get_the_title
  • C/ Teide, nº 4 – 3ª planta, Oficina 3-2 San Sebastian de los Reyes, Madrid 28703
    España
  • 91 090 15 26
  • vetia.es



AUTOR

Javier Marcos Sainero

Director Servicio Técnico Veterinario Vetia Animal Health

La producción lechera de ovejas y cabras, en España, ha adquirido en los últimos años un grado de tecnificación y de calidad sanitaria muy altos.

Dentro de las amenazas sanitarias que se ciernen sobre las poblaciones pecuarias involucradas en esta actividad ganadera, probablemente las más devastadoras son las que inciden sobre la capacidad reproductora (infertilidad, abortos) y las que hacen mella directa en la capacidad de sus ubres de producir leche.

Todos los ganaderos y veterinarios que se relacionan con los rebaños ovinos y caprinos de aptitud lechera vigilan estrechamente a la mamitis como una de las patologías que más peligro representa, porque es sabido que es una de las que más negativamente influye en la cantidad y la calidad de la leche que son capaces de producir.

La calidad bioquímica de la leche, su composición, el volumen del producto con relación a los potenciales genéticos, de alimentación, etc. así como su calidad organoléptica y sanitaria, son sin duda lo que convierten la producción en valiosa, sin dejar de lado el problema del establecimiento en los rebaños de agentes patógenos específicos y contagiosos que invaden a la ganadería, merman su sanidad y acortan su potencial.

Como norma, todos los rebaños ovinos y caprinos de aptitud láctea deben tener un plan sanitario de aseguramiento de la producción lechera, con especial atención a la mamitis. Un veterinario especializado debe vigilar la incidencia de casos de esta enfermedad, la naturaleza de los agentes patógenos detectados y su capacidad de contagio, la observación y análisis de la leche colectiva, aspecto que facilita la interpretación de la incidencia de mamitis subclínicas en el rebaño.

Todo ello le permitirán establecer las medidas de carácter médico, higiénico sanitario y técnico que corrijan las desviaciones de la normalidad que debería prevalecer.

En esta rutina de vigilancia de la mamitis tradicionalmente se incluye un apartado, que en el último tiempo ha adquirido carta propia de naturaleza, relacionado específicamente con la agalaxia contagiosa.

La agalaxia contagiosa es una patología infecciosa propia de ovejas y cabras, con algunos matices según la especie, que, por tener una fuerte tendencia a manifestarse como mamitis, es fácil de detectar en las rutinas generales de vigilancia de esta enfermedad. Hay que recordar que la agalaxia contagiosa no solo impacta en la mama de los animales que la padecen.

Es una infección general que afecta a todo el organismo del paciente infectado y tradicionalmente se reconocen síntomas que constituyen la triada clásica de la agalaxia: mamitis intersticial, artritis y queratoconjuntivitis.

No siempre se detectan todos los síntomas con facilidad. En los enfermos con aptitud lechera, la mamitis es muy patente cuando se encuentran en fase productiva de producción de leche.

La mamitis relacionada con el síndrome de agalaxia contagiosa tiene características diferentes a las que producen otras infecciones de la mama, siendo típico que la ubre presente:





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo