29 Jun 2021

Análisis de la mamitis y la salud de la ubre con UNIFORM-Repro

get_the_title



La mamitis es una inflamación de uno o más cuarterones de la ubre originada por una infección, principalmente bacteriana. Hoy en día es la patología más común en las vacas de explotaciones lecheras, suponiendo un 38% del total de las enfermedades que presentan.

La mamitis supone actualmente uno de los mayores problemas a los que tienen que hacer frente los ganaderos en sus explotaciones.

El impacto económico que tiene la mamitis en las explotaciones es enorme. La consecuencia más obvia a nivel económico es una marcada reducción de la producción de leche, con porcentajes considerables dependiendo de la severidad de la infección.

Sin embargo, las consecuencias económicas no se reducen tan sólo a una disminución de la producción. Las vacas con mamitis producen una leche con una composición diferente.

Los porcentajes de grasa y de proteína pueden variar, y el alto recuento de células somáticas puede llevar a ciertas penalizaciones en el precio de venta de la leche, o incluso a tener que descartar esa leche.

También hay que mencionar los costes relativos al tratamiento o a los servicios veterinarios, e incluso el trabajo extra que supone el tratamiento de ese animal.

Hay diferentes patógenos que pueden producir mamitis: hongos, virus o bacterias. No obstante, son las producidas por bacterias las más habituales, y se originan cuando las ubres se exponen a los agentes patógenos y estos entran en el canal del pezón.

Teniendo esto en cuenta, podemos afirmar que, además de la propensión del animal a la infección y del agente patógeno, el factor ambiente es clave. Y es este el factor en el que el ganadero puede influir.

El modo de detección de mamitis más extendido es el “Recuento de Células Somáticas” (RCS). La infección subclínica en la ubre genera un aumento de leucocitos en el sistema circulatorio, y estas células se transmiten a la leche, por lo que hay una relación directa entre el número de células en la leche y el nivel de infección en la glándula.

Generalmente, se considera que el RCS no debería ser superior a 300.000 células/ml. Por otro lado, un RCS muy bajo tampoco es deseable, ya que podría significar que la vaca responde más lentamente a las infecciones. Un RCS inferior a 50.000 células/ml podría ser ya demasiado bajo.

UNIFORM-Agri es una empresa con amplia experiencia en el sector lechero y el programa UNIFORM está muy extendido a nivel internacional, lo que le aporta una visión más global de la situación del sector y de sus necesidades.

UNIFORM-Repro es el programa de gestión de explotaciones de vacuno lechero específico para España desarrollado por esta empresa.

Para el análisis que vamos a realizar a continuación con UNIFORM-Repro, nos hemos basado en una base de datos de una granja real con 603 animales; 444 vacas en producción, 148 novillas y 11 terneros.

En esta ganadería ejemplo la estabulación es libre y hay una interfaz con una sala de ordeño de DeLaval. Se realizan dos ordeños al día y hay un sistema de actividad adicional. Por otro lado, la información diaria recibida de estos sistemas se integra con la introducida en UNIFORM y con la proporcionada a través del control lechero, también guardada en UNIFORM-Repro.

Con UNIFORM-Repro, es posible configurar los límites máximos que queremos aceptar en la explotación y en los cuales poder basar nuestros análisis posteriormente, distinguiendo entre primíparas y vacas con más de un parto.

Un control adecuado de la mamitis es determinante para una buena gestión de la explotación.

Con los datos del RCS proporcionados por los controles lecheros, podemos analizar el estado de salud de nuestras vacas a lo largo del tiempo. En muchas ocasiones, la mamitis puede aparecer y desaparecer de un mes al siguiente, pero es importante vigilar aquellos animales en los que el RCS sea elevado y persistente.

Con UNIFORM-Repro es posible analizar estos datos en detalle con el informe “Análisis Recuento Celular”.

En dicho informe se muestra un resumen de la producción actual para cada animal, así como los resultados del RCS de los últimos seis controles lecheros.

De esta manera, tenemos una síntesis de la evolución de la presencia de mamitis en nuestro rebaño durante los últimos seis meses, definido para cada animal.

Para facilitar la visualización y el análisis, se asocia un color a cada situación:

  • Rojo: nuevos casos de mamitis
  • Morado: casos recurrentes
  • Verde: animales que manifiestan una recuperación

En el ejemplo de la Figura 2 se puede ver cómo la vaca 8 tuvo una mamitis en el mes de enero y que su recuperación fue bastante rápida. Vemos también que la vaca 59 tuvo mamitis durante varios meses seguidos hasta que en mayo se recuperó.

Si lo que preferimos es conocer la situación global de nuestro rebaño en el momento actual, lo podemos hacer con el gráfico de “Análisis RCS en el último control”, en el que se muestran de una manera visual los porcentajes de animales por rangos de cantidad de células somáticas en el último control.

Por otro lado, si lo que queremos es comparar de una manera visual el estado de nuestra explotación durante dos controles lecheros seguidos, ya sea el actual y el mes previo o meses anteriores, podemos visitar el gráfico de “Comparación RCS sobre 2 controles lecheros”, en el que se muestran en el eje horizontal el RCS del último control lechero y en el eje vertical el RCS del control lechero previo.





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo