09 Dic. 2019

Eventos

Eventos

Razas ovinas autóctonas de fomento: la oveja Carranzana

Procedente de las comarcas de Carranza y las Encartaciones (Vizcaya) y montañas de Cantabria y Asturias, la oveja carranzana deriva del Tronco Churro

Se trata de una raza cuya importancia reside en dos aspectos, por una lado, la producción de leche, carne y lana, y por otro, desempeñando un papel importante en el campo de la ecología, aprovechando los recursos naturales de zonas desfavorecidas y de montaña, y como reserva genética, al ser animales adaptados a zonas  de orografía difícil y elevada pluviometría.

Su distribución son principalmente las zonas montañosas de Asturias, Cantabria, León y Vizcaya, aunque el núcleo más importante se encuentra en éste último, en el Valle de Carranza.

Esta raza agrupa ovinos de perfil convexo y orejas largas, tamaño más bien grande y proporciones alargadas. De coloración generalmente rubia de diferente intensidad. A veces uniforme, de tonalidad similar a la capa “alazán”.

Característico vellón de lana basta de color blanco, larga y gruesa, que únicamente cubre cuello y cuerpo. Los cuernos en las hembras son poco frecuentes mientras que en los machos, cuando aparecen, adquieren gran desarrollo y adoptan la forma espiral.

Se explotan en pastoreo sobre praderas según la época del año. Durante las épocas de clima adverso o cuando las necesidades de los animales se ven incrementadas, se complementa la alimentación con forrajes y concentrados.

El carácter lácteo de la raza es importante, ya que se encuentra altamente valorada. Su destino principal es la fabricación del queso Idiazabal, obtenido exclusivamente de leche de oveja Carranzana y Latxa.

La oveja Carrizana suele explotarse en condiciones semiextensivas. Es habitual la transhumancia corta o trasterminancia (valle-montaña), en la que el rebaño permanece en zonas bajas mientras se encuentra en producción, y luego sube a los pastos de montaña en los meses cálidos del año.

Existe la variedad Carranzana Negra, que posee coloración negra en la cabeza y extremidades.

Su actitud es principalmente lechera, aunque también se aprovecha para producir carne, realizándose la retirada de los corderos a una edad muy temprana (25-30 días), y sacrificados con un peso de 10-12 kg (lechazos).

La cubrición de los rebaños es entre Mayo y Diciembre para la obtención de un parto por oveja y año.

La fertilidad suele superar el 90%, dependiendo del nivel de nutrición, manejo y época del año.

La proloficidad está por encima de los 130 corderos nacidos en 100 partos.

Recientemente, se ha introducido la variedad Carranzana Cara Negra como en Peligro de Extinción.

Algunos datos productivos de la variedad Carranzana Negra son:

  • % grasa en leche: 6,85%.
  • % proteína en leche: 5,55%.

En cuanto a la producción de lana, presenta el vellón abierto de color blanco, formado por mechas puntiagudas con fibras gruesas, largas y de diferente longitud.

La Gestión del Libro Genealógico y el desarrollo del Programa de Mejora Genética y Selección es responsabilidad de CONFELAC (Confederación de Asociaciones de Criadores de Ovino de Razas Latxa y Carranzana), que incluye también la gestión de la raza Latxa.

 

Fuente: MAPA.



Dejar comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas de los rumiantes.