20 Sep 2022

Cambiar la dieta de las vacas reduce las emisiones de metano y nitrógeno

Cambiar la composición de los piensos de las vacas puede ayudar a solucionar este problema

La dieta estándar de las vacas lecheras incluye forrajes como hierba, ensilado de hierba, heno y ensilado de maíz, y piensos concentrados compuestos por fibra de patata y harina de maíz, por ejemplo. El ganadero regula la cantidad de proteínas y otros nutrientes que reciben las vacas con el pienso concentrado para mantenerlas sanas y productivas, pero el consumo de forraje y pienso concentrado produce el gas metano de efecto invernadero.

«En el rumen de la vaca, una comunidad de miles de millones de microorganismos convierte los alimentos fibrosos en nutrientes como ácidos grasos volátiles», explica el experto en nutrición del ganado Jan Dijkstra. «El gas de efecto invernadero metano es liberado por este proceso y respirado en el aire por la vaca».

El pienso que comen y digieren las vacas también provoca emisiones de nitrógeno. «Los ganaderos suelen dar a sus vacas piensos con un 10% de proteínas que contienen nitrógeno. Este nitrógeno acaba en la orina y se evapora en parte como amoníaco, que se deposita en el medio ambiente. El suelo se enriquece con nitrógeno y se acidifica, lo que es malo para la biodiversidad», explica Dijkstra. «La industria láctea es responsable de alrededor del 35% de toda la deposición de nitrógeno de origen holandés. En los Países Bajos se han designado 160 zonas naturales protegidas, pero en unas 120 de ellas se supera con creces la deposición máxima de nitrógeno permitida. Esto restringe todo tipo de actividades, como la construcción de viviendas, que también liberan nitrógeno».

 

Cambiar la alimentación del ganado

Según Dijkstra, hay que tener en cuenta la dieta de las vacas lecheras. El grupo de la cátedra de Nutrición Animal y Feed for Future están analizando qué ocurre cuando se reduce el contenido de proteínas de la dieta. «Medimos cuánto nitrógeno entra en el animal a través de su alimentación y cuánto se libera en la leche, el estiércol y la orina que produce. Al fin y al cabo, el nitrógeno que no entra no sale. Podemos alimentar a la vaca con un 10% menos de proteínas sin que ello tenga un efecto negativo en la producción de leche y en la salud de la vaca. Podemos hacerlo, por ejemplo, reduciendo la proteína de los concentrados y dando más ensilado de maíz. De este modo se consigue un 15% menos de amoníaco, lo que puede ayudar a los ganaderos a cumplir las normas de emisión. Al mismo tiempo, se crea un margen de maniobra para las emisiones de amoníaco de la construcción de viviendas y otras actividades».

Hierba joven en el menú

El forraje desempeña un papel destacado en la dieta elaborada por los investigadores. Miden la ingesta de alimento, la producción de leche y -mediante sensores avanzados- la producción de metano de las vacas lecheras en cámaras de respiración especiales en Wageningen. «Hemos descubierto que es mejor alimentar a las vacas con hierba ensilada hecha con hierba más corta y frondosa que con hierba segada en una fase posterior de crecimiento. Si se cosecha la hierba para ensilar más tarde, será más rígida y menos fácil de digerir. El consumo de hierba joven o de hierba joven ensilada produce hasta un 30% menos de emisiones de metano. Sin embargo, la hierba joven contiene mucho nitrógeno, por lo que es importante reducir el contenido de nitrógeno en el resto de la dieta de las vacas si las alimenta con este ensilado de hierba frondosa y de fácil digestión.»

Relación entre la calidad de la hierba y las emisiones de metano

Hasta ahora, en todo el mundo se conocía poco la relación entre la calidad de la hierba y las emisiones de metano de las vacas. «Los investigadores de todo el mundo pueden ahora basarse en los resultados de nuestra investigación. Es nuestra contribución a la lucha contra el calentamiento global, mientras que el gobierno y los agricultores de los Países Bajos también pueden utilizar nuestros resultados para encontrar la manera de salir de la crisis del nitrógeno.»

Ensilado de maíz
Hay una forma de cambiar el menú de las vacas que reducirá el metano y el amoníaco.

Dijkstra: «El ensilado de maíz es bajo en proteínas. Proporciona almidón que pasa parcialmente por el rumen (por lo que hay menos producción de metano) y se convierte en el intestino delgado en glucosa, por lo tanto en energía para la vaca. Este proceso mejora la utilización del nitrógeno en la vaca y, por tanto, menos nitrógeno acaba en la orina».

 





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo