AUTOR

Marcelo Alejandro Barboza

Ingeniero Zootecnista, Especialista en producción bovina

El destete precoz es una herramienta de manejo propuesta para los campos de producción de cría bovina utilizada para mejorar los parámetros productivos y reproductivos de los rodeos.

Esta herramienta nos va a permitir aumentar los porcentajes de preñez en vacas sin afectar al crecimiento y a la productividad del ternero, haciendo más eficiente todo el ciclo de producción.

Podemos asociar la palabra eficiencia a cuatro factores:

  • Cantidad
  • Calidad
  • Tiempo
  • Costo

Entonces, podemos definir eficiencia como la capacidad para producir la mayor cantidad posible de un producto, de buena calidad, en el menor tiempo posible y a un bajo costo.

Bien sabemos que en la producción animal, y en la bovina en particular, uno debe adaptarse y respetar los tiempos biológicos, sin embargo, aunque no se pueda modificar la duración de una gestación o los días del período reproductivo de la vaca, sí que podemos decidir con qué tipo de vacas trabajar en nuestra granja.

Por ello, lo que marca la diferencia en un sistema de producción de cría son las “vacas productivas”, es decir, aquellas que nos aportan un ternero por año que, según el peso de destete, contribuirá al sistema con 150-250 kg de carne por año (medido en PV – peso vivo al destete).

Estas vacas necesitan básicamente:

  • Un buen plan sanitario
  • Manejo nutricional adecuado en cantidad y calidad
  • Manejo reproductivo adecuado

Si analizamos el estrato de vientres que tenemos en un rodeo de cría:

Vacas productivas

  • Vaquillas de 1 er servicio: las que se están iniciando
  • Vacas multíparas: las que están en producción
  • Vacas CUT (cría de último ternero): las que están terminando su ciclo

Vacas improductivas: invernada (descarte)

En el Gráfico 1 se puede ver la distribución de los vientres en un rodeo de cría, en el que cada uno de los estratos va a requerir un manejo particular y diferenciado para poder mantener a las vacas dentro del grupo de “vacas productivas”.

El desafío está en identificar qué estrategia de manejo aplicar según las necesidades de cada grupo.

Pero…¿por dónde empezar?

El grupo que va a requerir más atención es el de los animales que arrancan su ciclo de producción, las vaquillas.

Vaquillas de reposición

Se puede afirmar que las hembras de reposición (15, 18, 24 meses) deben recibir servicio y quedar gestantes durante su etapa de crecimiento, que normalmente sucede con el 70% de su peso corporal adulto (en promedio sobre los 300 kg de PV).

Una vez superado el 1 er parto, la vaca debe volver a quedar gestante lo antes posible para poder continuar con un ciclo productivo eficiente en el rodeo.

Para alcanzar nuestros objetivos productivos debemos llevar a cabo un manejo que nos permita “cuidar” este nuevo vientre, brindándole a la vaca las condiciones para que pueda volver a quedar gestante y permitiendo que el crecimiento continúe sin inconvenientes.

Está comprobado que los requerimientos de las vacas de 1 er parto a los 3-4 meses de lactancia son un 10% superiores a los de vacas de 2 o más partos.

En esta categoría existe la necesidad de separar al ternero de la madre (destetarlo) en condiciones no tradicionales, debido a que hay que realizarlo a muy temprana edad para que la vaca pueda continuar con su ciclo productivo y reproductivo de manera normal.

Vacas multíparas

En la Gráfica 2 vemos cómo se distribuye normalmente la preñez en este estrato, y cómo se relaciona el momento del parto con el momento del servicio, y el tiempo que tienen estas vacas para volver a quedar gestantes.

 

Ciclo productivo de la vaca de cría

En la Tabla 1 podemos ver que el lote de vacas gestantes “Cabeza” y “Cuerpo” no muestran problemas críticos al momento de recibir servicio.

Medido en parámetros de involución uterina y duración del período de servicio podemos afirmar que, en condiciones normales, la tendencia es que estas vacas (“Cabeza” y “Cuerpo”) vuelven a quedar gestantes en el mismo período durante el próximo servicio.

Sin embargo, el lote de vacas “Cola” muestra un menor tiempo de servicio para poder volver a quedar gestantes, tiempo que se acorta aún más considerando el puerperio de la vaca. Así pues, uno o dos celos podrían terminar en gestación.

En esta categoría podría implementarse la herramienta del destete, para que al quitar el requerimiento de lactancia a las vacas, estas tengan más oportunidades de quedar gestantes en esos celos de final del servicio.

Destete precoz, herramienta estratégica de manejo

El destete precoz es una herramienta de manejo para campos de cría que consiste en la separación abrupta del ternero de la madre, rompiendo de esta forma el vínculo vaca/ternero mucho tiempo antes que en un destete tradicional.

Al romper este vínculo generamos un estrés en el ternero y en la vaca, que puede prolongarse en el tiempo según el manejo que realicemos.

En los rodeos de cría esta práctica produce cambios positivos en la vaca desde el punto de vista reproductivo, sin comprometer las ganancias individuales de los terneros, pero podría ser perjudicial si las condiciones de destete y manejo no son las adecuadas.

Por ello, el destete precoz requiere de muchos cuidados al ternero, entre ellos reemplazar la leche materna con suplementación hasta completar la transición de ternero lactante a rumiante.

Características del ternero de destete precoz





REVISTA rumiNews +


Noticias sectoriales

 
 
 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



Materias Primas

logo