0
 
25 Ago 2023

El seguimiento de la rumia es clave para garantizar el rendimiento del ganado

Explora en detalle la rumia en el ganado y por qué monitorear este proceso es importante para el bienestar y el desempeño del ganado.

La rumia es un proceso digestivo importante para el ganado y otros rumiantes, ya que les permite extraer la mayor cantidad de nutrientes posible de su alimento. Durante este proceso, el animal regurgita los alimentos previamente ingeridos, los vuelve a masticar, los vuelve a tragar y los digiere en el estómago. Según el veterinario Carlos Alberto Fuentes, en este artículo analizamos en detalle cómo funciona el proceso de rumia del ganado, los beneficios que brinda y por qué es importante monitorear el proceso para asegurar una buena salud y desempeño del ganado.

Operación del proceso de rumia del ganado

Las vacas son rumiantes, lo que significa que su estómago está dividido en cuatro partes: rumen, retículo, omaso y abomaso. «El rumen es el primer compartimento y ahí es donde ocurre la mayor parte de la rumia«, nos explica Carlos. El proceso de rumia comienza cuando el alimento ingerido llega al rumen, donde se mezcla con los jugos gástricos y forma el rumiante. Luego, el bolo regresa a la boca, donde la vaca mastica repetidamente para descomponer la fibra del alimento y facilitar la digestión. Durante este proceso se estimula la producción de saliva, lo que ayuda a neutralizar el ácido del estómago y mantiene un ambiente adecuado para el crecimiento de microorganismos que ayudan en la digestión de los alimentos.

Después de masticar, el bolo se traga nuevamente y ingresa al retículo y luego al omaso, donde drena líquido y absorbe nutrientes. «Finalmente, los alimentos digeridos pasan al abomaso, que es el verdadero estómago, donde se produce la digestión química y se absorben los nutrientes», explicó Fuentes. La rumia puede ocurrir varias veces al día, dependiendo del tipo de alimento y de la edad del animal. El ganado puede pasar hasta ocho horas al día rumiando, lo que les permite extraer la mayor cantidad de nutrientes de su alimento y mantener un sistema digestivo saludable.

Beneficios de monitorear el proceso de rumia

Monitorear el proceso de rumia en el ganado es importante por varias razones. En primer lugar, puede indicar si el animal está recibiendo suficiente alimento y si lo digiere adecuadamente. La falta de rumia puede ser un signo de enfermedad o problemas digestivos, que pueden afectar negativamente el crecimiento y la producción.

 

Además, «el monitoreo de la rumia puede ayudar a identificar animales con menor eficiencia alimenticia, lo que puede ser un indicador de problemas de salud o nutrición. Si estos animales se descubren en una etapa temprana, se pueden tomar acciones para mejorar su dieta y salud, lo que mejorará el rendimiento y menores costos de alimentación.»
Monitorear la rumia también puede ayudar a prevenir la acidosis ruminal, una condición en la que los niveles de ácido del rumen aumentan a niveles peligrosos.
Una dieta inadecuada o cambios bruscos en la alimentación pueden provocar acidosis ruminal.




 
 

REVISTA

Revista rumiNews Marzo 2024

ARTÍCULOS DE REVISTA



 
 







Ver otras revistas


Materias Primas

logo