacas afectadas también tienden a pasar más tiempo echadas, lo que aumenta la exposición de la ubre a los patógenos, y tienen mayores niveles plasmáticos de cortisol, una hormona del estrés capaz de suprimir las funciones inmunitarias. La formulación de dietas para vacas secas que aporten las cantidades adecuadas de calcio, fósforo y magnesio, y que contengan el equilibrio catiónico-aniónico correcto, puede reducir la incidencia de mastitis gracias a la mejora del estado del calcio.

De todos los nutrientes que afectan a la inmunidad y previenen la aparición de mastitis, los oligoelementos como el selenio, el cobre, el zinc y las vitaminas como la vitamina A/β-caroteno, la vitamina D y la vitamina E se encuentran entre los más investigados y los que tienen mayores efectos sobre la salud de la ubre. Como componentes básicos del sistema antioxidante de la vaca, ayudan a prevenir daños en las células de todo el organismo del animal, incluidos el tejido de la glándula mamaria y las células inmunitarias.

La mayoría de las veces, la formulación de dietas que incluyan una cantidad adecuada de estos micronutrientes y cumplan sus requisitos recomendados permitirá mantener una función inmunitaria adecuada. El aumento de las dosis de vitamina E y selenio por encima de los requisitos de la NASEM ha demostrado ser eficaz para reducir el recuento de células somáticas y la incidencia de mastitis, mientras que todas las demás vitaminas y minerales mencionados han mostrado resultados inconsistentes cuando se administran por encima de los requisitos.

Aunque las vitaminas y los minerales desempeñan un papel importante en la funcionalidad del sistema inmunitario, hay que tener cuidado y ser conscientes de no suministrar demasiada cantidad de estos últimos, ya que puede ser perjudicial. Todo es un acto de equilibrio.

La nutrición es esencial para prevenir la mastitis

Al concluir la Parte 1, es evidente que la nutrición es esencial para prevenir la mastitis. Sin embargo, hay más en la historia. En la Parte 2, desentrañaremos el apasionante mundo de los aditivos postbióticos para piensos. Los postbióticos ofrecen un enfoque proactivo para reforzar el sistema inmunitario, con el objetivo no sólo de tratar, sino de ayudar a prevenir la mastitis. Permanece atento a la próxima semana, en la que exploraremos una investigación pionera y sus implicaciones para la salud de la ubre de las vacas lecheras.

Fuente:
DairyGlobal

 




 
 

REVISTA

Revista rumiNews Junio 2024

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


Materias Primas

logo